martes, 16 de abril de 2019

Maestro de Nada Capítulo 26 - Armas del bosque, el pasado de Daniela

Aprendiz de Todo, Maestro de Nada
Capítulo 26 - Armas del bosque, el pasado de Daniela


La luz que salía de la habitación alargaba las sombras de las paredes derrumbadas. Pasamos por encima de las sombras mientras entrábamos en la habitación.
“¿Qué es....?”
“Elfos antiguos...”

Daniela susurró mientras los miraba.
“Pero, ¿eso no hará que estas tengan más de mil años de antigüedad? ¿Cómo pudieron ser preservadas en este estado por tanto tiempo?”
“Hay una razón por la que se la consideraba una época de magia avanzada. La magia de preservación, magia del medio ambiente, todo estaba en un nivel diferente al actual. Y así no se deterioran ni se rompen. Hay una magia que permite que estas armas mantengan su apariencia durante mil años.”
Sí, lo que teníamos ante nosotros ahora eran armas. Una espada recta de doble filo. Una espada corta de un solo filo. Una lanza con una cabeza grande. Un arco corto, casi transparente, de color verde. De hecho, todas las hojas de las armas eran del mismo hermoso color verde que el arco. El arco no tenía hoja, así que todo era verde. Probablemente era un tipo de metal.
Un metal que podía doblarse pero que aún así era fuerte. Claramente no era un metal ordinario.
“Armas de los antiguos elfos. Son muy bonitas. Casi como obras de arte.”
“No te equivocas, Asagi. Y deberían ser las mejores armas para usar también. Si no se deterioran, tampoco deben de mellarse. Es probable que no requieran tanto cuidado. Y tales artefactos de esa edad también tendrían un gran precio. La mayoría de los nobles tienen la obsesión de coleccionar esas cosas. Pero sólo para admirarlas.”
Ya veo.... Así que serían increíblemente caras, ¿eh? No es que estuviera pensando en venderlas. En realidad, ¿acaso nosotros...?
“¿Esto es algo que podemos llevarnos con nosotros?”
“No veo por qué no deberíamos. Quizás quienquiera que sea el señor de estas tierras pueda estar en desacuerdo, pero esto fue encontrado en una ruina perdida. Es algo que los aventureros encontraron mientras exploraban. Si las quiere, tendrá que comprarlas.”
“Supongo que sí. Entonces será mejor que nos sirvamos. Pero, todavía estoy tratando de concentrarme en el uso de la espada, así que ¿puedes tomarlas tú?”
Dije mientras golpeaba la espada que colgaba de mi cinturón. Yo ya tenía un arma hecha por el Jefe, y él ya me había advertido sobre esto. Las buenas armas no te animarán a crecer. Era demasiado pronto para que yo las usara.
“Pero, yo...”
Daniela miró sus propias armas. Quizás tenían un valor sentimental para ella. No parecía particularmente ansiosa por cambiarlas.
“En cualquier caso, no puedo llevármelas todas. Al menos puedes hacer eso, ¿no?”
“Si tengo que hacerlo. Será una molestia si tenemos que luchar de nuevo, pero tengo la intención de usar una gran variedad de armas algún día. Así que mejor me acostumbro a moverme con muchas de ellas equipadas.”
“Eso no va a pasar.”
Beowulf había estado extremadamente callado hasta esta interjección.
“Me he asegurado de que todos los lobos del bosque se alejen de aquí. No tenía intención de involucrarlos en nuestra batalla. El aire no es tan bueno allí, pero hice que se dirigieran hacia el sur del bosque.”
¿No es ahí donde están los goblins? ¿Sería este el comienzo de una guerra?
“Esta parte del bosque también estuvo poblada por goblins. Parece que el aire ha cambiado después de mi llegada. Bueno, eventualmente el bosque del sur será nuestro también.”
Aparentemente, los lobos del bosque preferían este lado debido al maná que Beowulf emitía. Así que ahora el bosque de goblins se convertiría en el bosque de lobos del bosque. Entonces el maná del bosque del norte cambiaría. En otras palabras, los goblins emigrarían a este bosque. Estaban cambiando de lugar.
Reescribo los detalles de los mapas en mi cabeza mientras recojo una de las armas antiguas. Hay un sonido, como una campanada. Ajusto las colocaciones a medida que las equipo. Se decidió que yo llevaría la espada recta, la lanza y el arco. Daniela llevaba la espada corta.
“Lo siento, Asagi. Me olvidé del carcaj.”
Daniela se suponía que habría llevado el arco, pero no pudo porque su carcaj estaba en el camino. El arco de los elfos antiguos no tenía opción para carcajes.
“Bueno, entonces puedo llevarlo yo. Ya que no tenemos planes de luchar en el camino. Podemos pensar en esto una vez que volvamos al pueblo.”
Me llevo las armas antiguas conmigo mientras dejamos las ruinas. Habían pasado muchas cosas, pero este era el final de nuestro campamento de entrenamiento.
O eso pensé por un momento muy breve.
“Oh, acabo de recordar algo. Asagi, hay algo que debo darte.”
Las heridas de Beowulf ya estaban casi completamente curadas por alguna razón. Me llamó cuando tratábamos de regresar a nuestro campamento.
“Estamos muy cansados y queremos volver. Es todo culpa tuya, lo sabes.”
“Ah, no actúes así. Uno se vuelve muy sabio cuando alcanza mi nivel. No entiendo como funciona esto, pero puedo hacer algo llamado encantar.”
“¿Encantar?”
“Sí. Encantamientos de Beowulf. Estate agradecido por ello. Úsalo. Y cuando nos volvamos a ver, lucharemos sin reservas.”
Sin esperar una respuesta, Beowulf respiró hondo y aulló largo y fuerte. Entonces el grito que salía de su boca se convirtió en partículas que se derramaron sobre mí. Las manchas verdes del bosque fueron absorbidas por mi cuerpo, y de repente lo comprendo. Como él, no sé cómo, pero sé que he adquirido una nueva habilidad.
“‘Piernas del Lobo del Bosque,’ úsalo bien.”
Beowulf dice y luego sonríe, antes de salir corriendo como el viento.
“Hahh.... qué tipo.”
“Es un milagro que estemos vivos...”
Los dos suspiramos. En realidad, había algo que me había estado molestando.
“Daniela, parecías un poco alterada. ¿Estás bien?”
“Sí, uhh... Bueno... Sí, demasiado agitada, creo. Necesito entrenarme más.”
“No creo que tenga nada que ver con eso... ¿Pasó algo?”
Por supuesto, me refería a su “pasado”.
“Tal vez debería decírtelo mientras pueda... Primero, volvamos a nuestro campamento.”
“Cierto...”
Una vez más trasladamos nuestros cuerpos cansados al campamento, lo que nos llevó bastante tiempo.
□ □ □ □
No hubo ataques de lobos del bosque en el camino de regreso. Ni siquiera se sintió una pizca de su presencia. Supongo que lo que Beowulf había dicho era cierto. Prendí una fogata y comencé a preparar la comida de lo que quedaba de antes cuando Daniela comenzó a hablar.
“Sucedió hace casi setenta años.”
“Espera un segundo.”
¿Tan atrás? ¿Cuántos años tenía?
“Asagi, eso fue muy grosero. Aunque, como pista, diré que tengo casi doscientos años de edad.”
“Es una buena pista...”
La Srta. Daniela estaba a punto de cumplir doscientos años, aparentemente.
“Mi tribu, ellos fueron asesinados por monstruos.”
Una estampida. Ella dice que esa fue la razón. Dice también que esto no era particularmente inusual.
Pero...
“Una estampida de dragones es algo raro. Después de todo, no son una especie conocida por reproducirse en grandes cantidades. Son criaturas problemáticas y a menudo son el blanco de los cazadores desde una edad temprana. Podría hacer falta un ejército para matar a un solo dragón adulto. Pero tales fueron los monstruos en esta estampida. Mi tribu no tuvo ninguna posibilidad.”
Daniela había presenciado esto con sus propios ojos. Dijo que había intentado escapar con su familia, y en el momento en que salieron de casa, las enfadadas bestias habían aplastado a sus padres bajo sus pies. En un frenesí y cubierta por la sangre y las entrañas de su madre y su padre, Daniela había regresado a la casa y se había escondido en el sótano. Ella creía que el espeso olor a sangre que tenía fue lo que la ayudó a escapar de los dragones.
“Estaba tan asustada que no me atreví a irme hasta dentro de un tiempo. Afortunadamente, era una despensa, así que no me faltó comida. Era exactamente suficiente para dos semanas. De alguna manera, reprimí la locura que amenazaba con arrastrarse dentro de mí. Comí lo menos que pude de la comida hasta que pasó un mes entero.”
Cuando finalmente apareció de nuevo en la superficie, una escena infernal la esperaba. Ni siquiera el tiempo había borrado el olor de la sangre y la corrupción. Cuerpos medio devorados estaban esparcidos por todas partes. Ella había vomitado los pocos jugos gástricos que quedaban en su estómago al ver esto.
Pero aún así, Daniela había sobrevivido. Sacó de entre los escombros la armadura que su padre le había comprado y se la puso. Luego recogió las armas que su madre había usado y dejó atrás el asentamiento de elfos de luz.
Cuando terminó esta historia, miró su equipo apoyado en un árbol. Ahora sabía... lo que significaban para ella. Pensé en su expresión cuando le dije que tomara las armas de los elfos antiguos.
Vierto la sopa ya preparada en un tazón y se la doy. Ella sonríe calurosamente y la acepta.
“Esa escena todavía existe en la parte de más al fondo en mi cabeza. Aunque pueda vivir como si lo hubiera olvidado, siempre regresa en mis sueños. Siempre tendré lágrimas en los ojos en la mañana después de tales noches. Eso que ocurrió en el pasado, seguramente la recordaré hasta que muera. Es un recuerdo que no puede ser borrado incluso cuando creo que ya lo he hecho.”
Pienso en el momento en que Daniela se había aferrado a mí desesperadamente. Había sido el pie de Beowulf el que me estaba presionando. Verme a punto de ser aplastado en ese momento debe haberle devuelto los recuerdos. Le echo un vistazo mientras reflexiono sobre esto. Estaba sosteniendo el tazón con ambas manos y bebiendo lentamente. Algo me hizo pensar en una chica joven, exhausta de tanto llorar.

Yo también bebo la sopa. Estaba caliente y enviaba calor a todo mi cuerpo, pero nunca supe a qué sabía.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario