lunes, 2 de marzo de 2020

Maestro de Nada Capítulo 106 - Entrenamiento del recién llegado

Maestro de Nada


Capítulo 106 - Entrenamiento del recién llegado 


Y así, nos encontramos en el bosque. Dondequiera que miraras, había árboles y más árboles. Y algunos arbustos. Y hojas caídas.

“Tienden a esconderse detrás de los arbustos, como los que se pueden ver allí.”
“Ya sé eso. Pero no he visto ninguno todavía.”

Bueno, esta era su primera vez. Queríamos empezar con un solo objetivo, así que usé la Detección de Presencia para buscar a un goblin que se hubiera separado de su grupo, y lo seguimos.

Aparentemente había tres tipos de monstruos que vivían en este bosque. Los primeros eran los goblins que estábamos a punto de cazar. Eran los típicos goblins que se podían encontrar en cualquier otro lugar. Te atacaban con lanzas de madera u otras cuchillas dejadas por ahí por humanos. Y no parecían cuidarlas, ya que las cuchillas siempre estaban oxidadas. Pero, por otra parte, eran una sorprendente fuente de ingresos extra si eras de Rango G. Le dije todo esto a Penrose.

“Ya veo... el hierro es hierro, supongo.”
“Exactamente. Los herreros estarán encantados de quitártelas de las manos. Y será mucho más probable que te hagan buenas armas si les gustas. Así que no puedes equivocarte.”

Penrose asintió con entusiasmo. Yo no tuve a nadie que me enseñara cuando empecé y sufrí mucho por ello. Debe ser agradable tener un aventurero mayor que te ayude. Sólo podía esperar que Penrose hiciera lo mismo por otro una vez que se convirtiera en un veterano...

Ahora, en cuanto al segundo tipo de monstruo que acechaba en el bosque: este era el lobo del bosque. Eran del mismo tipo que en Lambrusen. Pero allí habían vivido en el lado opuesto del bosque a los goblins. Esto tenía que ver con el maná que Beowulf emitía, pero Beowulf no estaba aquí. En otras palabras, no había ningún maná que le gustara a uno y que el otro odiara. Los goblins y los lobos del bosque coexistían en este lugar. Bueno, eso era en la mayoría de los bosques, supongo. Penrose ya lo sabía, y aparentemente era de conocimiento común en la mayoría de los países. Yo era el único que era extra cuidadoso con ello. Debía tener cuidado con la posibilidad de que ambos atacaran al mismo tiempo, o podría entrar en pánico y cometer errores cuando sucediera.

“Oí de mi padre que fue Beowulf quien le dio a Verdeplata el poder del viento.”
“Se supone que eso es confidencial. No se lo digas a nadie, ¿de acuerdo?”

Estaba un poco exasperado por la suelta lengua de Bordow, pero tal vez decir eso evitaría que siguiera husmeando. Pero aun así estaba enojado...

“Todos los demás piensan que es una habilidad única.”
“¡Entiendo!”

Dijo el ahora honesto Penrose.

“Por cierto, Penrose.”
“¿Sí, señorita Daniela?”
“¿Qué edad tienes?”

Esto era raro. Daniela hablando de edad... No estoy seguro de si era un agujero que realmente quería cavar.

“¡Tendré doce este año! Un buen adulto.”
“La edad adulta comienza a los quince años. Todavía tienes un camino por recorrer.”

Daniela dijo mientras le despeinaba el pelo. No la veía siendo sociable a menudo, pero fue agradable ver a Penrose asentarse como miembro del equipo. Después de todo, ella esta mañana dijo algo sobre “la sangre necesita ser derramada”...

“¿Y cuántos años tiene usted, señorita Daniela? ¿Es usted adulta?”
“Ja, ja, Penrose. Daniela tiene...”
“Asagi.”
“...–lo que un adulto brillante debería tener, y uh, harías bien en aprender de ella sobre cómo ser un Aventurero.”
“¿Oh? ¡Entiendo!”

Una mirada más fría que mi magia de hielo se dirigió a mí. Bajar la guardia era un camino hacia la muerte. Aprendí un nuevo truco para sobrevivir.

El tercer monstruo es una mujer a la que le importa su edad.

□ □ □ □

Ahora, basta de tonterías. Había un goblin detrás de los arbustos de adelante. Miramos en silencio y vimos que estaba de espaldas a nosotros, y sostenía una lanza que fue clavada en el suelo. Este probablemente había sido abandonado por los otros. Los que no eran buenos cazadores no tenían otra opción que recoger semillas del suelo. Había un sentimiento de tristeza en esa espalda que teníamos en frente, pero la vida era muy similar para nosotros. Así que pensé que debíamos terminar con esto rápidamente. Era hora de cazar.

“No hay otros goblins alrededor. Sólo tenemos un enemigo. Su arma es sólo una lanza de madera, sin embargo, te matará si te atraviesa la garganta, así que ten cuidado. ¿Entiendes?”

Como era su primera pelea real, Penrose estaba demasiado nervioso para hacer otra cosa que no fuera asentir. Mirando la espada larga que sostenía, pude ver que estaba agarrando el mango demasiado fuerte, pero al menos no lo tomaba a la ligera. Un cierto grado de nerviosismo era bueno. Además, el nerviosismo extremo que se siente desaparece una vez que se ha luchado un par de veces.

“¡De acuerdo, ve a por él!”

Le empujo por la espalda y sale corriendo como una bala. Sus pies estaban firmes en el suelo, y tenía cuidado de no dejar que las hojas le hicieran resbalar.
Estuvo detrás del goblin en un instante y sacó la espada larga. Dio un buen golpe y la fuerza centrífuga ayudó a quitarle la cabeza a la criatura con un corte limpio. Una vez que la fuente de sangre se redujo, el cuerpo del goblin se arrugó sobre las hojas.

“¡Lo hiciste bien! ¡Espléndido!”
“¡Ha... ha...!”

Penrose respiraba con dificultad, pero su cara mostraba una gran sonrisa. Le despeiné el pelo cuando volvió a nosotros, y esperamos a que recuperara el aliento antes de caminar hacia el goblin. Miré a la criatura inmóvil y sin cabeza y vi lo limpio que fue el corte. Él debe de haber entrenado mucho para poder hacer eso. No le llevaría mucho tiempo subir de rango G. Así que era una gema después de todo.

“Bueno, eso fue una emboscada. Sólo tienes que blandir tu espada en un blanco inmóvil. Bastante fácil, ¿no?”
“Sí... Pero, todavía puedo sentir la sensación de cortar... en mis manos...”

Sus puños apretados temblaban. Esta era la primera vez que había tomado una vida. Tenía un gran peso para alguien que sólo tenía doce años.

“Y no deberías olvidar nunca esa sensación. Cuando la olvides, pasarás del hombre a la bestia.”
“Señorita Daniela...”
“Tomar una vida. Tomar y vivir. No lo olvides. Penrose, eres capaz de vivir gracias a los demás.”
“...Lo entiendo. Mantendré este sentimiento conmigo.”

Así es... hubo un tiempo en que yo mismo lo había olvidado. De vuelta a las minas. Me había visto como una criatura fea y fría que no hacía más que matar. Tal vez eso era lo que se sentía al caer en la bestialidad...

“Una persona muy importante me dijo una vez que matar innecesariamente es malo. Es una de las reglas más importantes para mí en mi vida.”
“Matanza innecesaria... Sí, lo entiendo, Asagi. Me convertiré en un gran aventurero como ustedes dos. ¡Quiero seguir a mi padre y convertirme en el mejor maestro de gremio del imperio!”

Oh, maestro de gremio, ¿eh? Bueno, sólo podía rezar para que fuera mejor que cierto maestro del gremio que yo conocía.

“...¿Hm? ¿Qué sucede? ¿Daniela?”
“...No es nada.”

Daniela se sonrojó cuando se puso detrás de mí. ...Oh, debe haber sido por lo que acabo de decir. Ternurita. Bueno, todavía estábamos en el campo de batalla. Continuaremos esto por la noche. Pero por ahora, vamos al siguiente goblin.

□ □ □ □

“¿Puedes verlo?”
“Sí.”
“Ahora intenta cerrar los ojos y sentir su presencia. Míralo, mientras tus ojos están todavía cerrados.”
“...Sí, lo intentaré.”

Ahora practicaba la Detección de Presencia. Fue como cuando Daniela me enseñó. En ese momento, Daniela estaba de un humor terrible debido a un desastre imprevisto, pero ahora yo le estaba instruyendo a él de una manera fácil de entender. Era realmente importante entender lo que se sentía.

“Creo... que puedo verlo.”
“Eso está bien por ahora. Mientras no olvides esa sensación, lentamente comenzará a agudizarse.”
“Lo entiendo.”
“Bien... ahora ve a buscarlo.”
“¡Si!”

Penrose abrió los ojos y vio al goblin mientras blandía su espada. Lo empujé hacia adelante y él corrió. Al mismo tiempo, lancé un pequeño trozo de hielo al goblin.

“¡Grrgah!”
“¿¡!?”

El goblin aulló de dolor cuando la la parte posterior de su cabeza fue golpeada. Luego se volvió para mirarnos. El inesperado ataque hizo que Penrose mirara también por encima del hombro, pero no había tiempo para eso. El goblin supuso que el ataque había venido de Penrose, y gritó cargando hacia adelante. Una espada corta y oxidada era blandida salvajemente en su mano mientras corría.

“¡GYAGGAHH!”
“¡Wo-woah!”

Penrose levantó frenéticamente su espada y bloqueó la hoja que cayó sobre él. Mientras sostenía su espada frente a él, dio varios pasos hacia atrás y me gritó.

“¡¿Qué fue eso?! ¡No dijiste nada de hacer eso!”
“Las batallas no siempre se desarrollan de la forma en que las has discutido. Un aventurero debe ser capaz de lidiar con lo inesperado.”
“¡Tsk...!”

Aunque estaba claramente irritado por esto, también parecía entenderlo. Sostuvo la espada en alto y corrió hacia adelante otra vez. Luego tiró de la espada hacia atrás y usó su cuerpo como un resorte para blandirla sobre su cabeza y caer en un arco sobre el goblin. Este ataque tenía la trayectoria más obvia a mis ojos, pero la criatura no pudo lidiar con ello. No se movió hacia atrás. En su lugar, levantó sus brazos sobre su cara y fue cortado. Realmente era diferente cuando tenías algún entrenamiento previo.

“...Eso fue... sucio de tu parte.”
“¿Sucio? ¿Qué estás diciendo? Eso no tiene nada que ver con el combate. Un gran aventurero debe ser capaz de reaccionar rápidamente y lidiar con cualquier situación inesperada.”

Daniela habló en mi defensa mientras Penrose expresaba sus quejas. Sus hombros se desplomaron ante esto, pero en realidad lo había manejado admirablemente. La defensa, la reversión, el ataque después de entender completamente la situación. Por lo que pude ver, lo había hecho bien.

“Si fuera yo, no me habría detenido cuando notó mi presencia. Me habría acercado a una velocidad a la que no hubiera podido reaccionar y lo habría destripado antes de que pudiera soltar un grito.”
“…”

Bueno, supongo que también había esa forma. Los goblins también tratarían de entender la situación. Y ese sería el momento de actuar.

“Sin embargo, diré que tampoco te equivocaste. Aumenta otros peligros, pero sigue siendo más seguro.”
“¿Otros peligros?”

Yo había estado escuchando en silencio hasta ahora, pero esta parte me desconcertó. Daniela me miró y suspiró.

“Asagi, ¿eres realmente un aventurero? Es obvio una vez que lo piensas.”
“Oh, ya que lo dijiste... pero, espera un segundo. Lo pensaré con Penrose.”
“Yo tampoco lo sé...”
“Bueno, a veces se necesitan dos cabezas para encontrar la respuesta.”

Penrose y yo nos sentamos en el tronco de un árbol caído y pensamos. No esto, no aquello. Pensamos hasta que tuvimos hambre, y entonces los tres decidimos comer la comida de los puestos callejeros que habíamos comprado. Intercambiamos ideas mientras comíamos, y Daniela nos dio pistas. Cuando nos dimos cuenta de que la respuesta era “que llamaría a los demás”, me di cuenta de que había estado dependiendo demasiado de la Detección de Presencia. Ya veo, todavía tenía un camino por recorrer entonces. A través de la enseñanza de Penrose y siendo enseñado por Daniela, sentí que había crecido un poco en mi camino a convertirme en un “Gran Aventurero”.

1 comentario: