lunes, 8 de marzo de 2021

Maestro de Nada Capítulo 205 - Guerra de medianoche

Maestro de Nada

Capítulo 205 - Guerra de medianoche

 

La caravana bajo el árbol despejó una pequeña zona para que pudiéramos acampar. No perdimos tiempo en montar algunas tiendas y encender una fogata. Había estado guardando la comida para los caballos en la bolsa hueca, así que la saqué y les di de comer. También creé un poco de agua en un cubo y bebí.

 

“Hoy han tenido que correr bastante…”

“¿Seguro que mañana estarán bien?”

“Sí. La capital imperial está muy cerca ahora. No debería haber problemas si vamos a un ritmo moderado.”

 

Tras decir esto, miré hacia el este y vi que había un ligero y cálido resplandor. Quizás eran las luces de la ciudad. Una ciudad que nunca dormía…

 

“Ahora, vamos a comer. Esperaba cenar al Grendel, sabes.”

“Jaja. Pero he ganado bastante gracias al señor Asagi.”

 

Habíamos decidido compartir el dinero con él. Por supuesto, a Daniela le pareció bien.

 

‘No estamos precisamente necesitados de dinero ahora. Y él huyó tan desesperadamente. Podríamos recompensarle un poco.’

 

Y así, con la bendición de Daniela, le comuniqué la noticia a Míster. Sabía que se opondría con su típica modestia, pero le obligué a hacerlo. Los dos nos llevamos doscientas piezas de oro y ahora teníamos un lugar donde dormir. Fue un buen resultado en general, pensé.

 

“Será nuestra última noche juntos, así que esta vez cocinaré yo.” Declaré frente al fuego. Entonces Daniela se levantó.

“Míster. Asagi es bastante bueno con esto de la cocina. Deberías esperarlo con ansias.”

“Ya veo. Bueno, ¡desde luego que lo haré!”

“Tengo tanta hambre…”

 

Míster, Daniela y el conductor empezaron a hablar con entusiasmo de sus comidas favoritas mientras yo preparaba las ollas. Siempre había que empezar con una olla. ¡Ponía agua en ella y la ponía al fuego para hacer una sopa!

 

“…”

 

No, en realidad no. Maldita sea… quería unirme a la conversación. Podría hablarles de los tazones de carne de medianoche que solía comer.

 

“Tazones de carne… seguro que me gustaría eso ahora…” Murmuré con un sentimiento de nostalgia. Daniela lo escuchó.

“¿Tazón de carne? ¿Qué es eso, Asagi?”

“Es un plato que consiste en carne hervida sobre un cuenco de arroz. Está muy bueno.”

“La comida de tu antiguo hogar…” Daniela susurró con tristeza.

 

Efectivamente, yo también estaba triste. Aquí teníamos carne, pero no arroz. Tampoco salsa de soja. Por supuesto, yo no sabía nada de fermentación, así que tampoco podría hacerla. Eso sí que sería un buen truco que tener.

 

“Bueno, voy a hacer algo mucho mejor que eso. Así que siéntate allí y babea con anticipación.”

“¡Por qué clase de mujer vulgar me tomas!”

 

Míster intentó calmar a la agitada Daniela. Yo sólo me reí y volví a centrar mi atención en la comida.

 

□ □ □ □

 

Pinchos de carne picante. Pescado fresco a la parrilla con sal. Sopa de verduras. Pan. Y vino de frutas.

 

Puede sonar un poco a comida rápida, pero cuando se expuso delante de nosotros, nos pareció una última cena digna. Había tanto que no cabía en la mesa baja que había hecho, así que decidimos extender una sábana en el suelo del carro y colocar la comida allí, donde se pudiera disfrutar a la luz de los faroles.

 

“¡Comamos!”

 

Los cuatro juntamos las manos antes de acercarnos a la comida. Yo fui a por el pescado. Daniela a la carne. Míster y el conductor fueron a por la sopa. Personalidades, ¿eh?

Para mí, el pescado crujiente y salado era irresistible. Su carne se deshacía en la boca y era muy jugosa.

 

“¡Mmm…! ¡Caliente! ¡Pero riquísimo!”

 

Daniela estaba comiendo carne cubierta de especias que yo había comprado en el mercado de Usk. Había probado varias combinaciones antes de llegar a ésta. Cuanto más comía, más caliente estaba. El sudor le brotaba de la frente. Estaba seguro de que se vendería muy bien en los puestos callejeros.

 

“Las verduras y el tocino funcionan tan bien juntos en esta sopa.”

“¡Los trozos son tan grandes, pero están bien cocidos!”

 

También estaba bastante orgulloso de la sopa que estaban tomando Míster y el conductor. Había hecho muchas sopas desde que llegué a este mundo. Y esta era como su forma final. Una sopa de verduras. Lo único que lamentaba era no tener consomé.

 

“La carne también va bien con el pan.”

 

Las manos de Daniela se detuvieron al escuchar esas palabras. En el siguiente instante, uno de los bollos desapareció. Daniela había tomado uno más rápido de lo que el ojo podía ver. Metió la carne dentro y sacó el pincho.

 

“¡Hmm…! Mmmm… mm… mmm… gg… ¡no está mal!”

 

Los demás parecían intrigados, así que les ofrecí también un poco de pan. Copiaron a Daniela y mordieron el pan. Entonces sus ojos se abrieron de par en par y se miraron entre sí antes de dar otro bocado y luego otro. Tal vez era demasiado bueno para las palabras… Me alegré mucho de verlo.

 

Bebí un poco de vino de frutas y los observé comer. Realmente era divertido comer con otros así… No, no era genial en lugares más grandes y ruidosos, pero esta era una forma agradable de cenar. Sería aún mejor si hubiera otro cocinero cuya comida pudiera comparar con la mía.

 

Bueno, mañana llegaríamos a la capital imperial. Vellefrost, la capital imperial del Imperio de Flugelnia. ¿Qué clase de lugar sería? Había oído hablar de dulces y desfiles, pero nada de lo que habíamos visto hasta ahora sugería esas cosas. Tal vez fuera una cultura que aún se estaba extendiendo. O eso o la información de Daniela era errónea.

 

En cualquier caso, pronto tendríamos el placer de descubrir la verdad. Se decidió que Daniela y el conductor se turnarían en la vigilancia esta noche, y así me fui a la cama. Estábamos en un campamento tan grande. Seguramente ningún monstruo se atrevería a acercarse…

 

□ □ □ □

 

“¡Asagi! ¡Asagi, despierta!”

“¿Eh?”

 

Mi mundo giraba.

 

Caí sobre mi nariz antes de despegarme frenéticamente del suelo. Al parecer, alguien me había quitado la sábana de encima.

 

“¿Qué?”

“¡Monstruos! ¡Son simios de sangre!”

“¡¿Estás bromeando?!” No pude evitar gritar.

 

Esos malditos simios de sangre. Simios de sangre. Mis monstruos más odiados. Emboscadas y Bloqueo de Presencia. Y venían en gran número. Los odio.

 

Desenvainé la Glampanzer y salí corriendo de la tienda. El campamento ya era un campo de batalla. Podía oír los chillidos de los simios y las maldiciones de los aventureros mientras luchaban.

 

“Esto tiene mala pinta.”

“¡Ja! ¡No te quedes ahí, Asagi!” gritó Daniela mientras clavaba su estoque entre los ojos de un simio de sangre.

 

Ugh. Y estamos tan cerca de la capital… Este enorme árbol tenía toda la apariencia de un tranquilo lugar de descanso, pero en realidad sólo había sido un maldito nido.

 

“¡Malditos sean todos!”

“¡Sí, ese es el espíritu!”

 

Giré mi espada con rabia y la cabeza de un mono de sangre voló por los aires. Luego generé una espada de hielo con mi mano libre y acuchillé al monstruo más cercano. No podía usar Carámbano Inverso ni Frostheim cuando había tanta gente alrededor. Incluso Patas del Dios Lobo sería demasiado peligroso. Esto no era bueno. La sola idea de tener que atravesarlos lentamente de uno en uno me daba ganas de vomitar. Nadie se libró de perturbar mi sueño. ¡Malditos simios!

 

□ □ □ □

 

Finalmente, el sol mostró su cara.

 

Por fin. El sol. Mostró. Su cara.

 

“…Voy a vomitar.”

“Yo también…”

 

Sin dormir, sin descansar, continuamos hasta que la batalla terminó. Todos miraban al suelo o al cielo. Para mí era el cielo.

 

“Señor Asagi… Está a salvo…”

“Sí. Tú también, Míster…”

“Sí. Hubo una conmoción y me dijeron que evacuara…”

 

Los Aventureros habían conducido a los mercaderes a una tienda en la que se encerraron hasta la mañana. Los que no podían luchar tenían que quedarse quietos. No me hubiera importado unirme a ellos…

 

“Aún … esto es todo un espectáculo…” El señor dijo débilmente.

 

Los aventureros estaban sentados, abrazando sus espadas. Otros yacían extendidos en el suelo. Algunos se apoyaban en el árbol. E incluso ahora, había algunos que permanecían alerta.

Pero todos estaban cubiertos de sangre. Y el suelo estaba sembrado de tantos cadáveres de simios de sangre que era difícil caminar.

 

“Antes contaron unos quinientos.”

“Quinientos…”

 

Éramos unos cincuenta aventureros, lo que significaba que cada uno había matado a casi diez… En realidad, eso cubría nuestro salario. De hecho, estaba seguro de haber matado a más de veinte. Dejé de contar después de eso…

 

“Y unos seis Aventureros fueron sorprendidos con la guardia baja y fueron asesinados.”

“Ya veo…”

 

Muertes… Bueno, fue una batalla muy caótica. No podía estar sorprendido por el resultado. Por suerte los cuatro de nuestra compañía estaban a salvo. Aun así… había sido una mañana dura. O noche.

Primero tendríamos que enterrar a los muertos. Esto fue lo que supuse, pero nadie se movió.

El sol de la mañana brillaba sobre los húmedos charcos de sangre. Y, sin embargo, nadie se puso en pie.


Gente, si les gusta esta novela y quieren apoyar el tiempo y esfuerzo que hay detrás, pueden apoyarme donando a través de Paypal por la plataforma Ko-fi: https://ko-fi.com/frizcop

No hay comentarios.:

Publicar un comentario