lunes, 22 de marzo de 2021

Maestro de Nada Capítulo 209 - Capital Imperial Vellefrost

Maestro de Nada

Capítulo 209 - Capital Imperial Vellefrost

 

Me levanté muy cansado a la mañana siguiente, así que tomé un desayuno ligero y luego descansé en el carro. ¿Truco? No, no se puede evitar. No es culpa mía. Ellos no deberían haber estado allí en el bosque.

 

Apenas había dormido cuando me despertaron. Me hubiera gustado dormir más tiempo…

Según Daniela, la fila había empezado a moverse con la salida del sol. Llevábamos ya unas dos horas de espera. Eso era mucho si se sumaba lo que habíamos esperado ayer. Pero bueno, al menos no dormiríamos fuera dos noches seguidas.

 

“…Huh… en realidad, eso no es seguro…”

 

Por un momento había asumido que nos habían asegurado una posada en la que alojarnos.

 

“Entonces, ¿por qué me has despertado?”

“Estamos a punto de ser inspeccionados.”

“Ya veo.”

 

Pensé que nos dejarían pasar con menos problemas, pero esto era la capital. Tal vez necesitaban una seguridad más estricta.

 

Saqué las tarjetas de estado de la bolsa hueca, miré al cielo y esperé hasta que los guardias se acercaron a nosotros.

 

“Tomaremos sus tarjetas de estado por adelantado.”

“Por favor, pónganlas en esta cesta.”

 

Huh. Supongo que las harían escanear primero. Era bonito y eficiente.

 

“Disculpe.”

“¡Uh, sí!”

 

La pareja de guardias que se detuvo frente a nosotros parecía tan joven que uno podría confundirlos con niños. Puse las cuatro tarjetas de estado en la cesta que sostenía uno de los chicos. Míster y Moosh también tenían tarjetas de estado. Al parecer, eran necesarias para el comercio, aunque no fuesen Aventureros.

 

“Aquí tienen.”

“¡Gracias!”

“Entonces, ¿quién de ustedes representa a los demás?”

“Uh…”

 

Miré a Míster. Lo estábamos escoltando, así que claramente él nos representaba.

 

“Soy yo. Pueden llamarme Míster.”

“Muy bien, Míster. Muy bien. Nos pondremos en contacto con usted después de la inspección.”

“Muy agradecido.”

 

Los dos chicos se inclinaron cortésmente y volvieron a la caseta de vigilancia.

Así que incluso los niños trabajaban como guardias aquí. ¿Qué edad tenía yo en mi primer trabajo…?

 

“Supongo que entonces es más de esperar.”

“Estoy bastante aburrido de este vagón…”

 

Míster se rio divertido. Los otros tres parecían estar acostumbrados a los largos paseos en carruaje. Pero mi trasero me estaba matando… Podía ver por qué alguien querría modificar los carruajes después de venir a otro mundo. Pero era demasiado trabajo para mí. Preferiría correr. Bueno, eso también era una tontería…

 

□ □ □ □

 

El par de chicos volvía a caminar hacia nosotros. Por lo que les oí decir al carruaje que estaba delante del nuestro, nos habían dado permiso para pasar.

 

“¡Míster y compañía!”

“Se les ha concedido la entrada a la ciudad. Por favor, avancen.”

“Gracias.”

 

Parecía que me miraban con ojos deslumbrados. No, debo haber estado viendo cosas.

 

“¡Uh, um!”

“¿Eh?”

 

Pero entonces me llamaron.

 

“Uh, ¿es usted realmente el Gran Verdeplata?”

“Oh… No hay necesidad de añadir la parte de ‘gran’… No me importa eso.”

“¡Lo siento! ¡Soy un gran fan suyo, señor Verdeplata!”

“Jeje. Gracias.”

 

Así que eran fans. Me acordé de Lauria… Deseé que volviera a limpiar mi ropa.

 

“¿Va a luchar en el Torneo de la Espada Imperial?”

“Tengo la intención de hacerlo, sí.”

“¡Entonces lo apoyaré!”

“¡Yo también!”

 

Levantaron sus puños en señal de apoyo. A menudo pensaba en los malos rumores que se difundían sobre nosotros, pero escuchar voces como éstas me ayudaba a motivarme.

 

“Gracias. Haré lo que pueda para ganar.”

“¡Vamos a ver cómo lucha!”

“¡Por favor, de todo de usted!

 

Me saludaron emocionados antes de volver a su trabajo. Les devolví el saludo hasta que llegaron al siguiente vagón.

 

“Veo que eres bastante popular.”

“No te rías. Eso fue vergonzoso…”

 

Intenté abanicarme para refrescarme.

 

“A mí no me importaría ser admirada por unos niños tan adorables.”

“Jaja. Seguro que tienes muchas chicas que te admiran.”

“Sí, por alguna razón…”

 

Daniela suspiró y sacudió la cabeza. No se podía evitar. Fuera donde fuera, ella era la chica genial a la que las mujeres admiraban. No importaba en qué mundo estuviera, siempre había yuri que encontrar. La próxima vez no me importaría reencarnar en una chica.

 

“¿Pero eso sería yuri…? Bueno, tal vez sea un género diferente.”

“¿De qué demonios estás hablando?”

“…Absolutamente nada.”

 

Suspiré profundamente y miré hacia fuera de la lona como estaba haciendo Daniela. Estábamos atravesando la puerta.

 

□ □ □ □

 

La historia de la capital imperial de Vellefrost era larga. El Imperio de Flugelnia había dominado una vez el mundo. Y esta ciudad fue hecha por el primer Emperador. Como era un Imperio que había engullido a muchos países, los edificios de la ciudad tenían una arquitectura diversa. Por suerte, la planificación inicial de la ciudad se había hecho bien, y las calles no eran demasiado complicadas. Por supuesto, eso sólo era cierto para el centro de la capital. Era donde vivían los nobles. Y era en el mismo corazón de la capital donde se alzaba orgulloso el Castillo de Hierro, Revance Reve. Desde el Castillo Imperial se extienden ocho calles, cada una de las cuales lleva el nombre de figuras que habían apoyado al país.

Eran personas que habían ayudado al país una vez que el dominio del imperio sobre el mundo hubo terminado. El primer emperador de Vellefrost tuvo el mundo en sus manos, pero el estrés de lograr tal hazaña lo había enviado a una tumba temprana. Su hijo y sucesor evitó el mismo destino cortando el reino en pedazos. Y ocho nobles le ayudaron en esta tarea.

 

Esta era la historia que me contaba el anciano que tenía delante.

 

“Y así, estas ocho personas…”

“Asagi, tenemos que ir…”

“Eh… um… viejo. Tenemos que irnos…”

“¿Hmm? Oh, ¿ha pasado tanto tiempo? Siento mucho retenerte. Disfruta de tu estancia en la ciudad.”

“Gracias…”

 

Interrumpí con valentía al anciano y logré acabar con su improvisada lección de historia. Entonces suspiré por centésima vez ese día.

 

“Maldita sea. ¿Por qué tuve que hacerlo…?”

“Estoy bajo una maldición en la que mi vida se acorta cuando hablo con extraños.”

“Esa es la cosa más tonta que he escuchado.”

“Eh, señor Asagi. Tenemos que ir al gremio…”

“Oh, claro. Bueno, ¡vamos entonces!”

 

Maldita sea. Sólo quería averiguar la ubicación del gremio, pero terminé siendo sermoneado sobre la historia de la ciudad… Y eso me llevó mucho tiempo. Maldita sea…

 

Pero la ubicación que me dijo al principio de su lección de historia era correcta. Y nos habló de una ruta que tenía menos tráfico, lo que empeoró aún más que hubiéramos perdido tanto tiempo.

 

Había un gran cartel que decía: “Gran Gremio.” Era la sede principal del Gremio de Aventureros de Vellefrost. Nunca había estado en ninguna sede. Cuando entramos ansiosamente, me di cuenta inmediatamente de lo grande que era. Por supuesto, debería haberlo sabido, porque era enorme desde el exterior. Había cinco de cada mostrador y aun así estaba abarrotado.

Entonces, ¿cómo sería la calidad de los aventureros? Como ahora había aventureros de todas partes, probablemente habría una alineación variada. Tenías a tu viejo de aspecto peligroso, al chico más joven con una actitud problemática, a la dama que lamía su cuchillo amenazadoramente, a la chica que parecía linda pero que llevaba un hacha de batalla gigante… Pero en serio, no lamas tus cuchillos. Te cortarás.

 

Míster nos acompañó al mostrador de recompensas. Como también estábamos haciendo un informe sobre la misión, debería ser el lugar adecuado para ir.

 

“Otra cola… estoy harto.”

“Bueno, bueno. Al menos es la última.”

“Hablando de la última, este es el final de nuestro viaje, Míster… Siento que no haya sido tan pacífico como hubiera querido.”

“¡Precisamente! He disfrutado mucho. Había estado ansioso por tener que viajar con algunos aventureros rufianes, y por eso ustedes dos fueron un gran alivio. Fue un viaje muy agradable.”

“Me alegro de oírlo.”

 

Era el momento de despedirse. A pesar del Grendel y los simios de sangre, y de que fue un viaje bastante peligroso, me alegró saber que él lo había pasado bien.

 

“Ustedes son los siguientes.”

“Ah, nos llaman.”

“Vamos.”

 

Y así, fuimos al mostrador e hicimos un informe de la misión. Por alguna razón, nos dieron dos piezas de oro en lugar de ochenta de plata, pero tal vez fue la generosidad de Míster. Fue conmovedor… Era la primera vez que viajábamos con un desconocido, y no fue una mala experiencia. Quizás sería bueno viajar en grupo algún día.

Dicho esto, quería que nuestro próximo viaje fuera sólo para nosotros dos. Pero antes de eso, estaba el Torneo de la Espada Imperial.


Gente, si les gusta esta novela y quieren apoyar el tiempo y esfuerzo que hay detrás, pueden apoyarme donando a través de Paypal por la plataforma Ko-fi: https://ko-fi.com/frizcop

No hay comentarios.:

Publicar un comentario