viernes, 5 de marzo de 2021

Salón de Belleza Erógeno Vol. 3 Capítulo 2 - Incienso del Caminante Onírico

Salón de Belleza Erógeno

Vol. 3 Capítulo 2 - Incienso del Caminante Onírico

 

Sólo tres días después de la visita de Juri al salón, los turnos de Kazuki en MONM se habían ajustado para soportar mejor sus sentimientos por ella.

Seguían reservando el tiempo suficiente para lidiar con su excesiva libido, pero le daban unas horas de tiempo libre cada tarde para que pudiera ir a reunirse con Juri. Sabía que tenía que aprovechar ese tiempo, pero…

“Uf. Hoy he estado muy ocupado en el trabajo”, dijo mientras estaba tumbado en su gran cama aquella noche.

Las sirvientas súcubo de la mansión se aseguraban de que siempre tuviera sábanas limpias y el aroma del suavizante le tentaba a quedarse dormido. Enterró la cara en las sábanas para disfrutar de la sensación de suavidad y el dulce aroma y cerró los ojos para asegurarse de estar descansado para mañana.

“No estabas ocupado, amo. Te dieron tiempo libre, pero lo desperdiciaste al seguir trabajando hasta el cansancio. No eres más que un adicto al trabajo bueno para nada.”

“Gh… Luca, ¿por qué me pisas?”

Luca le pisó la nuca para presionar su cara contra la cama. Él protestó, pero ella lo ignoró, le dio la vuelta, le quitó el pijama en un instante y le pisó la entrepierna a través de la ropa interior.

“Ahh… oh, hyah… o-oye, ¿qué estás haciendo? Khh.”

“Si realmente estuviste tan ocupado, pensé que no habrías tenido tiempo de correrte, así que, en un acto de bondad no merecida, estoy comprobando tus niveles de calentura con la clásica prueba de ‘pisar su polla’. Y como era de esperar, estás duro como una roca. Quédate así y tus pelotas podrían reventar antes de la mañana.”

“Así no es como… funciona. Ahh, ahh…kh.”

Las piernas de Luca eran tentáculos, por lo que segregaban una baba afrodisíaca que llegó al pene de Kazuki a través de su ropa interior. Su ropa interior y su pene se empaparon en poco tiempo y el más mínimo movimiento del pie de ella producía sonidos lascivos y enviaba un intenso placer a través de su entrepierna.

“Ahh, hhh… oh, ohhh… Lu-Luca… ¡ah!”

Ella pisó dulcemente su polla dura como una roca para disfrutar de la sensación bajo su pie, acariciando la vara mientras lo hacía. Los dulces gemidos de él provocaron una fina mueca en el frío rostro de Luca y otro tentáculo le frotó el pecho y le pellizcó los pezones.

“¿De verdad te excita que tu sirvienta te pise antes de dormir? ¿No hay cura para un masoquismo tan descarado? Y si estás gimiendo a menos de 10 segundos, debes ser tan rápido como siempre.”

“Ahhh, hhhh… eso no es culpa mía… ohh, oh, ahhh… eso es tan bueno en mis pezones… ah, hh, ghhhh.”

Sus caderas se movieron solas mientras empujaban hacia arriba para frotar su polla contra la parte inferior del pie de Luca. Las ventosas de su tentáculo succionaron los pezones de él, enviando un caliente cosquilleo a través de ellos. El placer le hizo tensar los dedos de los pies y apretar las nalgas, por lo que ya iba camino de la eyaculación. Luca sonrió felizmente mientras la cara de Kazuki se retorcía patéticamente de placer.

“Ahora, córrete ya. La niña que llevo está mirando, así que muéstrale lo patéticamente rápido que es su papá. Muéstrale lo pervertido que es el amo de su mamá.”

“¡Ghh, ahhhhh! Me estoy corriendo, Luca, ¡me estoy corriendo! ¡Nhhhhhh!”

Los insultos de Luca lo llevaron fácilmente al límite, por lo que la cabeza de su temblorosa polla se hinchó y la uretra se abrió. Justo antes de que su placer lechoso saliera en erupción, el pie de Luca se transformó en un tentáculo pegajoso que a su vez se transformó en un tubo que se retorcía como una vagina y que se tragó su carne masculina.

“Ahhhhhhn, agh, hhh… ¡está chupando!”

Hoy no había eyaculado lo suficiente, tal y como ella había sugerido antes de empezar, así que el placer fue suficiente para deslumbrar su visión mientras su polla temblaba una y otra vez mientras disparaba la prueba de su derrota. El tentáculo de escila lo cubría por completo como un preservativo, por lo que aspiró hasta la última gota. Cada disparo que entraba en el tentáculo hacía que un temblor subiera por su espalda y su cara se derritiera de placer sádico.

“Continúa. Derrocha hasta la última gota de ese semen hasta que estés satisfecho. No te mereces un ejercicio tan lujoso antes de dormir.”

El coño-tentáculo se movió hacia arriba y hacia abajo para chupar su polla como una bomba. Él sucumbió al poder de Luca y levantó las caderas como si estuviera haciendo un puente. No pudo evitar empujar el tentáculo con todas sus fuerzas. También podría haber empujado hacia un juguete sexual sostenido por el pie de una chica, pero dejar que ella lo viera hacer algo tan patético sólo aumentó el placer y su deseo continuó sin cesar.

“Nhh, ahh… ¿te quedaba algo tan espeso dentro de ti antes de irte a dormir? Tu libido masoquista no tiene límites, amo. Hh, ahh… nhh .”

Luca gimió dulcemente y su cuerpo se estremeció con una mirada de éxtasis en su rostro mientras tragaba todo el semen dentro de su tentáculo. Su expresión sexual y su voz y sus acaloradas respiraciones hicieron que el pene de Kazuki palpitara extrafuerte y bombease aún más semen espeso en su interior.

“Ohh… nhh, ohhhh… ahhh… me estás ordeñando por completo… ghh.”

Su mente se quedó en blanco por el placer mientras ella succionaba hasta la última gota y seguía chupando la sensible carne. Todo su cuerpo se estremeció y sus pezones se habían puesto dolorosamente erectos ante los tentáculos que los acariciaban.

“Con esa expresión y voz indulgentes y con la forma en que tu polla baila alrededor, sólo puedo concluir que has nacido para que se den un festín los súcubos. Deberías tener cuidado con los súcubos extraviados, mi pervertido… quiero decir, mi amo.”

“Um… te equivocaste a propósito, ¿no? Oh, ohhh, ¡me estoy corriendo!”

Cuando soltó un último y espeso chorro de semen, ella finalmente lo liberó del tentáculo. Su pene brillaba con la baba del tentáculo y parecía más bien que estaba a medio camino de otra erección que se estaba quedando flácida. Ella lo miró brevemente y luego se arrodilló y enterró su cara en él de forma exasperada.

“Nh… ahh, nhh… ¿cómo se siente eso?”

“Gh… kh, ahh… se siente muy bi… ¡ay!”

Ella le apretó las pelotas como diciendo “no, eso no.”

“Pwah, ahh… lo que quería decir es, ¿puedes pensar con claridad ahora que te he dado un poco de alivio aquí abajo?”

No había necesidad de preguntar qué quería decir. Sólo había una cosa en la que necesitaba pensar ahora mismo.

“Sí… pero en realidad he estado pensando en esto todo el tiempo.”

“Mis disculpas, mi fraseo fue poco claro. Te estoy preguntando si esto ha abierto suficiente espacio libre en tu cerebro para que consideres realmente hacer algo en lugar de sentarte a preocuparte por ello.”

“…Lo ha hecho.”

Los otros súcubos probablemente habían estado pensando lo mismo, pero habían evitado cuidadosamente decirlo. Pero eso no significaba que Luca estuviera siendo desconsiderada. De hecho, estaba siendo más considerada que cualquiera de ellos al hacer esto.

“Perdona si te he preocupado… y perdona por las molestias que he causado.”

“Andar por la mansión con un aspecto tan sombrío arruina el paisaje y andar así por el salón arruina el ambiente. Simplemente he presentado una queja para que eso no continúe.”

Ella hablaba con dureza y mantenía una expresión inexpresiva, pero él se daba cuenta de que sólo lo decía porque le quería. Como prueba, cuando él le frotaba suavemente la cabeza o la mejilla mientras ella se afanaba en chupársela, ella entrecerraba los ojos como un gato.

“Hoy se hace tarde, pero mañana me pondré a trabajar de verdad en esto.”

“Deberías haberlo hecho ya, pero te daré hasta mañana como agradecimiento por una comida de semen tan espesa y abundante.”

Una vez que terminó de hablar, ella lamió toda la baba y el semen de la polla dura como roca de Kazuki y la liberó de sus labios con sólo la saliva cubriéndola.

“Asegúrate de mantenerte caliente mientras duermes. El otoño no ha hecho más que empezar, pero las noches se están volviendo frías y podrías resfriarte.”

“¿Eh? ¡Espera, espera, espera! ¿Me vas a dejar así?”

“Así”, por supuesto, él se refería a la lanza masculina que ella había devuelto a la erección completa con su boca y su lengua. Ella lo miró, pero abandonó de mala gana la cama y empezó a salir de la habitación.

“Me encantaría hacer más, pero por favor descansa así. Si realmente no puedes soportarlo, entonces por favor, córrete en tus sueños.”

“¡Eso es sólo un sueño húmedo! Vamos, por favor, Luca.”

Los tentáculos de Luca empezaron a levantarse al ver lo patéticamente que le suplicaba, pero en lugar de volver a acercarse, ella se inclinó frente a la puerta.

“Buenas noches y dulces sueños.”

“Maldita sea, ¿en serio? Buenas noches.”

Después de ver a la sirvienta salir de su habitación, el amo se metió malhumorado bajo las sábanas.

 

Kazuki recordó que ya le había sucedido algo similar.

Se había quedado dormido en su cama, pero luego se encontró con un sueño maravilloso en el que estaba en otro lugar completamente distinto y Juri se la chupaba por alguna razón. Pero el mundo en el que se encontraba ahora parecía demasiado real, nada que ver con un sueño.

“¿Por qué estoy aquí?”

Para distraerse del anhelo que le había dejado Luca, había estado pensando en cómo iría a encontrarse con Juri mañana, pero debió de quedarse dormido antes de llegar a una respuesta. Reconoció que era la habitación de Juri y supo que tenía que estar soñando, pero nunca había tenido un sueño que se sintiera tan real.

Su mente se sentía totalmente despierta, podía ver todo con claridad y podía moverse libremente. Podía distinguir el aire en su piel y el dulce aroma de la habitación, por lo que se sentía extrañamente ansioso, como si realmente estuviera visitando la habitación de Juri.

“¿Estaba pensando demasiado en ella? No, probablemente sea una coincidencia.”

Miró a su alrededor y no parecía tan diferente de cuando la había visto en la primaria. El número de objetos personales había aumentado, pero seguía teniendo la misma sensación de sencillez.

Cuando echó un vistazo casual por la ventana, se sorprendió al no encontrar nada ahí fuera. Todo estaba cubierto por una bruma blanca, como si se hubiera instalado una espesa niebla, y no parecía que la ventana pudiera abrirse.

“¿Estoy atrapado aquí?”

Eso sería normalmente un pensamiento preocupante, pero simplemente se sentó en la cama y miró hacia la puerta, ya que le parecía la única entrada. Realmente estaba atrapado si no podía abrirla. Eso le pareció un último recurso, así que lo dejó de lado por ahora. En su lugar, buscó la cómoda.

“¡Oh… ohhhhhhhh! Pensé que ella sólo tendría ropa de niña pequeña ya que esto se basa en mis recuerdos, ¡pero esto es un tesoro!”

No se podría llamar exactamente “colorido”, pero la linda ropa interior, mayormente blanca, estaba prolijamente doblada y contenida en su interior. Era todo un tipo de lencería muy pura, pero eso sí, parecía lo que tendría Juri. Cedió a la tentación y sacó una de ellas. Enterró la nariz en ella y respiró profundamente.

“Sí, más o menos lo que esperaba. Sólo huele a detergente o a suavizante.”

Él tenía cierto interés en la ropa interior femenina en sí, pero prefería que estuviera puesta en alguien o recién quitada. Sin embargo, esto le decía algo. Este podría ser un mundo de ensueño, pero no era un mundo ideal en el que todo lo que quería se hacía realidad. Probablemente estaba basado en la habitación real de Juri.

“Ahora, la pregunta es por qué estoy aquí. O por qué me han traído aquí, supongo.”

¿Estaría el culpable fuera de la habitación? Todavía era posible que no pudiera salir, por supuesto. Con eso en mente, se acercó a la puerta y alcanzó el pomo.

Fue precisamente entonces cuando la puerta se abrió.

“Oh, es Kazuki. Realmente has venido .”

“¿Qué…?”

Retrocedió sorprendido cuando la puerta se abrió sin previo aviso, pero entonces sus ojos se abrieron aún más.

Juri no le había invitado a su habitación desde que entraron en el instituto, y aquí estaba él, dentro de ella sin permiso, pero la propia Juri no parecía ni remotamente enfadada. De hecho, sonrió, extendió los brazos de forma acogedora y se precipitó hacia él.

“Kaaazuki . Vamos, besémonos. Quieres hacerlo, ¿no? Nh, hhh .”

“¡¿Mhh!? ¿H-Hyuri? Gh, hh.”

Esto se sentía demasiado bueno para ser verdad incluso para un sueño, pero ese pensamiento se desvaneció ante la dulzura del inesperado beso. Sintió su calor, su suavidad, sus encantadoras respiraciones y sus apasionados pero torpes movimientos de lengua.

(Oh, ohh… ohhhh. ¿Qué es esto? Se siente demasiado real para ser un sueño.)

Realmente se sentía como si estuviera abrazando y besando a la verdadera Juri. Sacó la lengua y ella abrió la boca para aceptarla, enredó su propia lengua con ella y movió la cabeza hacia delante y hacia atrás para acariciar su lengua con los labios.

(Nh, mhh… esto no parece un sueño… ahh… pero este beso es tan frontal… y lleno de emoción cruda. Maldita sea, es bueno.)

El apasionado beso tenía la misma sensación de amor que los que le daban los súcubos. No era para nada típico Juri, así que la emoción honesta funcionaba en contra de las sensaciones realistas. Las sensaciones físicas eran tan crudas, pero ¿realmente Juri se entregaría a un beso tan cariñoso? Él estaba confundido, pero entonces el beso se hizo aún más intenso.

Los sonidos indecentemente húmedos salían no sólo de sus bocas y labios, sino también de sus barbillas, cuellos y pechos, mientras caían toneladas de babas. Eso le llenó de deseo masculino, por lo que su polla se puso erecta en poco tiempo. Estaba notablemente dura incluso a través de sus pantalones y se frotaba contra el bajo vientre de Juri.

“Ahhn… mh, pwah . Está muy duro.”

Esa sensación de dureza simbolizaba todos los actos indecentes que él sabía ella odiaba, pero en lugar de apartarse, se empujó contra ella para frotarla a través de su ropa con su cuerpo.

“Esto significa que quieres hacer ese tipo de cosas conmigo, ¿no? Por eso está tan duro, ¿verdad? Jee, jee ♥. Siento haberte hecho esperar tanto, tanto tiempo para esto, Kazuki.”

Su disculpa se mezcló con algunos besos y también estaba girando sus caderas para acariciar suavemente el pene de Kazuki a través de su ropa. Aquel acto devoto y sexual era descaradamente diferente del comportamiento habitual de Juri. Pero si esto era realmente un sueño, tendría sentido que la Juri de aquí le diera lo que quería.

(Esto es un sueño, ¿no? Pero no me estoy despertando. ¿Es realmente un sueño?)

No recordaba haber ido a la habitación de Juri y su último sueño húmedo con ella había terminado con él despertando para descubrir que el placer venía de Luca arrastrándose en la cama con él.

Usando eso como guía, ideó un plan.

(¡Si esto es lo mismo, lo sabré cuando me corra!)

Dejó de pensar demasiado en ello, ya que descubriría la verdad si se permitía disfrutar de la situación. Abrazó aún más el suave cuerpo de Juri y se puso a trabajar para quitarle la ropa. No estaba seguro de si se trataba de su pijama o sólo de lo que llevaba en su habitación, pero le bajó la cremallera de la chaqueta de chándal e hizo lo mismo con los pantalones cortos. Ella captó su plan para entonces, así que sonrió entre besos e hizo lo mismo con él.

“Nh, mhh… jee, jee, vamos a quitarte esa ropa ♥.”

Le desabrochó el cinturón y dejó caer sus pantalones mientras colocaba sus dedos en su polla a través de su ropa interior. Su pequeña mano masajeó suavemente y acarició lentamente esa cosa mientras palpitaba dolorosamente fuerte. Su mano se movía torpemente, pero el hecho de que ella le acariciara la polla mientras lo besaba lo excitaba lo suficiente como para pensar que iba a explotar sólo con eso.

“Ahh, está realmente dura, ¿verdad? ¿Siempre estuvo así de grande y dura mientras estudiabas conmigo? ¿Estabas pensando en cómo querías que lo hiciera?”

“Gh… ahh, ahh… sí lo era…y sí lo estaba.”

Separaron sus labios lo suficiente como para hablar, pero también sacaron sus lenguas y las enredaron mientras la saliva goteaba. Eso y el roce de su erección hicieron que líquido preseminal se filtrara, por lo que su ropa interior se mojó más y más mientras palpitaba. Ella no tardó en sentirlo en su mano.

“Ahn… es tan pegajoso. Estos son tus jugos lascivos, ¿no?”

Cada vez que ella le susurraba con esa sonrisa derretida, sus alientos dulces y calientes le llegaban y entraban en sus pulmones por la nariz. Se sentía mucho más real que un sueño, por lo que el corazón de Kazuki latía con fuerza, y empujaba sus labios contra los de ella como si fuera succionado. Ella lo aceptó con una sensación de calor y su suave lengua.

“Hyah… nh… wow, Kazuki… sigue palpitando y creciendo… realmente eres como una bestia salvaje.”

Eso sería normalmente una crítica, pero la habitual mirada de fuerza de voluntad en los ojos de Juri se había fundido con el deseo. Cada vez que la lengua de Kazuki rozaba la de ella, los ojos de ella se entrecerraban con alegría, y frotaba sus caderas contra él aún más. Y mientras le estimulaba la polla con la mano y la parte baja del estómago, su otra mano agarró la de él y la guio hacia su entrepierna.

“Nhh… una bestia salvaje como tú… está interesada en esto, ¿verdad? Te conozco, así que sé que quieres hacer algo más que desnudarme. Jee, jee. Está bien. Puedes hacerlo.”

Los dedos de Juri estaban cubiertos del fluido caliente que parecía haber sido exprimido de la carne sexual de Kazuki.

(¿Ohhh!? ¿Hablas en serio, Juri?)

En el instante en que se dio cuenta de que estaba tocando su coño, el placer se disparó desde sus dedos, subiendo por su brazo, y hasta su cerebro. Ella sonrió y sacó la lengua de forma indecente.

“Nh… ah, tus dedos están duros también . Vamos, puedes hacer lo que quieras conmigo ahí abajo.”

Ella dejó escapar un dulce gemido mientras movía los dedos de él con su mano para hacer que revolviera su raya sexual. Su vagina estaba mucho más húmeda de lo que él esperaba sin más que besarla, por lo que los dedos enterrados en su carne sexual se empaparon en poco tiempo.

“Juri… ahhh… ¿qué está pasando? Es increíble.”

No era la primera vez que tocaba un coño, pero era una experiencia mucho más emotiva cuando era el de su enamorada. Su carne era tan suave como un esponjoso bizcocho, así que la más mínima presión permitía que sus dedos se hundieran en él mientras salía más néctar caliente. Ni siquiera necesitó recogerlo. Tocarla fue suficiente para obtener tanto néctar femenino en sus dedos que se sintió como si ella le estuviera haciendo una mamada a sus dedos.

(Ahh, maldita sea. ¿Cómo puedo resistirme a esto?)

Ya era bastante agradable que ella moviera sus dedos así, pero ¿cuánto mejor sería si él mismo le metiera los dedos?

Ese pensamiento le llevó a mover los dedos para rozar su mano. Un temblor recorrió inmediatamente el cuerpo de Juri y tanto néctar se derramó desde lo más profundo de su vagina que parecía que se había orinado encima. Sus bragas aún estaban bajadas alrededor de sus muslos, por lo que los jugos que goteaban las empaparon rápidamente. Cuando movió las caderas para escapar de la sensación de pegajosidad, su néctar salpicó lo suficiente como para cubrir la mano de Kazuki.

“Ahhn… ah, ahhh… Kazuki…”

“Oh, lo siento. ¿Ha sido demasiado?”

Él estaba preocupado, ya que ella no tenía experiencia sexual, pero rápidamente negó con la cabeza.

“No, se sintió muy bien . Entonces hazlo más. Enséñame todo tipo de cosas que no conocía. Me dije a mi misma que te haría esto cuando nos reencontráramos.”

Ella tenía un temblor en su voz y la mano que acariciaba la polla de Kazuki finalmente se deslizó dentro de sus boxers para jugar con ella directamente.

“Te devolveré el favor dándole placer a esta cosa, así que por favor .”

Ella lamió su lengua extendida y dejó que su saliva goteara hasta cubrir su mano y el pene de Kazuki. La saliva espumosa hizo un sonido indecentemente pegajoso mientras ella la usaba como lubricante para aumentar el placer de la fricción.

“Tu pe-pene es increíble . Está tan duro y caliente. Está palpitando como si tuviera mente propia y sigue creciendo. Mira, ni siquiera puedo rodearlo con mis dedos.”

El pene era demasiado grueso para que el anillo de sus dedos cupiera alrededor, lo que significaba que sólo estaba sujetando una parte, pero cuando deslizaba su mano hacia arriba y hacia abajo de esa manera, parecía estar ordeñando el semen desde lo más profundo de su uretra. También frotó la baba en su carne sexual como si la estuviera marcando como suya.

“Oh, ahh… Juri… hazlo más fuerte.”

“Nh, ¿así? Vamos, hazlo tú también. Quiero que me hagas todo tipo de cosas.”

Le suplicó y le lamió aún más. Aquel trozo de carne parecía seducirle y de él salían hilos de saliva mientras ella susurraba con voz suspirante.

“Hazlo, hazlo. Mete los dedos en mi coño… revuélveme por dentro.”

“Gh… ahh, Juri…”

Como ella todavía era virgen, él se centró en frotarla cerca de la entrada de su vagina mientras también frotaba sus dedos a lo largo de la forma de su vulva. Una mano le agarró el culo y acercó los dedos a su entrepierna mientras la otra separaba los labios de su coño por delante y movía los dedos mientras presionaba contra ella como si quisiera aprender la forma de su carne sexual.

Él hurgó en la suave carne de Juri y envió un dedo moviéndose en círculo como si quisiera medir el tamaño del agujero. La más mínima estimulación hizo que la parte inferior de su cuerpo se estremeciera y sus rodillas casi cedieran. Ella se apretó contra él para apoyarse. Las bragas bajadas le impedían abrir las piernas y, de hecho, le ataban los muslos con fuerza. Su cuerpo y sus muslos atraparon la mano de él, forzándola contra sus labios mayores.

“Ahhhh… ¿qué es esto? Ahh, ahhhn . Es increíble… y tan cosquilleante… nhh, ¡ahhh! Ah, ahhh.”

Ella gimió y giró sus caderas mientras se aplastaba contra él. Su beso con lengua se acercó lo suficiente como para que sus labios volvieran a tocarse y el placer recorriera sus bocas como si fueran órganos sexuales. La baba que goteaba estaba bloqueada por el contacto de sus cuerpos y ya no podía llegar al pene de él. Pero, en cambio, fluyó entre los pechos de ella como una loción, haciendo que esos montículos se volvieran pegajosos mientras se aplastaban contra él y creaban espuma.

(Kh… sus tetas son tan grandes y suaves).

Él no recordaba haber quitado un sujetador, pero sintió los pechos desnudos contra su pecho. No se había dado cuenta al bajar la cremallera de su chaqueta, pero ella no debía llevar sujetador.

Los suyos eran mucho más grandes que los de sus compañeras, por lo que los ojos de Kazuki siempre habían estado pegados a ellos cuando se agitaban ante él y había fantaseado innumerables veces con acariciarlos. Lamentó no haberlas contemplado cuando bajó la cremallera de la chaqueta, pero la suave sensación de que se aplastaran contra él alejó ese pesar de su mente.

(Ahhhh… esto es increíble. Sus tetas me están absorbiendo.)

Ella movía inconscientemente las caderas al compás del roce con el pene de Kazuki y el temblor de su cuerpo aplastó sus pechos contra él. Pero en lugar de apartarlo, sus pechos parecían pegarse al pecho de él y frotarlo con una sedosa suavidad. Sus magníficos labios chupaban los de él y su lengua se movía en su boca de la forma adecuada para inspirar el deseo masculino.

“Ahh, khhh… maldita sea, Juri. Tu cuerpo es el mejor.”

“Ahhh… Kazuki… nh, ahhhhn… esto se siente bien… khh… para mí también. Mis tetas están palpitando… y se sienten tan calientes.”

Él no pudo evitar gemir y ella dejó escapar algunas respiraciones nasales en respuesta. Estas no eran sólo adulaciones. Los pegajosos jugos de amor que goteaban de su coño eran prueba de ello. Cuando él sintió el néctar caliente que ayudaba a sus dedos, su deseo masculino se disparó, y se olvidó de la necesidad de ser suave mientras jugaba con la carne sexual de Juri.

El roce de la suave carne de Juri hizo que los dedos de Kazuki sintieran placer como si se tratara de otro pene. La carne de ella succionaba y le frotaba como si le devolviera el favor, así que sus dedos se hundieron más profundamente. El sonido húmedo, la pegajosidad y los apretones aumentaron.

“¡Ahhhhhhh! Ah, hh, hhhhn. Ahí… frótame más ahí. Ahh, nhh… ahhh, mis piernas están cediendo.”

Su respiración se volvió pesada y sus piernas temblaban debajo de ella mientras compartían un placer carnal tan enloquecedor que bien podrían haber estado teniendo sexo. La estimulación llevó a Kazuki a removerla por dentro y a ella a acariciar con rudeza su carne masculina. El indecente enredo de labios y lenguas continuó, y un dulce cóctel de saliva goteó por sus gargantas.

“Gh… hhh… ¡Juriii!”

“Kazuki… ahh, hhhh ❤.

Cuando él retiraba la cara, ella sacaba la lengua con una mirada de anhelo. Esa mirada decidida provocó un crecimiento explosivo de su amor por ella y líquido preseminal brotó de su pene palpitante con la intensidad de la eyaculación. Se acumuló en su mano y se mezcló con la saliva para ayudar a la paja como una loción extra gruesa.

“Ahh, ah… qué bien… cuando frotas la cabeza.”

“Nhh, Kazuki, la forma en que me frotas… es tan buena también.”

Él aplicó presión como si tratara de levantar los labios de su coño y frotó suavemente el pequeño botón de carne que había salido de su capucha. Al acariciar su clítoris y tocar con los dedos la parte más superficial de su vagina, sus caderas retrocedieron por reflejo, pero la mano de él en su trasero no la dejó escapar.

Todo su cuerpo se estremeció y él se dio cuenta de que estaba por correrse, así que le pellizcó y acarició el clítoris mientras movía el dedo en su vagina en un gran círculo. Fundió la entrada de su vagina y la expandió como para ayudarla a aceptar un pene. Esto pareció inspirar una increíble vergüenza y sensualidad en el interior de Juri. Aún más jugos de amor fluyeron desde lo profundo de su pote de miel y ella le dijo cuánto placer estaba sintiendo mientras también gemía dulcemente. Se sentía ardientemente caliente apretada contra él, estaba empapada de sudor, y la mano que sostenía su polla estaba igual.

“¡Ahhh, ahn, ahhhh! Ahh, nhh… Kazuki… me siento rara… ¡ahhh! ¡Me estoy volviendo loca!”

“Ahh… kh, hh… yo también… ¡aghh!”

Su vagina apretó la punta del dedo dentro de ella mientras se preparaba para el clímax. La erección de Kazuki también estaba lista para estallar y podía sentir el semen subiendo por la uretra mientras todo palpitaba. Ya sea que se diera cuenta consciente o inconscientemente, ella apretó el pene de él con fuerza y le enredó sus dedos alrededor como si le rogara que eyaculara.

Los dulces movimientos de sus dedos amasaban la cabeza, hacían cosquillas en el frenillo y acariciaban la sensible parte inferior de la vara. Cada caricia le producía un cosquilleo caliente desde la base de la polla mientras sus pelotas se levantaban dolorosamente. Unas cuantas gotas de semen ya habían salido disparadas de la punta y el resto corría por la uretra para seguir.

“Ahh… me corro, ahhh, me corro, Juri, ¡me corro!”

“¿¡Nhhhh!? ¡Ahh, ahhh, nhhhhh!”

El placer era tan grande que las chispas parecían estallar en su visión, mientras los chorros de semen salpicaban la mano de Juri. Al atraparlo todo, un temblor recorrió su cuerpo y sus rodillas temblaron para demostrar que había alcanzado su propio clímax.

“¿Qué…? Ahh… ahhh, khh… ahh, ahhh… Kazuki… ¿qué… me está pasando?”

Frotar en su carne vaginal mientras tenía que estar más sensible hizo que los jugos de amor salieran a borbotones. Él dudaba que ella se hubiera masturbado alguna vez, por lo que no parecía saber lo que se sentía al llegar al orgasmo.

Su cara roja era una mezcla de confusión, placer y vergüenza mientras lo miraba con una mirada aturdida. Era una mirada tan adorable pero también sexual.

“Juri… eres tan… ¡tan malditamente linda!”

“¿Hweh? Hyah . Ahn… Kazuki… nhh, eso hace cosquillas.”

Incapaz de contener su lujuria y amor, los labios de Kazuki hicieron llover besos sobre la nariz, mejillas, frente, párpados, orejas y cuello de Juri. Se sintió como si hubiera descubierto de nuevo sus sentimientos por ella.

“Ahh… no puedo mantenerme de pie… lo siento, pero dame un momento.”

Los besos tan pronto después del orgasmo la dejaron inestable, por lo que no pudo permanecer más tiempo de pie. Se sentó en la cama y se quedó mirando la mano que había estado en la entrepierna de Kazuki. Estaba recubierta de leche y desprendía un olor único, así que la miró con curiosidad antes de llevársela finalmente a la boca y sacar la lengua para lamer aquello.

“Hh… nh… wow. Está muy caliente. Es tan espeso como la gelatina, pero es amargo. El olor es aún más raro de lo que imaginaba.”

“O-Oye, no tienes que lamerlo si no quieres.”

Intentó detenerla, pero ella sacudió la cabeza, lamió hasta la última gota de su deseo y se lo tragó todo. Los súcubos trataban de beber semen como algo normal e incluso parecían disfrutar de ello, pero él había oído que a las chicas humanas no les gustaba tanto. Ver a su enamorada realizando aquel acto vergonzoso e indecente le excitó de forma natural. El lado caballeroso que había tratado de detenerla se esfumó, su polla se puso dura una vez más, y palpitó para mostrar su deseo.

“Jee, jee ♪. ¿Ya está dura de nuevo? ¿Por qué iba a esperar otra cosa de ti?”

“Lo siento. Pero, um, realmente no tengo control sobre ello.”

Intentó poner una excusa, pero ella no debía tener mala intención.

“No me importa. No hay nada malo en querer hacer estas cosas.”

Ella odiaba las cosas sexuales, así que él no podía creer que Juri acabara de decir eso. Por supuesto, todo lo que acababan de hacer parecía estar fuera de su carácter, pero la declaración directa todavía fue una sorpresa. Ella se dio cuenta y se rio mientras inclinaba la cabeza.

“Kazuki, te dije que me enseñaras todo tipo de cosas, ¿recuerdas? Enséñame todo lo que quieras hacer. Siento que es la única forma de compensar el haberte hecho tanto daño.”

“E-Espera. No tienes que…”

Antes de que él pudiera detenerla, ella le cortó bajando sus pantalones cortos y su ropa interior hasta el final. Sus muslos de aspecto suave y sus hermosas piernas estaban ahora completamente desnudos y los abrió para seducirlo. Tenía las mejillas sonrojadas y bajó la cabeza avergonzada, pero como ella no era de las que se retractaban, se llevó las manos a los muslos y abrió bien la entrepierna.

“Pu-Puedes hacer lo que quieras conmigo. ¿No es esto lo que siempre has querido hacer?”

La pose seductora y el meneo de sus pechos semiocultos por la chaqueta desabrochada despertaron el deseo masculino de Kazuki. Sólo tenía que alargar la mano y quitarle la chaqueta de los hombros para ver esos pechos con los que había soñado durante tanto tiempo, así que realmente estaba salivando ante la idea.

“¿Qué, ya no me necesitas? Sí, supongo que no. Esa chica me dijo que eres muy popular en ese salón. Todo el mundo allí es tan linda y mucho más agradable que yo. Puedo ver por qué te alejas de mí.”

“¡Nunca podría hacer eso!”

“¿Eh? ¿Ngh, nhh!? Ahh, nhh… Kazuki… ahhn .”

Él le agarró las manos para sujetarlas donde separaban sus muslos y la empujó hacia su espalda mientras la besaba. Lamió toda su boca y disfrutó del dulce sabor de sus labios mientras chupaba su lengua y enviaba mucha de su propia saliva a la boca de Juri. Sus ojos se abrieron de par en par por la sorpresa, pero mientras él seguía lamiendo y chupando sus labios, ella fue comprendiendo la situación. Pronto se le derritieron los ojos y sacó la lengua como pidiendo más saliva.

“Ahh… nhh, Kazuki.”

Él le restregó la saliva por toda la boca, en la lengua, a lo largo del esmalte de los dientes y por las encías. Después de darle una última bola de saliva, apartó lentamente la cara. La cara de Juri estaba tan roja que parecía sufrir una fiebre sexual y revolvía toda la baba en su boca. Los dedos de sus pies se extendieron y su cuerpo se agitó como si hubiera alcanzado un ligero clímax sólo con esto.

“Ahh, ahhhh… tus besos… nh, hhh… son tan calientes y maravillosos. Apenas puedo pensar… ahhh.”

La forma en que ella lo miraba con ojos derretidos lo llenaba de una excitación indescriptible. Su mirada pareció recorrer el cuerpo inerte de ella y bajó naturalmente hacia la parte inferior de su cuerpo. Las sábanas empapadas estaban revueltas y sus caderas se apretaban como si quisieran ocultar la causa.

Pero cuando él bajó la mano y separó esos muslos, ella no opuso ninguna resistencia. Sus muslos sudorosos eran tan suaves que parecían succionar las manos de él y un poderoso aroma femenino le llegó en el instante en que sus piernas estaban abiertas.

(¡Oh, ohhhh! Este es el coño de Juri. Esto es lo que estaba tocando antes… ¡y al que hice que se corriera!)

Sus ojos inyectados en sangre contemplaron una excitación femenina tan obvia que él se habría excitado más allá de lo imaginable, aunque no se tratara de Juri. El arbusto de ella no parecía estar arreglado, por lo que debía ser naturalmente tan delgado. Su piel caliente y su carne sexual húmeda eran claramente visibles más allá de él. La respiración de Kazuki se volvió pesada y sus exhalaciones le hicieron a ella suficientes cosquillas en la vulva para que la carne se agitara y salieran espesos jugos de amor.

La inexperta flor de carne era de un rosa claro que brillaba por el líquido pegajoso que la recubría y se retorcía indecentemente como para atraer la mirada de Kazuki. Él colocó las manos a ambos lados y separó los labios como diciéndole que le diera una mejor vista. Ella se mostró un poco reacia y trató de cerrar los muslos, pero cuando él volvió a intentarlo, sus piernas cedieron y se separaron para revelar la carne sexual que había entre ellas.

“Hh, nh, ahh… Kazuki… no mires tan cerca… kh, nhhh… ahh, ahh… es embarazoso… ah, nhhh .”

Puede que su sola mirada le estuviera proporcionando placer porque sus caderas temblaban y el néctar femenino brotó con la suficiente fuerza como para llegar a su cara antes de que él siquiera tocara su vulva. Cuando ese aroma y sabor agridulce llegó a él, no pudo contenerse más. Le frotó el clítoris erecto y palpitante con la punta de la nariz y comenzó a besar su boca inferior con tanta lengua como a la superior.

“Ahhh, ahhhhh . Hyah, Kazu- ¡nhhhhhh!”

Los coños de los súcubos tenían el sabor y el aroma dulce del néctar, pero el de ella era una mezcla de un aroma femenino muy humano, un sabor agridulce, y una salinidad como la de la sal hervida en forma concentrada. Pero no era en absoluto desagradable. De hecho, era como un afrodisíaco o una feromona que sacaba y exponía su lado animal. En el momento en que lo probó, su polla palpitó con fuerza, el líquido preseminal brotó de la punta y el placer le subió por la columna vertebral.

(Oh, ohhh… su coño sabe tan jodidamente bien. Mierda, no puedo tener suficiente.)

Le entraron ganas de penetrarla en ese mismo momento, pero por ahora se limitó a chupar su vagina, sacar la lengua y jugar con su suave carne sexual. Sintió una sensación caliente y derretida justo antes de que el apretado agujero se apretara aún más sobre su lengua, escupiera el más maravilloso fluido caliente y empapara su lengua. Cuando movió la lengua como para cubrirlo todo uniformemente, la entrepierna de ella saltó como por un resorte. Su trasero se levantó de la cama y frotó su entrepierna contra la cara de él. Ella retorció su cuerpo avergonzada, pero él tiró de sus caderas para mantener su coño en su cara.

“¡Ahhhhhhhhhhhhn! Ahh, e-ese es mi- kh, khhhhhhhhn . ¡Ahn, ahh, ahhhhh! Cuando me lames ahí¡ahhh, ahhhhhh! Nhhhh, ¿¡Qué!? Ahhhn, ¡cosquillea tanto!”

Él movió la lengua como si tratara de profundizar en su agujero y bombeó hacia dentro y hacia fuera mientras usaba los labios para hacerle cosquillas en su labia. Los labios, barbilla, mejillas y cuello de Kazuki estaban empapados de los jugos de amor de Juri y toda su cara estaba empapada, pero no le importaba. De hecho, le excitaba. El agridulce aroma femenino rodeó su cara y entró por su nariz para llenar sus pulmones. Sintió un calor sexual vertiginoso y sorbió aquella fuente de néctar amoroso mientras las caderas de ella se movían salvajemente y sus muslos le apretaban la cabeza.

“¡Ngh… ahhh, ahhhh… ahh, gh, nhhhh!”

(Se está corriendo de nuevo. ¿Fue así de sensible todo el tiempo? ¿Su cuerpo era así de sexual todo el tiempo que rechazaba todo lo sexual?)

Ella todavía no estaba acostumbrada a tener un orgasmo, por lo que había cierta confusión mezclada con sus gemidos mientras retorcía su cuerpo y trataba de recuperar el aliento. Su ignorancia le impedía ocultar esas reacciones, lo que despertó su lado travieso. Él hurgó en su clítoris con la nariz y se frotó de lado a lado, lo que provocó que ella levantara de nuevo las caderas, apretara su vagina, rociara jugos de amor y gimiera con fuerza.

“Ahhn, nhhhhhhh . ¡Ahh, ahhhhhh! ¿Qué es esto? ¡Es increíble! ¡Ahhhhn!”

“Así es como suele ser, pero puede que estés especialmente sensible. Eres bastante sexual para lo mucho que te opones a ese tipo de cosas.”

Echó la cabeza hacia atrás y se burló verbalmente de ella, haciendo que se sonrojara hasta las orejas. Pero incluso mientras un temblor de vergüenza la recorría, su carne vaginal se abrió y salió un espeso y lechoso néctar femenino. Él lo recogió y lo frotó por su vulva, pero ella no se resistió e incluso levantó su entrepierna como si pidiera más e intentara capturar el dedo de él en su agujero sexual.

“Nhh… ahh, ahhhhh . Ahh, khhh… má-más… fró-frótame más por dentro, Kazuki… frótame donde tanto palpita.”

Ella estaba tan sensible que apenas el roce de su carne sexual podía llevarla al clímax, pero a pesar de ser virgen, no parecía satisfecha ni siquiera después de varios orgasmos. Atraído por esa codiciosa lujuria y la mirada lascivamente derretida de sus ojos, él se subió a la cama con un chirrido.

“¿Puedo hacerlo, Juri? Quieres que te dé más placer en tu interior, ¿verdad?”

“Sí-sí… lo quiero… quiero que llegues hasta el final conmigo.”

Cuando el dulce y acalorado aliento de ella llegó a su nariz, él tragó saliva, sacó la lengua y la enredó con la de ella para alcanzar el punto máximo de su excitación.

Mientras tanto, llevó una mano a su polla y colocó la punta contra su caliente y derretido pote de miel, pero entonces tuvo una idea y sonrió.

“Parece que no puedo meterla. ¿Podrías ayudarme? En lugar de abrir las piernas antes, ¿puedes colocar tus dedos alrededor de ese lascivo agujero, abrirlo bien y suplicar ♪?”

Esto podría no ser un sueño, ya que él había llegado al clímax sin despertar, pero sabía que no podía ser la vida real. Eso significaba que podía hacer más de lo que se atrevería a hacer normalmente, así que dejó que su deseo hablara aquí. Y al igual que todas las demás peticiones de esta noche…

“¿Eh? Hh, khh… ¿así?”

Juri se sonrojó aún más que antes y colocó sus dedos a lo largo de su coño como él le pidió. Luego lo abrió de par en par, levantó las caderas y empujó la abertura contra la punta de la polla de Kazuki. Él tuvo que notar todo el néctar que salía al hacerlo. Los ojos de ella estaban húmedos de tanta vergüenza que quería desaparecer, pero no intentó escapar ni rechazarlo. Mantuvo su parte más privada expuesta en esa posición de indefensión y susurró dulcemente.

“Po-pon tu… um… pe-pene… en mí y… toma mi… vi-virginidad… ¡por favor! Ahhhhn .”

Aquella afirmación tuvo que ser humillante para ella y un potente temblor recorrió su cuerpo en cuanto dejó salir esas palabras. Llegar al clímax por la extrema vergüenza sugería que tenía un lado masoquista y terminó mostrándole a Kazuki su cara de orgasmo derretido junto con su coño abierto.

(Mierda, no hay manera de que pueda parar ahora.)

Él empujó sus caderas hacia adelante para llegar profundamente dentro de ella de una vez.

“Ghhhh… ahhhhhhh . ¡Ahhhh, ahhhhhhh!”

La hinchada cabeza del pene de Kazuki empujó para abrir el agujero femenino de Juri y su cuerpo se arqueó sobre la cama. Su vagina también se apretó, por lo que la suave y acalorada carne aprisionó el pene para morderlo mientras lo empapaba de pegajosidad.

(¡Ohhhh! Vaya, sí que me está chupando, y además está muy apretada.)

La punta de la cabeza sintió una ligera resistencia, pero se abrió paso con facilidad y luego encontró lo más profundo del pote de miel de Juri. La carne palpitante de Kazuki estaba rodeada tan estrechamente por la carne sexual de ella que se sentía como llevar un condón. Excepto que este preservativo también apretaba tanto que pensó que se desgarraría a través de su polla.

“¡Nhhhh, hhh, ah… ahh, ahhh, ahhhhhhn!”

Podía sentirlo claramente dentro de ella porque más y más temblores recorrían su cuerpo mientras empujaba su carne interior. Pero a pesar de que ella acababa de perder su virginidad —o estaba en proceso de perderla— no había ningún indicio de dolor en sus gemidos, por lo que la presencia masculina en su interior parecía estar proporcionándole más que suficiente placer femenino.

“¿Qué es esto…? Ahh, ahhhhhh . ¡Ahh, hahhh… nhhhhh! Ahh, ahh… ahhhhhhh .”

“Gh… oh, ahh… estás apretando de nuevo… es tan bueno.”

Su pote de carne estaba lleno de jugos de amor, la carne se sentía tan suave y caliente como si se hubiera derretido, y todo le proporcionaba placer. La carne interior de ella se movía sin cesar de una manera rítmica que le chupaba la polla y sentía como si cada parte de ella fuera besada constantemente. Se sintió desmayado por el placer, como si le estuviera chupando el alma.

Pero gracias a toda su experiencia, consiguió evitar que su carga estallara tan rápidamente. Para dar un descanso a su pene dentro de ella, dirigió su atención hacia sus pechos.

“Viejo, no puedo creer lo impresionantes que son tus tetas cuando están desnudas.”

Con la chaqueta totalmente quitada, él pudo ver esos grandes pechos aplastados por su propio peso y sacudiéndose suavemente por su movimiento. Eran tan bonitos como los de las súcubos tetonas como Claudia y Karen, mantenían en su mayor parte su forma a pesar de estar aplastados por su propio peso, y él no podía dejar de mirar esos montículos lascivos con bonitas puntas rosadas en la parte superior.

Eran demasiado grandes para sostenerlos con una sola mano y los pezones erectos dibujaban círculos rosados en el aire mientras los montículos de abajo se agitaban. Él no se movía, pero la presión que ejercía dentro de ella hacía que su cuerpo se estremeciera y sus pechos se agitaban como si quisieran mostrar su suavidad.

“Había soñado con verlos. Y ahora que ha sucedido, ¿cómo no voy a manosearlos?”

“¡Nh… nhh, ahhhh! ¡Ahh, ahhhhhhhhn!”

Estaba tan excitado que empujó sus caderas contra ella, haciendo que su vagina se apretara, sus caderas se elevaran, un fuerte gemido escapara de su garganta y sus pechos se agitaran. Alargó la mano y agarró esos suaves montículos, apretó los dedos en ellos y sintió que la suave piel parecía tirar de sus dedos aún más.

“Nhh, khh… ¡ahhhn! ¡Ahh, hhhhn… ahh, ahhh… mis tetas, nh, se sienten tan bien, ahhh! Ahhhhh .”

Eran suaves, pero también tenían una firmeza juvenil que empujaba agradablemente contra las manos de Kazuki mientras sus dedos se hundían. Un hormigueo de placer le recorrió la columna vertebral en respuesta y la forma en que el cuerpo de ella se agitaba le llevó a manosearlos aún más. Los apretó por los lados, los levantó como las copas de un sujetador y disfrutó de su peso mientras se agitaban. Tanto si jugaba con ellos como si fueran un juguete, como si los frotaba suavemente con cuidado o los amasaba bruscamente según su deseo, el cuerpo de ella respondía retorciéndose con evidente placer.

“Ahhh, hhhhn… nhhh, hh, ahhh, ahhhhh… No sabía… ahn, ah, que se sentía tan… bieeeeeeen .”

Como prueba de ello, sus rosados pezones se hicieron aún más grandes y duros mientras temblaban. Los frescos jugos femeninos llenaron su vagina, aportando la cantidad perfecta de placer a la carne que apretaba el pene de Kazuki.

(Su cuerpo es tan lascivo. ¡Como si estuviera hecho para el sexo!)

Ella lo miró con una expresión sexual mientras gemía dulcemente. La mirada de ella le inspiró lujuria y él le masajeó los pechos lo suficiente como para aplastar sus pezones con las palmas de las manos mientras metía y sacaba su polla recubierta de néctar de su coño.

“Nhhhh, ahhhhhhh . Ahh, sí, me encanta esto . Puedo sentirlo… tan profundo dentro de mí, ahhh .”

Cuando tiraba hacia atrás, la cabeza hinchada rozaba sus paredes vaginales y el néctar goteaba desde su entrepierna. No importaba la cantidad que saliera, siempre había más, así que el pene de Kazuki estaba absolutamente recubierto de la materia pegajosa. Cuando introdujo su carne masculina en aquel océano de néctar, pudo sentirlo por todas partes.

“Gh, ohh, ohhhh… ahh, ¡está volviendo a entrar!”

La pegajosa carne interna de Juri acogió aquella colección de deseo masculino que restregaba los jugos de amor de nuevo en su pote de miel. La cabeza hinchada, la vara y las venas abultadas empujaron hacia su apretada vagina para dar a conocer su forma.

“Hh, ahh… ahhhh, llegas tan profundo… y te frotas tan fuerte… ¡ohh!”

Cuando él se dejó llevar y golpeó su punto más profundo, las caderas de Juri saltaron, sus ojos se abrieron de par en par y su coño se apretó. Su respiración se aceleró, pero sus ojos estaban húmedos de deseo, su vagina se volvió salvaje y su néctar femenino fluyó.

Había alcanzado claramente el clímax y su rostro derretido dejaba claro que él la había pillado por sorpresa. Su mente racional le dijo que no la presionara demasiado ya que era su primera vez, pero su lujuria animal le llevó a sujetar sus caderas y empezar a acelerar con fuerza.

“Juri, sí… ¡esa mirada en tu cara es tan ardiente! ¿Cómo podría resistirme?”

“¿¡Ahh, ahhhhhh!? ¡Ahh, ahhhhh! Espera, Kazuki… ahh, ahhhhh . Es… es mucho… ¡khh, ahhhh! Ahh, es demasiado ♥.”

Inmediatamente, su cuerpo se levantó formando un puente y sus caderas levantadas temblaron salvajemente. La pose parecía estar mostrando su clítoris totalmente erecto, así que él acercó un dedo hacia este y lo empujó con fuerza mientras lo frotaba una y otra vez.

“Nhhh, ahhhh . Ahh, eso es tan… ¡síiiiiiiiii!”

Eso hizo que un grito de gemido escapara de su garganta mientras el néctar brotaba de su unión. La carne sexual de ella y la superficie de la polla de él se cubrieron con néctar lechoso mientras este último bombeaba dentro y fuera de la primera. Entre los labios abiertos de su coño, su uretra se abrió de par en par y se agitó hasta que un líquido claro salió a chorros. Juri gemía y se retorcía de tanto placer como para sentirse avergonzada, así que sus labios se limitaron a aletear sin decir nada, como si buscaran oxígeno.

“Ah, ahh… ah… Me encanta esto, Kazuki… ahhhhh . Ahh, ahhhh… nh, ghh .”

Al él darse cuenta de lo que significaba el movimiento de los labios de Juri, se inclinó y la besó. Antes de que pudiera hacer nada, ella le metió la lengua en la boca y tragó su saliva. Disfrutó de aquel beso que le hizo sentirse como un rey, pero no se olvidó de seguir moviendo sus caderas para empujar profundamente dentro de ella. Divertidamente poderosos temblores recorrían la carne sexual de Juri cada vez, casi como si cada empuje la llevara al clímax.

Ella apretaba su cuerpo contra él con un placer tan salvaje que él tuvo que preguntarse si cada parte del cuerpo de Juri, por dentro y por fuera, se había convertido en una zona erógena.

“Me encanta esto… está palpitando tan profundamente dentro de mí… Nunca seré la misma…”

Sus suaves brazos y piernas lo envolvían, sus pechos parecían derretirse en sus manos, y su húmeda vagina chupaba la polla de Kazuki. Su lengua y sus labios chupaban y atacaban los de él, sus dulces gemidos y su caliente comportamiento estimulaban su deseo masculino, y todo en ella parecía pedirle que eyaculara.

(Ahh, hhh… estoy tan cerca… pero ya he esperado bastante, ¿no?)

El cuerpo de Juri estaba tan caliente ahora que era imposible saber cuántas veces se había corrido. En lugar de él sentirse patético por haberse corrido tan rápido, podía sentirse orgulloso de haberla satisfecho, así que aceleró sus embestidas para eyacular a gusto.

“Kh, hhh… me estoy corriendo, Juri… te voy a llenar… te voy a dejar el vientre lleno de mis cosas pegajosas, ¡así que succiónalo todo con tu coño!”

“Nhhh, ahh, de acuerdo lo haré . Córrete, Kazuki… córrete a mares… ¡nhhh!”

Sentían que se habían convertido en uno solo mientras empujaban sus caderas al unísono, creando un húmedo sonido de bofetadas que resonaba en la habitación. Él sintió como si el calor de la vagina de Juri derritiera su pene y entonces su uretra se relajó, permitiendo que su hirviente deseo masculino empujara a través de ella.

“Kh… hh, ahh… Me corro… ¡Me corro, Juri! Aprieta bien tu coño.”

“¡Nh, nhhhhh! ¡Lo estoy haciendo! ¡Así que córrete!”

Apretaron y enredaron sus labios cubiertos de saliva como si intentaran tragarse mutuamente. Una vez que sus bocas y lenguas estuvieron profundamente unidas, él dio un empujón especialmente potente que alcanzó el cuello del útero de ella.

Aquella húmeda carne interna succionó su erección y las paredes vaginales de ella hicieron lo propio para rodearla por completo y arrastrarla más adentro. Aquella seductora succión le produjo un placer increíble y su deseo masculino acabó por explotar en lo más profundo de ella.

“Ghh… ahhhhhh . Ahhh, ahhhhhh .”

El penetrante placer dejó la mente de Kazuki en blanco y una luz brillante llenó su visión. La leche salió de su polla para golpear el cuello uterino de Juri y luego llenar su vagina como si tratara de chamuscar y derretir su carne. La potente palpitación continuó mientras él seguía empujando, siempre empujando en lo más profundo justo cuando eyaculaba.

“Ahh, ghh, ohhh… Juri, sí… ¡Te amo, khhh!”

“Ahh, ahh, ahhhhhn . Yo te… te amo… también, nhhhh .”

Las piernas de ella se enroscaron alrededor de las caderas de él con la fuerza justa para no interferir en sus empujes, pero con un apretón al compás de sus eyaculaciones. Ella asistió a sus movimientos mientras él bombeaba una impresionante cantidad de semen espeso en su vientre.

“Ghhh… kh, ahhh… ¿aún hay más? Ahhhn .”

Al sentir todo eso, sus ojos se entrecerraron felizmente mientras su vagina trabajaba para ordeñar hasta la última gota. Movió sus caderas en círculos para agitarla en lo más profundo y formar un tapón que impidiera que el semen volviera a salir de ella.

(Oh, ohhhh… eso fue tan bueno. Me corrí tanto.)

Él acababa de tener sexo encima y asumido el papel dominante de esa manera. Se sentía agotado por el esfuerzo, así que se desplomó sin fuerzas hacia abajo con su polla medio flácida aún dentro de ella. Asegurándose de no aplastarla debajo de él, por supuesto.

Ella lo aceptó suavemente entre sus brazos y le besó los labios, la mejilla, el lóbulo de la oreja y el cuello para expresar sin palabras su placer. Entre beso y beso, susurró los sentimientos que se habían acumulado en su interior.

“No ha pasado ni medio año, sólo unos meses en realidad, desde que te fuiste del colegio, pero me he sentido tan sola. No podía encontrarte en ningún sitio al que iba, así que sentía que mi mundo se había vuelto blanco y negro.”

“Juri… ¿así te sentías? Lo siento.”

Ella negó con la cabeza y se acurrucó contra él.

“No, yo debería disculparme. Tuve que hacerlo para darme cuenta de lo que sentía, ¿cómo ibas tú a saberlo? Y nunca podría haberte dicho esto fuera de un espacio seguro como éste. Todo esto es culpa mía por no jugar limpio.” Dio un suspiro. “Espero poder contarte todo esto cuando te vea de verdad.”

Él no esperaba escucharla decir todo esto, así que se quedó sin palabras. Ella también parecía ser consciente de que esto era un sueño.

(Pero yo sólo lo pensé porque sabía de los sobrenaturales súcubos. Juri no, así que ¿por qué se le ocurriría a ella?)

Entonces sintió que su mente se cerraba poco a poco. Era muy parecido a ser golpeado por una repentina somnolencia en el mundo real, por lo que no podía permanecer “despierto.”

“Parece que esto ha terminado, Kazuki. Gracias por lo de hoy. Me alegro de haber podido verte, aunque sólo haya sido en un sueño. Espero que podamos volver a vernos así, pero quizá no lo quieras.”

 

“¡Claro que lo quiero! Yo… ¿eh?”

Gritó y se incorporó, pero ya no estaba en la habitación de Juri. Era su habitación en el mundo de los súcubos. La primera luz de la mañana brillaba en la ventana, lo que significaba que era más temprano de lo que normalmente se levantaba, pero como estaba en la cama, debía de haberse despertado del sueño.

“¿Qué…? ¿Eh? Entonces… ¿fue todo un sueño? O…”

Comprobó debajo de las sábanas basándose en su experiencia pasada, pero nadie se había metido en la cama con él. Entonces, ¿realmente no había sido más que un sueño corriente? Jadeó una vez que por fin recordó algo.

“Ah, sí. El incienso del Caminante Onírico.”

Recordó cómo Claudia había descrito el aceite de aromaterapia que Rumina había regalado a Juri.

‘Un romántico amuleto de buena suerte que conecta sus sueños si están pensando el uno en el otro mientras duermen.’

Luca le había ayudado a despejar un poco la mente, así que había estado pensando en Juri antes de dormirse. Si eso le había conectado con el sueño de ella, ¿eso había sido dentro del sueño de Juri? Si había sido un tipo de sueño especial, podía entender por qué había sido tan lúcido, por qué había podido moverse libremente y por qué no había despertado del sueño hasta que su cuerpo lo hizo.

“Espera, un segundo. ¿Si yo estaba conectado al sueño de Juri…?”

¿No significaba eso que ella también había estado pensando en él?

Todavía era demasiado pronto para suponer que eso significaba que ella sentía por él lo que él, pero decidió que valía la pena comprobar cómo se sentía.

Los pensamientos en su mente hicieron que su corazón palpitara con fuerza mientras observaba cómo su habitación se iluminaba a medida que crecía la luz que entraba por la ventana.


Gente, si les gusta esta novela y quieren apoyar el tiempo y esfuerzo que hay detrás, pueden apoyarme donando a través de Paypal por la plataforma Ko-fi: https://ko-fi.com/frizcop

Anterior | Índice |  Siguiente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario