martes, 23 de marzo de 2021

El Maestro del Valiente Capítulo 86 - Mónica von Hoffman

El Maestro del Valiente

Capítulo 86 - Mónica von Hoffman

 

Cornelia, quien visitó la oficina de personal de la División de Magos de la Corte Imperial, pidió al director general y a todos los miembros del personal que le dieron la bienvenida que hicieran un ligero esfuerzo y le mostraran los documentos personales de los magos de la corte. Antes de cumplir los dieciocho años y dedicarse a los asuntos públicos, no había tenido ningún interés en particular de querer conocer a las personas que servían al imperio, y por eso, ahora todos los miembros del personal se reunieron de inmediato y los trajeron.

 

“Pido disculpas por haberle hecho esperar, Su Alteza. Este documento es un resumen de las relaciones de personal de la división de magos de la corte.”

“¿Está bien si saco estos documentos de aquí?”

“Por supuesto. Todos estos materiales pertenecen a Su Majestad el Emperador, y por extensión, a la familia real. Si estos materiales son útiles para Su Alteza, entonces nosotros que los compilamos, estaremos más que honrados.”

“Muchas gracias. Entonces…”

 

Cornelia asintió, y Wynn, que estaba detrás de ella, y Locke, que había regresado del cuartel de caballeros, recibieron los documentos. Luego, con todos los miembros de la Oficina despidiéndolos, decidieron pedir prestada una habitación adecuada en el Palacio Imperial y leer allí los documentos. El motivo de pedir prestada una habitación era que a Locke no se le permitía entrar en los aposentos privados de Cornelia que se encontraban en el palacio.

 

“Cuando yo les pedí que me prestaran algunos documentos en la oficina de heráldica, me vi obligado a pasar por una gran cantidad de departamentos y completar una serie de documentos.”

“Es lo que esperarías. No estaría bien comparar a Su Alteza Imperial con Locke.”

“Hmm… Me alegro de poder ser de alguna ayuda.” Dijo Cornelia un poco contenta.

 

La sirvienta de Cornelia, Mary, preparó el té para los cuatro. Luego Wynn, Leticia, Cornelia y Locke buscaron en silencio el documento que contenía la información sobre Raymond von Hoffman. Poco después…

 

“Lo he encontrado. ¿Tal vez sea él?” Dijo Locke, que estaba sentado frente a Wynn y estudiaba los documentos. Sacó un papel y se lo mostró a Wynn.

 

El documento ciertamente demostraba que Raymond estaba inscrito en la División de Magos de la Corte desde hace siete años. Contenía la fecha en que entró a la división y sus orígenes.

 

“…Justo como Paul-san había dicho. Este hombre también es Raymond von Hoffman. Había estado moviéndose de un lugar a otro en los territorios nobles locales desde justo después del incidente de hace siete años.”

“Oh, yo también lo encontré.” Cornelia, que estaba sentada junto a Locke y examinaba la lista de la actual orden de magos de la corte y sus biografías, también extendió un documento en el centro de la mesa. “Aquí está también el nombre de Raymond von Hoffman. Parece que la renuncia no fue emitida como un nuevo nombramiento como mago de la corte, sino en forma de traslado del territorio local a la capital imperial.”

“…¿Y qué significa eso?”

 

Cuando Locke escuchó lo que dijo Cornelia, gimió con la cabeza entre las manos. Raymond, a quien Wynn y Leticia conocieron cuando eran niños, era sin duda un mago con las habilidades adecuadas de un mago de la corte. Era el comandante de cinco caballeros que habían venido a apoyarlos, así que no había forma de que los engañara haciéndoles creer que era un mago de la corte. Cuatro caballeros habían muerto en la batalla contra Veldaroth, pero eran dignos de ser caballeros. Era el séptimo año del calendario imperial cuando Raymond fue nombrado como mago de la corte en el Imperio y tenía apenas 18 años. Cuando luchó contra Veldaroth tenía 27. Ahora tenía treinta y cinco años.

 

“El Mago Raymond que yo conocí en el palacio imperial no parecía tener más de treinta y cinco años.”

“A mí también me pareció que parecía tener como mucho unos veinticinco años.” Mary, que, al igual que Wynn, había conocido a Raymond en persona, asintió.

“¿Dónde está el boceto que llevamos a los barrios bajos antes?”

“Aquí está.” Cornelia le tendió a Locke un trozo de papel de lino.

 

Este era un retrato que se conservaba en el registro de los magos de la corte. Fue dibujado cuando se unió al grupo y lo tomaron prestado cuando fueron a investigar los barrios bajos, pero el rostro de Raymond era juvenil, y no parecía tener 35 años.

 

“Pero ¿acaso no es un mago de la corte bajo las órdenes directas del emperador? Estoy seguro de que están haciendo las comprobaciones, así que ¿cómo podrían haber falsificado sus antecedentes?” Locke tenía un buen punto. Era imposible pensar que los magos de la corte nombraran a alguna persona cuyos orígenes no estuvieran claros.

“Onii-chan, por aquí. Mira esto.” Leticia sacó un documento y se lo extendió a Wynn. Era un inventario de la estructura familiar, los bienes, y otros datos de la familia del vizconde Hoffman, en poder de la Cámara Alta.

“Raymond tiene una hermana menor. Su nombre es Mónica von Hoffman. Tiene 24 años…”

 

◇◆◇◆◇

 

Una gran biblioteca construida en el Palacio Imperial. Había alguien de pie frente a la estantería y pasando las páginas a una velocidad tremenda, de repente una mujer lo llamó por detrás.

 

“Mago Raymond-dono.”

“¿Sí? ¿Qué pasa, hay algo que la haya traído hasta…?” Raymond cerró el libro, pasó las páginas, miró hacia atrás, y dejó de hablar porque se mordió la lengua cuando vio a la mujer de pie frente a él.

“Raymond… no, Mónica von Hoffman-dono, ¿verdad?”

“Princesa… Su Alteza.”

 

Cornelia iba en cabeza, con Wynn, Leticia y Locke detrás de ella.

 

“Hay algo que me gustaría preguntarle. ¿Puedo?”

“…Sí.” A las palabras de Cornelia, Mónica dejó caer los hombros y asintió con la cabeza, sonriendo como si hubiera renunciado a todo.

◇◆◇◆◇

 

Para Mónica von Hoffman, su hermano mayor, Raymond, que era diez años mayor que ella, era una figura a la que admirar. Esto, ya que era un genio que ya se esperaba que fuera nombrado mago de la corte desde que Mónica había tenido memoria. Además de mago de la corte, la gente de su entorno estaba segura de que sería seleccionado para ocupar el puesto de magistrado, una posición que sólo una persona en la historia de la familia del vizconde Hoffmein, una prestigiosa familia de magos, había podido obtener.

 

Influenciada por su hermano, Mónica también estudió mucho para convertirse en mago de la corte. Mónica era una lectora rápida, y su talento superaba al de su hermano, por lo que la gente de su entorno tenía grandes expectativas en ella. Además, no había duda de que podría llegar a ser mago de la corte como su hermano. Se inscribió en la Escuela de Caballeros de Simurgh y adquirió la calificación de aprendiz de caballero. A partir de ahí, estudió como una loca para convertirse en mago de la corte.

 

Y suspendió el examen cinco veces.

 

Cinco veces, todas en la primera ronda. Tenía los conocimientos. Podría decir que su examen escrito fue perfecto. Sin embargo, el poder y la precisión de su magia en los exámenes prácticos estaban muy por debajo de la línea de aprobación para convertirse en mago de la corte.

 

Tras suspender el examen por quinta vez, Mónica decidió abandonar la ciudad imperial de Simurgh y regresar a su ciudad natal. Afortunadamente, la familia Hoffman tenía un genio, su hermano mayor Raymond. Gracias a la estable y prestigiosa posición que tenía la familia Hoffman como una familia de magos, solo porque ella claudicara no los sacudió en lo más mínimo. Así que Mónica decidió abrir una escuela privada en su ciudad natal y pasar sus días enseñando magia a niños que aspiraban a convertirse en magos en el futuro.

 

Entonces, un día…

 

Era un día con una agradable brisa y sol. Mientras leía un libro a la sombra de un árbol, apareció de repente una sombra.

 

“Oye, Mónica. Te ves bien.”

“¡Nii-san!”

 

Su hermano Raymond, que era profesor en una universidad del marquesado Cliffdorf, volvió a casa después de un año.

 

“Como siempre, no paras de leer, Mónica.”

“A ti también parece irte bien, Nii-san.”

 

Raymond chasqueó la lengua, sonando como un pajarito, y luego se rio. La costumbre de Raymond era la de chasquear la lengua. Al parecer, era un hábito que apareció mientras leía. Pensando en ello, su padre tenía un hábito similar. Cuando Mónica era pequeña, recordaba haber oído a su padre y a su hermano chasquear la lengua cuando su madre miraba en la biblioteca familiar, y se rio y dijo: “Es un hábito curioso que lo tenga tanto el padre como el hijo”.

 

Mónica soltó una pequeña risita. Hizo un pequeño gesto con la mano a Raymond, que le dirigió una mirada interrogativa, diciendo que no era nada. Raymond se sentó en la silla frente a Mónica, trajo dos tazas y una jarra de cerámica en sus manos, y sirvió el contenido.

 

“Que recuerdos. Es zumo de naranja. Está frío, así que debe de estar delicioso.”

 

Cuando tomó un sorbo de la taza que se le sirvió, el refrescante zumo ácido y dulce con un regusto fresco se extendió por su boca.

 

“Delicioso.”

“Tch, ¿verdad? Había un vendedor de zumo de frutas justo delante de la casa, y parecía delicioso, así que compré un poco.”

 

Raymond también sorbió el zumo y se lo bebió de un trago.

 

“He oído que estás construyendo una escuela privada para enseñar magia y conocimientos a los niños.”

“Sí. De todas formas, no tengo nada que hacer más que estar encerrada en casa.”

“Vaya, creo que es algo bueno. No es malo que la gente adquiera conocimientos, y si los niños reciben educación, podrán encontrar muchos caminos en el futuro.”

 

Entonces Raymond vertió todo el resto del zumo en el vaso vacío de Mónica.

 

“Por cierto, Nii-san, ¿qué te ha pasado hoy? ¿No tenías universidad?”

“Me van a llamar para que vuelva a Simurgh.”

“¿¡En serio!?” La cara de Mónica se iluminó.

 

Un día recibió una carta en la que se le comunicaba que su hermano, que había sido ascendido como mago de la corte en la capital imperial, había sido trasladado de repente a la mansión de un noble local. Le preocupaba que él pudiera haber sido degradado a otro puesto, pero si era para obtener el cargo de magistrado, era un trabajo importante recorrer los territorios provinciales y hacer conexiones. Ella pensó que su hermano lograría esto último. Se suponía que él debía de dar vueltas por el territorio local y sería llamado a la capital imperial como él creía. En otras palabras, estaba en el camino correcto hacia el éxito.

 

“Durante los últimos años, pensé que había sido desplazado cuando me hicieron estar yendo por los territorios del imperio, pero el líder de los magos de la corte, Meissen-sama, me llamó de nuevo.”

“Felicidades, Nii-san.”

“Jaja, gracias.”

 

Cuando Mónica vio la sonrisa avergonzada en la cara de su hermano, se miró a sí misma y de repente le invadió un sentimiento de lástima.

 

“En comparación con Nii-san, ¿por qué yo soy tan diferente? He hecho el examen cinco veces y he fracasado, y ni siquiera puedo estar a la altura de las expectativas de los demás…” Dejó escapar un profundo suspiro.

“¿De verdad?” Con un pequeño chasquido de lengua, Raymond inclinó la cabeza. “Yo, en cambio, creo que tú, Mónica, eres incluso más sorprendente. Puede que yo sea un mago de éxito, y creo que soy mejor que Mónica en ese campo. Pero en lo que respecta a otras áreas, no creo que te llegue ni a las suelas de los zapatos.”

 

Mónica se sorprendió al oír que el tono de voz de su hermano, al que admiraba, se volvía amargo.

 

“Eso no es cierto. Si Nii-san estudiara en serio, los conocimientos que yo he adquirido serían…”

“Si realmente estudiara, probablemente no sería ni la mitad de bueno que tú. Probablemente tú aprenderías tres veces más antes de que yo pudiera terminar de leer un solo libro.”

 

Raymond pensaba que su hermana, que podía leer y memorizar libros varias veces más rápido que los demás, era mucho más hábil. Sólo que a ella le faltaba un poco más de poder mágico para convertirse en una maga de la corte.

 

“Me impresioné cuando me enteré de que estabas enseñando magia y conocimientos a los niños. Creo que eso es mucho más significativo y adecuado que convertirse en un mago de la corte.”

“¿De verdad?”

“Tch. Es un trabajo que permite a los niños soñar con su futuro. A mí nunca se me permitió vivir de esa manera.”

 

Mónica se sorprendió. Ella no había pensado que su hermano, al que tanto había admirado, pensara así. Era como si no quisiera ser un mago de la corte en absoluto.

 

“Nii-san, tú…”

“Raymond.”

 

Fue cuando Mónica abrió la boca para preguntarle eso a su hermano. Desde una pequeña distancia, alguien llamó a su hermano. La persona que le llamó era un hombre con una capucha gris sobre los ojos: su padre, el vizconde Reynard.

 

“Oops, papá quiere verme, así que mejor me voy.”

“Sí.”

 

Raymond se levantó con un pequeño chasquido de lengua y le dio una palmadita en la cabeza a su hermana.

 

“Por cierto, ¿cómo te va con los chicos? ¿Ya has encontrado a alguien que te guste?”

“¡Ah! ¡Espera, Nii-san!”

“Jajaja, era una broma, una broma.” Raymond comenzó a caminar hacia la mansión junto a su padre, riendo alegremente mientras hacia un chasquido de lengua. “Bueno, hablemos de nuevo a la hora de la comida.”

 

Mirando hacia atrás una vez, Raymond saludó con la mano a Mónica. Ella también hizo un pequeño saludo y le dirigió una sonrisa a su hermano.

 

Y… esa fue la última vez que Mónica vio a Raymond con vida.

 

 

Su padre y su hermano no aparecieron en la cena. Aunque no llegó a ser magistrado, su padre Reynard fue también un excelente mago que contribuyó al imperio como mago de la corte hasta que sucedió al vizcondado. Fue una pena que Mónica no hubiera podido compartir la mesa con su hermano, porque a menudo había estado absorto en sus investigaciones, y ella y su madre cenaron juntas.

 

“¿Mónica? Lo siento, pero ¿puedes llevarle esto a tu padre y a Raymond por mí?”

 

Su madre preparó sándwiches para los dos, que seguían encerrados en el laboratorio del sótano, y le pidió a Mónica que los llevara. Los sándwiches podían comerse mientras ellos trabajaban. Mónica puso los bocadillos, una jarra de vino para calmar la sed y dos tazas en una bandeja y bajó al laboratorio del sótano.

 

Luego abrió la puerta.

 

No recordaba bien lo que pasó después. Un olor a sangre le asaltó la nariz. La imagen de su hermano Raymond, tumbado de espaldas en una plataforma similar a una cama con una mirada de agonía en su rostro; su corazón extraído. Su madre, al oír el ruido de los frascos y platos rotos que Mónica había dejado caer, bajó corriendo las escaleras, miró dentro y gritó.

 

Y entonces su padre, Raynard von Hoffman, desapareció aquella noche.

 

◇◆◇◆◇

 

“Muchos grimorios valiosos desaparecieron del laboratorio de mi padre.”

 

Monica no tenía el talento suficiente para convertirse en maga de la corte, pero tenía una memoria extraordinaria. Podía recordar los títulos de la mayoría de los libros que estaban alineados en la habitación de su padre. Sin embargo, estos libros no estaban disponibles en las librerías ordinarias. Ni siquiera podía encontrarlos en las bibliotecas de los señores locales o de los adinerados. Sin embargo, podía encontrar algunos libros que mencionaban estos grimorios. Sospechaba que su padre, Reynard, había estado estudiando magia prohibida. Su hermano, Raymond, podía haber sido asesinado como sujeto de prueba para los experimentos de Raynard.

 

Para confirmarlo, Mónica se cortó su largo cabello, se vistió de hombre y fue a Simurgh, haciéndose pasar por Raymond. Si fuera un mago de la corte, tendría acceso a la gran biblioteca del Palacio Imperial, que contaba con la mayor colección de libros del Imperio. Además, era necesario ocultar el hecho de que el jefe de la familia del vizconde había matado a su hijo. Si Raymond no prestaba servicio en el palacio imperial durante algún tiempo, aunque hubiera sido invitado por el cuerpo de magos de la corte, se corría el riesgo de que enviaran a alguien y se descubriera la situación.

 

Por estas razones, Mónica decidió hacerse pasar por Raymond. Afortunadamente, un amigo suyo de la escuela de caballeros pudo ayudarla a colarse en la Orden de los Magos de la Corte. Había un total de trescientos magos de la corte en el Imperio. De estos, unos cincuenta estaban apiñados en la capital imperial, y los demás estaban adscritos a los territorios de los nobles del imperio y escuelas privadas construidas en varios lugares.

 

Raymond también trabajó como profesor en una escuela construida por los señores locales. Justo antes de regresar a la capital imperial, había sido profesor en la universidad Cliffdorf, la familia principal. Después de siete años, poca gente recordaría el rostro de Raymond. Aparte de los diez mejores magos de la corte a quienes se les había dado asiento de magistrado y se les permitía asistir a las reuniones con el emperador, los otros magos de la corte a menudo se asignaban individualmente para investigaciones. Y Mónica, gracias a su colaborador, pudo infiltrarse en los Magos de la Corte como Raymond.

 

◇◆◇◆◇

 

Cuando vio por primera vez la escuela de caballeros en el antiguo palacio imperial, quedó impresionada y abrumada por el tamaño del edificio y los terrenos. El mármol blanco y los techos altos. Las personas ricamente vestidas que parecían ser de la nobleza, los burócratas y sirvientes que servían al palacio, y los caballeros de la corte que ocupaban lugares importantes.

 

El corazón de Mónica latía desbocado mientras se disfrazaba de hombre y fingía ser Raymond, temiendo que su disfraz pudiera ser descubierto en cualquier momento.

 

De todos modos, el palacio imperial era enorme.

 

Había un largo camino hasta el laboratorio que Mónica había recibido como Raymond. Tenía una gran bolsa de cuero hinchada. El peso de la bolsa entumeció por completo los brazos de Mónica, que no era muy adinerada, pero seguía siendo la hija de la familia del vizconde. No se había traído a ninguno de los sirvientes, ya que los había dejado en casa para cuidar de su madre, que se había derrumbado tras ver el cadáver de su hermano.

 

Quería ponerse a llorar, pero estaba demasiado cansada, ansiosa y nerviosa para pedirle a alguien que la ayudara. Dejó su mochila en el pasillo y respiró profundamente. Justo cuando se frotaba las manos entumecidas para descansar, los ojos de Mónica se abrieron de par en par. Un joven con un nostálgico uniforme de la escuela de caballeros. En el palacio imperial, destacaba claramente de su entorno. Al mirarlo más de cerca, el rostro del joven también era suave y sencillo. No parecía un noble. Era más joven que Mónica, y sin duda ni siquiera conocía el rostro de Raymond. Entonces…

 

“¡Oye tú, el de ahí!” Mónica no pudo evitar llamarle.

 

…Lo siento, pero ¿podrías ayudarme a llevar mi bolsa? Tratando de continuar, Mónica se quedó con la boca abierta. El joven se dio la vuelta y vio a su lado a una sirvienta de alto rango.

 

Estaba escondida en la sombra del joven y no podía ser vista desde la posición de Mónica. Sólo después de haberle llamado se dio cuenta de la presencia de la sirvienta, e interiormente se sintió impaciente.

 

“No pareces ser un noble, pero el hecho de que puedas entrar en las profundidades del palacio significa que perteneces a una familia de caballeros… Menos mal. Estoy teniendo problemas, ya que parece que mi sirviente se ha extraviado.”

 

Recordó el tono de voz de los nobles de alto rango que solía ver en la capital imperial cuando asistía a la escuela de caballeros, y se esforzó por imitarlo.

 

“Mira esto. Este vasto y magnífico palacio. Es ciertamente lo que se podía esperar de un Emperador. Sin embargo, esta inmensidad me está causando unos cuantos problemas en este momento.”

“Eh…”

 

De repente, Mónica se dirigió al joven y a la sirvienta, ambos con una expresión de desconcierto en sus rostros.

 

“Me nombraron mago de la corte esta primavera, pero el equipaje que tengo que llevar es demasiado pesado. Yo soy un erudito. Es indigno de mí realizar trabajos manuales. Me gustaría convertirte en mi sirviente.”

“Sirvie— ¿Eh? ¿¡Un sirviente!?”

“Este personaje es el caballero guardián de la princesa. Ni siquiera a un noble se le permite darle órdenes.”

“Gracias por venir a ayudarme. Estoy seguro de que sería horrible si llegara tarde en mi primer día.”

 

Se sorprendió al saber que aquel joven apuesto era un sirviente de Su Alteza Imperial, pero fingió no oírla y habló de corrido, mientras la sirvienta fruncía el ceño con desagrado.

 

“Por lo tanto, me ayudarás a llevar mis pertenencias.”

“Como he dicho…”

“Sí, sí, lo entiendo.”

 

Ella asintió con un movimiento tan grande que pensó que estaba exagerando. El corazón de Mónica latía tan fuerte que pensó que podrían oírlo. Las piernas le temblaban con fuerza. Para disimularlo, se arrodilló y tomó la mano de la sirvienta.

 

“Por supuesto, no le estoy diciendo que lo haga gratis. Permítanme presentarme: Soy el vizconde Raymond von Hoffman. Puede que no lo parezca, pero tengo conexiones con el Marqués Cliffdorf, así que estoy seguro de que le conviene conocerme personalmente. Oye, tú eres muy atractiva.”

 

También mencionó al Marqués Cliffdorf, la familia principal a la que el Vizconde Hoffman pertenecía. La Casa Hoffman era una familia noble rural, pero la del Marqués Cliffdorf era una Casa que contaba con una larga historia en la Capital Imperial. Estaba segura de que no habría un escrutinio innecesario. No quería aprovecharse de esa manera de la influencia de otros, y realmente se odió por ello, pero no podía ser de otra forma. La sirvienta frunció el ceño al escucharla. Las palmas de sus manos sudaban por el nerviosismo.

 

“Muy bien. Le ayudaremos con sus pertenencias, Vizconde Hoffman.”

“Eh, ¿Wynn-sama?”

“No hay problema. Parece que Su Alteza Cornelia aún no ha regresado, y yo volveré en cuanto le haya ayudado con su equipaje.”

 

Mónica, que se había sentido con ganas de ponerse a rezar, casi perdió todas sus fuerzas por el alivio. Sin embargo, se apresuró a levantarse, tensó su rostro aflojado y, manteniendo una actitud altiva, le hizo una advertencia al joven llamado Wynn.

 

“Ten cuidado con eso. Ni se te ocurra ponerle las manos encima a lo que hay ahí dentro. Los plebeyos tienen manos notoriamente pegajosas.”

“Vizconde Hoffman, eso es un poco extremo. ¡No hay nadie en este palacio que se atreviera a cometer semejante insolencia!”

 

‘Oops… ¿he dicho demasiado?’

 

El tono severo de la sirvienta hizo que Mónica se preguntara si había ido demasiado lejos.

 

“Está bien.” Dijo el joven llamado Wynn con una sonrisa.

 “¿Su ama emplea comúnmente a sirvientes tan maleducados? Será mejor que recuerdes tu lugar. Hablando de eso, ¿qué están haciendo mis sirvientes? No puedo dejar que los plebeyos se encarguen de esto.”

 

Empezó a pensar que se estaba pasando de más, pero no podía dejar de actuar ahora que había llegado hasta aquí.

 

“Oh, claro, no he tenido el placer de oír tu nombre.” Aunque estaba nerviosa por dentro, trató de poner su mano en el hombro de la sirvienta como si estuviera acostumbrado a las mujeres, pero fue fácilmente rechazada.

“Ah, oye…”

“Tengo trabajo que hacer. Por favor, no retenga a Wynn-sama por mucho tiempo.” Con eso, la sirvienta hizo una ligera reverencia hacia Mónica y se dirigió de nuevo al pasillo.

 

‘¡Lo hice!’ Se volvió hacia Wynn, gritando con placer en su corazón.

 

“Entonces, ¿hacia dónde debería llevarlo?” El joven, de aspecto serio, no mostró ningún enfado ante las repetidas molestias de Mónica, sino que la esperó con su pesada bolsa.

 

Como hacía Raymond, chasqueó la lengua y se alejó por delante de Wynn mientras le decía “por aquí”.

 

Lo siento, lo siento, lo siento… Repetía palabras de disculpa en su mente. Definitivamente iré a disculparme con él más tarde.

 

 

Después de tal incidente, la vida de Mónica en el Palacio Imperial como Raymond comenzó. La gran biblioteca del palacio imperial, que era el objetivo de este proyecto, contenía casi todos los libros publicados en la capital imperial. Todos los días, Mónica iba a la Gran Biblioteca a buscar los libros que había recordado de su memoria y los leía de cabo a rabo.

 

◇◆◇◆◇

 

“Es por eso que se acercó a mí…” Wynn murmuró al escuchar la historia.

“Pensé que algo andaba mal en ese momento. En el palacio imperial, hay sirvientes que se encargan de los nobles que vienen al palacio por primera vez. Tendría que haber habido alguien que le mostrara el lugar.”

“Pero esa persona podría haber conocido a mi hermano por algún documento. Así que traté de evitarlo lo más posible.”

“¿Quién es la persona que dices que la ayudó?”

“Fui yo.”

“Hermano…”

 

El que respondió a la pregunta de Cornelia fue Alfred, que entró en silencio en la habitación de Cornelia. Mary, que había estado en la habitación esperando, hizo un profundo saludo, y Wynn y Locke también se levantaron apresuradamente y saludaron.

 

“Mónica y yo fuimos compañeros de clase en la escuela de caballeros.”

 

Mónica bajó la mirada y agachó su pequeña cabeza. Los ojos de Alfred asintieron hacia ella; una luz suave en ellos.

 

“Así que por eso fue capaz de colarse en el Cuerpo de Magos de la Corte con tanta facilidad…” murmuró Locke en voz baja. Si Su Alteza Real el Príncipe Heredero pudiera prestar su ayuda, ciertamente sería más fácil para la persona colarse.

“Sin embargo, el mago Raymond van Hoffman está exento de la obligación de asistir a reuniones y cosas por el estilo por una orden especial mía. Para desviar la información proveniente de los Caballeros. Solo pude hacer esto.” murmuró Alfred disculpándose, y los ojos de Cornelia se abrieron un poco. Era raro que su hermano expresara honestamente tales sentimientos con palabras.

“No, su ayuda es suficiente. Su Alteza…” Mónica se puso la mano sobre la boca y dio las gracias. Había lágrimas débiles en sus ojos.

“Ya veo. Por eso su figura fue vista en los barrios bajos.”

 

Ella había oído que los secuestros eran frecuentes no sólo en la Ciudad Imperial, sino también en los barrios bajos, y había estado investigando por su cuenta. Mónica asintió y se volvió hacia Wynn.

 

“…Sirviente Wynn. Cuando una vez me preguntaste qué tipo de libros leía, te respondí que estaba investigando sobre el Rey Demonio y los demonios.”

 

Wynn asintió. Eso pasó cuando se encontraron en los campos de entrenamiento del Palacio Imperial.

 

“Muchos de los libros que desaparecieron de los archivos eran sobre el Rey Demonio y los demonios. ¿Lo sabías? El Rey Demonio se manifestó una vez entrando en un cuerpo humano.”

“El Rey de Thane, creo.”

 

Leticia se lo contó una vez.

 

“Es posible que mi padre estuviera investigando el asunto. La infusión de una forma de vida de una dimensión superior en el cuerpo de un humano actuando como recipiente…”

“Eso es lo que investigaba Sarah Ferrule…”

 

Cornelia se tapó la boca con la mano, sorprendida. Los dos, Wynn y Leticia, intercambiaron miradas. Podría tener relación con el robo del legado de Conrad Heisenberg del que habló el príncipe heredero de Lyon, Raúl, el Santo de la Espada.

 

“Yo también lo pensé.”

“¿Por qué esto no se ha investigado aún?”

“El Vizconde Hoffman pertenece a una Casa prominente que también está relacionada con el marqués Cliffdorf. En cuanto al estudio del Rey Demonio y los demonios, no es raro que los magos lo estudien. Para juzgarlos, necesitamos pruebas claras.”

“Si se trata de pruebas claras, ¿qué hay de los cargos del asesinato de su hijo?”

“Si es así, la Casa del vizconde Hoffman sería ciertamente derrumbada, pero la gente que esté moviendo los hilos por detrás se esfumará.”

 

Alfred miró las caras de todos mientras le respondía a Cornelia.

 

“Seguimos necesitando pruebas claras. Así que estoy seguro de que Royce nos informará de todos modos, pero ustedes, incluida Cornelia, recibirán una orden. No, debería decir que es una orden para Leticia-dono. Pero antes de eso, al menos primero debemos encargarnos de los que están al acecho en la oscuridad de la Ciudad Imperial.”


Gente, si les gusta esta novela y quieren apoyar el tiempo y esfuerzo que hay detrás, pueden apoyarme donando a través de Paypal por la plataforma Ko-fi: https://ko-fi.com/frizcop

1 comentario: