domingo, 5 de julio de 2020

Isekai Monster Breeder Capítulo 119 - Hagamos un poco de pescado seco

Isekai Monster Breeder


Capítulo 119 - Hagamos un poco de pescado seco

Mi~nminminminmi~n.

Me pregunto. Este déjà vu.
Es la época más calurosa del verano en este otro mundo, Adelheid.

Las cigarras subidas a los árboles del jardín cantaban como si me estuvieran acosando.

Yo, Kazehaya Souta, yacía tirado como muerto en el porche de la mansión, donde llegaba una buena brisa.

Hace calor.
Hace demasiado calor.

Parece que la temperatura es más alta hoy que cualquier otro día.

“Sí que hace calor. Probablemente hoy será el día más caluroso del verano.”

¡Whoa! 
¿La palabra “calor” finalmente salió de la boca de Carolina, también?

En un día como este, es realmente agotador regar las plantas.

“¡Sou~da~! ¡Qué demonios pasa, estúpido calor!”

Incluso Carolina se rebajó a quejarse, así que no hay forma de que lo pueda soportar nuestra diosa mimada.

He oído que el reino celestial de Afrotita era un lugar donde la temperatura se mantenía constante y confortable durante todo el año.

No creía que hubiera nadie más quejumbroso que yo, un chico moderno acostumbrado al aire acondicionado.

(¡Hay problemaz, Souta-san!)

Fue cuando estaba pensando eso.
La voz de Ciel se escucha en mi mente, ya que usó la habilidad Contacto.

¿El Kraken?

Ah. Te refieres a aumento de fuerza (grande), ¿verdad?
Ahora que lo pienso, no lo he invocado ni una vez desde que lo capturé.

¿Se está adaptando a la vida en la bola?

(¡El Kraken! ¡Se convirtió en calamar zeco!)
(¡¿Qué-Qué has dicho?!)

Así que me apresuro a invocar al Kraken.

Entonces, adivina.

¿Eh? ¿El Kraken era así de pequeño?
El Kraken, cuya piel había perdido su brillo, se veía enfermo.

“Uuuu. Esto ez culpa mía. Después de discutirlo con Carolina, yo terminé siendo la encargada de cuidar al Kraken. Pero estaba muy concentrada en el trabajo que tenía.”

Ciel, ya que los había convocado juntos, corrió al lado del Kraken y le dio una mirada de disculpa.

“Caro. ¿Puedo pedirte que uses algo de magia de recuperación?”
“…No es imposible de hacer, pero probablemente no funcionará. Ya que el Kraken necesitará agua de mar, no curación, para el caso.”

Ya veo.
Eso significaría que para usar el Kraken en el futuro, tendría que ir al mar regularmente.

Usar el Guiverno te ahorra mucho tiempo de viaje, pero es algo problemático.

“¿Eh? ¿No es raro? En la bola, lejos de todo el estrés, no te enfermas y no te da hambre. O eso he escuchado…”
“Básicamente, esa es definitivamente lo que se percibe, pero hay excepciones. Tu cuerpo cambia más lentamente en la bola. He calculado que un día en la bola son como 60 días de vida en el mundo exterior. Así que cuanto más tiempo pases, más hambre tendrás y más estrés acumularás.”

No lo sabía.
No sabía que así es como se supone que funciona el interior de la bola.

Si suponemos que el Kraken fue capturado hace 60 horas, ha pasado una hora sin agua de mar.

Ya veo.
Así que el Kraken se secaría.

“De acuerdo. Bueno, supongo que iré a la playa hoy y le daré una buena recompensa al Kraken.”
“Amo. ¿Puedo hacer una sugerencia?”
“Claro. No te preocupes, solo dilo.”
“¿Por qué no crear un ‘área oceánica’ donde la fauna marina pueda vivir dentro de la bola?”
“¿Qué dices...?”

No me esperaba esa sugerencia.

Pero...
Carolina lo dijo, así que no significa que no pueda hacerse.

“¿De verdad es posible...?”
“Sí. Es sólo cuestión de hacer un gran agujero y verter agua de mar en él. Si conseguimos que todos los Caballeros Goblin trabajen, creo que es posible hacer algo así hoy.”

Sí, por lo que escucho, parece que es fácil de hacer.

Normalmente, el agua de mar en la que te metes se evapora rápidamente, pero ahí es donde entra en juego el entorno especial dentro de la bola.

Por supuesto, tendría que reemplazarla periódicamente, pero creo que durará mucho más tiempo en la bola, donde el tiempo es 60 veces más lento que en el mundo exterior.

“¡Eztoy de acuerdo contigo, Carolina-san! ¡Quiero que me dejes el diseño básico del área oceánica a mí!”
“¿Eh? ¿Qué, está pasando? ¿Van a hacer un océano en la bola? ¡Bien! ¡Ahora podremos ir a nadar todo el año!”

Está decidido.
Las chicas están de acuerdo, y no hay ninguna razón en particular para negarse.

En el futuro, la creación de una zona oceánica ampliaría la gama de monstruos que se pueden esclavizar.

“¡Ca-Carolina-sama!”

Esto fue justo después de que decidiéramos establecer el área de agua salada.

Rust apareció de la nada y se puso de rodillas frente a Carolina.

“¡Así que establecerá una zona marítima! ¿Me permitiría formar parte del proyecto?”

La expresión de Rust era más seria que nunca.

Bien.
Rust… está usando la estrategia de tomar parte en crear el área oceánica para ganar puntos con Carolina.

Desearía que no tuviera que ir tan lejos para nada.
Sabía que Rust era leal a Carolina, así que no me impresiona su actitud excesivamente servil.

¡Créeme cuando te digo que ahora somos compañeros que se aceptan mutuamente!

“…Gusano. Te advertí que no te mostraras en mi presencia otra vez.”

¡Ellos no se aceptan en absoluto!

Rápidamente entendí por qué Carolina estaba de mal humor.
Probablemente porque el caso de violación inversa (?) aún estaba presente en su cabeza.

Yo ya le expliqué los detalles de la situación, pero independientemente de las circunstancias, el hecho es que Rust se volvió contra mí.

Supongo que es parte de la razón por la que Carolina aún no está convencida de esto.

“Ugh. Por favor... por favor... ¡deme una oportunidad~!”
“Qué terrible. La traición al amo es un pecado capital que debe ser expiado. Considérate afortunada de aún conservar tu vida.”

Aunque Rust lloraba arrodillado en pose de dogeza, Carolina parecía ser incapaz de dar la mano a torcer.

Una vez que esto sucede, la terquedad de Carolina se hace presente.

No sé si ella cambiaría de opinión, aunque yo se lo pidiera...

“Caro. Hazme un favor. ¿Puedes dejar que Rust ayude con eso?”
“Entendido. Si eso es lo que usted desea, amo.”

¡Qué veloz! 
¡No tardó nada en decidirse!

He estado pensando durante ya un tiempo que Carolina es extrañamente complaciente conmigo.

Me hace feliz, de verdad. Pero de alguna manera me siento mal por los otros demonios.

“…¡Me-Me disculpo, Kazehaya! ¡Te debo una! ¡No lo olvidaré!”

Me pregunto si él realmente quedó feliz con mi intervención.

Rust tenía la nariz mocosa, pero parecía agradecido.

Oye, Rust.
¿Crees... crees que eso es suficiente?

Más de la mitad de la razón por la que ocurrió ese incidente es porque yo tenía motivos ocultos...

Es como si Rust se hubiera estado volviendo más y más laxo en el último tiempo.

1 comentario:

  1. Gracias por el capitulo
    Es un gran regalo por mi cumpleaños.

    ResponderEliminar