martes, 16 de abril de 2019

Maestro de Nada Capítulo 27 - El fin del campamento de entrenamiento

Aprendiz de Todo, Maestro de Nada


Capítulo 27 - El fin del campamento de entrenamiento


Hablamos poco después de eso y terminamos nuestra cena. Parte de ello se debió a que no estábamos en el estado de ánimo más de hablar... Pero no serviría de nada meditar sobre ello para siempre. Necesitábamos algo que nos distrajera.
“Daniela, vamos a dar un paseo.”
“¿Un paseo?”

“Sí, ya no hay lobos en el bosque. Pensé que sería bueno echar un vistazo, ahora que el bosque está en paz.”
Le digo, mientras escudriño nuestro entorno. Ya era de día, y los rayos del sol resplandecían en el rocío. Había algo casi místico en la forma en que la luz se filtraba a través de las verdes hojas sobre nuestras cabezas. Me había quedado despierto toda la noche, pero de alguna manera no me sentía cansado en absoluto. Tal vez mi cuerpo seguía sintiendo la prisa de la pelea, pero en cualquier caso, no tenía sueño. Daniela tampoco había bostezado ni una vez desde que se sentó. ¿Quizás un pequeño paseo para calmar los nervios sería justo lo que nos daría sueño? O eso pensaba, de todos modos.
“De hecho... Aunque, deberíamos traer nuestras armas. Por si acaso.”
“Claro.”
Asiento a la sugerencia de ella y equipo la espada de hierro. Ahora estaba listo. Miro a mi alrededor para ver que Daniela había hecho lo mismo con la espada de su madre.
“Vamos entonces.”
“Sí.”
Apagamos el fuego y nos fuimos del campamento.
□ □ □ □
Un aire fresco y relajante llena el bosque. Con cada respiración profunda, un aire fresco que huele a hierba, tierra y humedad entra en mi cuerpo. Es la cosa más refrescante.
No había nadie aquí para interrumpir nuestro paseo. Supongo que los lobos del bosque habían terminado de migrar. Habíamos matado a tantos de ellos que su número debe haber disminuido considerablemente. Aún así, el bosque de los goblins debe ser bastante caótico en este momento. No había nada que hacer más que dejar ese asunto a los monstruos.
“Esto se siente bien, Asagi.”
“De verdad que sí.... me encanta el bosque por la mañana.”
“Es bueno que te guste el bosque. Se dice que los elfos antiguos aumentaron sus territorios al expandir las fronteras del bosque. Estoy segura de que el uso de esas armas también estará relacionado con él de alguna manera.”
“¿Eso crees? ...¿Estás segura de que no quieres usarlas?”
Mientras caminábamos, Daniela levantó los brazos y se estiró.
“Mmm....ah. Esa espada y ese arco es todo lo que me queda de mi madre. He dependido de ellas para vivir hasta ahora. No me veo a mí misma separándome de su lado.”
“Cierto. Me siento mal ahora.... por tratar de forzarlo sin saberlo.”
“Está bien. Tú no lo sabías. Y yo estoy feliz de que me lo hayas pedido.”
Ella sonrió y me dio una palmadita en el hombro. Tenía la intención de animarla, pero al final fui yo quien terminó siendo animado. ¿Cómo sucedió eso?
“Pero, estas son armas hechas por los elfos antiguos, ¿crees que un humano como yo será capaz de manejarlas?”
“No veo por qué no. Tienes una habilidad única. Pero más que nada, aprenderás usándolas. Creo que se adaptarán bien a ti, ya que tienes un don para usar cualquier arma.”
¿Era así de simple entonces? Sentí como si me hubieran dado un arma trampa a pesar de tener un nivel bajo. No me quedaba bien.
“Ah, bueno entonces. Lo aceptaré con gratitud. Aunque, no creo que las use por un tiempo. El truco es aprender lo básico, ¿verdad?”
Parecía increíblemente derrochador, como si estuviera permitiendo que un tesoro se pudriera. Pero era mejor así. Necesitaba seguir mi propio consejo si quería crecer.
Podíamos oír los trinares de los pájaros volando sobre el bosque. Algo me recordó a cuando volvía de mi turno de noche. Fue una estupidez, pero esos eran los pensamientos que tenía en la cabeza cuando volvíamos a nuestro campamento.
La somnolencia llegó en el momento justo, y lo que pretendía ser una siesta ligera terminó cuando nos despertamos un poco después del mediodía. Empacamos apresuradamente todas nuestras pertenencias y contemplamos este claro que había sido brevemente nuestro hogar. Fueron sólo tres días, pero habían pasado muchas cosas.
“Vámonos, Asagi.”
“Sí, ya voy.”
La sigo, mi incrementada carga de armas se movía tintineando ruidosamente. Caminamos por el bosque a mediodía y nos dirigimos a Fhiraldo. Cuando caminábamos por las huellas de ruedas que dividían el bosque, pudimos ver goblins que estaban en movimiento. Dos goblins que llevaban a sus crías corrían tan rápido como podían.
Una vez que los goblins llegaran y comenzaran a prosperar en los bosques del norte, Beowulf probablemente emprendería su viaje. Me preguntaba si tendría que matarlo la próxima vez que nos viéramos. ¿O él sería quien me matara? Seguimos caminando. Cuando se hizo de noche, acampamos de nuevo, saliendo del bosque en dos días.
Y allí estaban las puertas de Fhiraldo. Estaban abiertas como el primer día.
Decidimos dejar que el gremio se encargara de las armas antiguas. Fueron registradas a mi nombre con magia y sangre antes de ser guardadas en una caja fuerte. Tenía que acordarme de llevarlas conmigo cuando finalmente dejara esta aldea. También entregamos los colmillos de lobo del bosque y a cambio recibimos cuatro piezas de oro y algo de plata. Fiona había dado su sello de aprobación en cuanto a la calidad de los colmillos. Nosotros, por supuesto, dividimos la recompensa. Fiona parecía que quería decirme algo después de eso, pero yo la ignoré y nos fuimos al bar. Los dos queríamos celebrar nuestro regreso, era un trabajo bien hecho y merecíamos una pequeña fiesta. Ordené algo con pescado, y Daniela ordenó su carne favorita, que ella comió con un poco de vino condimentado. Fue muy bueno.... Eran buenos modales disfrutar de la bebida durante el día con un poco de auto-desprecio.
Bueno, habíamos terminado de informar y ya no teníamos hambre. Será mejor volver a la posada ahora. Estaba pensando esto cuando me atacaron por detrás. Una gran palma abierta me había golpeado en la espalda. Hizo un buen sonido.
“¿Qué diablos...?”
“¡No te hagas el tonto conmigo, Asagi! ¡Hablo de esas armas!”
“Ahh, sí. Acabamos de encontrarlas.”
Fiona me miraba fijamente por detrás. Supongo que esto es lo que ella quería decir antes. Aún así, ella realmente actuaba de manera muy familiar. Siento que este cambio también se produjo de repente. No estaba seguro de por qué.
“Estás un poco cerca. Deberías recordar tu posición como trabajadora del gremio.”
“¿Hmm? Bueno, necesito marcar mi territorio mientras pueda...”
“¿Qué?”
“Asagi, sólo sé que eres un diamante en bruto. ¿No crees que debería atraparte ahora, considerando lo que podrías valer en el futuro?”
Esta mujer... es terrible.
“Creo que me estás sobrestimando un poco.”
“Recolectaste tantos colmillos y recogiste esas armas en sólo tres días. ¿Cómo puedes ser otra cosa más que una persona de gran talento?”
“Eso fue por Daniela.”
“Estoy seguro de que ella hizo su parte para ayudar.”
Fiona me estaba sacudiendo de un lado a otro. No necesitaba esto.... Estaba tan cansado... Ugh, y borracho. Le pedí ayuda a Daniela.
“De hecho, Asagi es brillante. Sé que se convertirá en un gran aventurero algún día.”
Ella asiente con la cabeza. No. Eso no es lo que...
“¡Bueno, entonces tenía toda la razón! Es lo que dice la Srta. Daniela.”
“Sí, pero sigue siendo sólo un cachorro. No dejes que se te suba a la cabeza, Asagi. Sigue moviéndote.”
Las dos me malinterpretaron. Miré hacia el techo. ¿Cómo se supone que iba a salir de ésta? Un suspiro se me escapa mientras considero lo que mi mente y mi cuerpo cansados tendrían que hacer.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario