lunes, 10 de junio de 2019

Maestro de Nada Capítulo 43 - Como algo difícil de describir


Aprendiz de Todo, Maestro de Nada
Capítulo 43 - Como algo difícil de describir

Bueno, entonces. Estaba en un pequeño lío con un viejo de aspecto rudo. Las cosas iban tan bien en mi camino a la tienda de ropa hasta que doblé la esquina. Como visitante recién llegado a esta ciudad, era natural para mí caminar con la nariz dentro de la guía. De vez en cuando miraba hacia arriba para asegurarme de que iba en la dirección correcta, pero estaba claro que no estaba prestando suficiente atención a lo que importaba. Cosechas lo que siembras.
“...Y eso es lo que pasó. Lo siento muchísimo.”
“¡Ah, así que es tu primera vez en esta ciudad! ¡Deberías habérmelo dicho antes, chico!”

Se rió a carcajadas y empezó a darme unas palmadas en el hombro. Sentí que me clavaba en el suelo cada vez que bajaba sus manos. Hago una reverencia rápida.
Entonces el hombre de aspecto rudo me preguntó hacia dónde me dirigía, así que le dije el nombre de la tienda. Entonces dijo que me llevaría allí. Qué sorpresa, en realidad era una persona perfectamente decente. Pensé que nos moveríamos de acuerdo a esa vieja plantilla de cómo siempre van estas cosas. Pero eso fue un gran error. Este mundo no iba a ser así.
“Oh, me llamo Pinzoro. Soy un aventurero en esta ciudad. Yo diría que tú y esa señorita de allí también son aventureros, por su aspecto. ¡Quizás nos volvamos a ver!”
“Gracias por ayudarnos. Soy Asagi. Ella es Daniela. Espero que nos volvamos a ver.”
“Oye, oye, escúchame. ¡No hay necesidad de actuar tan rígidamente entre nosotros los aventureros! Me pone la piel de gallina.”
Dice él mientras se rascaba exageradamente los brazos. Me reí. Tal vez tenía razón. Después de todo, éramos unos rufianes aventureros. Los niños nos tenían miedo.
“Muy bien. Gracias, Pinzoro.”
“¡Bah! ¡Hasta luego, Asagi, Daniela!”
Pinzoro hizo un gesto con la mano mientras volvía por la calle. Ahhhhhh, por un segundo me pregunté qué estaba a punto de suceder, pero afortunadamente, no fue nada. Pero Pinzoro... me pregunto si le van los juegos de apuestas.
Ahora que se había ido, la calle en la que estábamos estaba de repente muy tranquila. Me doy la vuelta y veo a Daniela, que estaba tan callada como el frente de la estación de tren a medianoche.
“Uh, Daniela.”
“¿Mm? ¿Qué?”
Le pregunté algo que me había estado rondando durante un tiempo. Pero nunca pude encontrar el momento adecuado para preguntárselo.
“Siempre estás tan callada cuando hablamos con alguien por primera vez.”
“Ah...”
Finalmente pude preguntar. Eso en sí mismo me dio una gran sensación de logro.
Pero ella estaba muy callada en esos momentos. Como si estuviera borrando su presencia. Y ahora tenía una expresión de preocupación, como si algo estuviera atorado en su garganta.
“Oh... bueno, verás...”
“Sí.”
“¿Cómo puedo decirlo...? No soy muy buena conversando.”
“Pero tú hablas muy bien conmigo.”
“¡Está bien si hay una razón! ¡Un tema!”
“Ya, ya veo...”
Ella agitó los brazos como si negara todo lo que yo pensaba. Pero claramente no me equivoqué. La maestra Daniela tenía un problema de comunicación.
“Bueno, rara vez estaba con gente específica hasta que me asocié contigo. Podía arreglármelas con la mínima cantidad de conversación... Me lleva un tiempo comprenderlo, cómo interactuar con una persona.”
Daniela me miraba de vez en cuando mientras hablaba, no muy diferente a un niño que acababa de ser regañado. Ya veo, ya veo. Yo había asumido que una larga vida significaba una vasta gama de experiencias, pero supongo que lo que más definía era cómo se vivía esa vida. Me siento un poco más sabio ahora. Asagi ha ganado un nivel.
“Oh, no hay problema para mí mientras podamos hablar juntos. Vamos a buscar algo de ropa entonces.”
“Ah, ¿Asagi? Tengo la intención de esforzarme por adquirir experiencia.”
Dice eso con un tirón de mi manga. Si, si. Vuelvo a murmurar y entramos en la tienda.
Se llamaba “La Boutique del Goblin.” No es el mejor nombre en mi opinión. ¿Saben que esos tipos sólo usan harapos? Pero según la guía, esta era una tienda de buena reputación. Incluso podría ser uno de las mejores en cuanto a ropa para jóvenes.
El interior estaba en el lado oscuro. La entrada de la tienda estaba forrada con decoraciones de aspecto gótico como para intimidar a los clientes. Una vez que pasabas esa área, llegabas inmediatamente al área de ropa. Hmm, no está nada mal. Algunas de las prendas aquí podrían funcionar incluso en el Japón moderno. Sin embargo, sólo en lugares selectos alrededor de Harajuku[1].
Toda la ropa aquí tenía un aire gótico, si no punk, como si fuera la encarnación de esa cosa indescriptible que los jóvenes anhelan.
No me pegaba en absoluto. No era joven, y tenía una personalidad bastante reservada....
“Daniela, esto no es realmente para mí... ¿Daniela?”
“¿¡Eh!? ¡Ah, qué pasa, Asagi!”
Daniela puso frenéticamente el traje de lolita gótica en el estante. Estaba un poco arrugado ahora, gracias a su falta de cuidado.
“Jojo. Así es como se ven los gustos de la maestra Daniela...”
“¡Idiota! ¡Como si pudiera usar un atuendo tan precioso y con tantos volantes!”
Bueno, tal vez no deberías llamarlo precioso y seguir robándole miradas, si quieres sonar convincente.
“Ustedes, los de allí. ¿Podrías bajar la voz, por favor?”
Estábamos haciendo tanto ruido que la empleada tuvo que salir por detrás y avisarnos con un suspiro de enfado. ¡Pero esta persona se veía muy punk rock! Una chica de pelo rosa y una cadena que iba de la oreja a la nariz. Ella era de mi tipo. Me pregunto si ese era su cabello natural.
“Lo siento. A mi amiga le gustó mucho esta ropa.”
“¿Asagi?”
“Huhhh, eso es lo tuyo, ¿eh? ¿Por qué no? Te haré un descuento.”
“Ella lo aceptará.”
“¡Asagi!”
“Gracias.”
Las cosas fueron bastante bien hasta que salimos de la tienda y la cara roja de Daniela empezó a retorcerme el cuello.
“¡Asagi... tú... tú... pequeño imposible...!”
“Agggghh... aaayu... yuu... yuda... aaaaa...”
“¡Hmph!” 
Me tiró al suelo. Estaba muy agradecido por el entrenamiento diario que me permitió caer con seguridad. De lo contrario, probablemente habría estado en la cama durante un día.
“¿No crees que hubiera sido descortés hacer una escena así y no comprar nada? Nada de lo de ahí dentro iba conmigo, así que teníamos que comprar eso.”
“¿De verdad...?”
“Sí, tuve que hacerlo. No teníamos más remedio que comprarla.”
“No tuve elección, ¿dices...?”
“Exactamente. Así que más vale que lo aceptes.”
La cara de Daniela parecía reacia después de escuchar esto, pero aceptó la bolsa y la agarró con bastante fuerza. Entonces me miró fijamente.
“Mu-muy bien. ¡Supongo que no tengo elección!”
“Sí, sí. Por favor, tómala. De lo contrario, se desperdiciará. Será un desperdicio aún mayor si no la usas, ¿sabes?”
“Nosotros... bueno... tal vez algún día.”
Murmura mientras su rostro enrojecido se aleja de mí. Bueno, fue una especie de agradecimiento por todo lo que hacía por mí todos los días. Pero no necesitaba decirle eso. Eso pienso, mientras miro fijamente la esquina ligeramente elevada de su boca.



[1] Por lo que leí, Harajuku es una especie de gran centro de reunión para jovenes. Muchas tiendas y gente joven con diversos estilos de moda. También se reunen bandas y solistas a menudo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario