lunes, 10 de diciembre de 2018

Maestro de Nada Capítulo 6 - El pueblo en el bosque


Vine a Otro Mundo como un Aprendiz de Mucho y Maestro de Nada para Viajar mientras Confío en la Velocidad


Capítulo 6 - El pueblo en el bosque


“¡¡AYUDÉNMEEEEE!!”

Fue un desvergonzado grito de ayuda. Grité a todo pulmón y esperaba que hubiera gente cerca de la entrada del pueblo. Los lobos estaban a mi espalda y se abalanzarían sobre mí en cualquier momento mientras corría hacia las puertas.

Mis plegarias fueron escuchadas. Un anciano con una lanza saltó desde detrás de las puertas. La primera persona que conocí en este mundo. ¡Residente del pueblo número uno!

“¡¿Qué sucede?! ¿¡Qué ha pasado!?”

“¡Lobos! ¡¡¡LOBOoos!!!”

Estaba tan asustado que no podía formar frases. Pero esa palabra era todo lo que necesitó el viejo para darse cuenta. Rápidamente sopló el silbato que tenía alrededor de su cuello. En ese momento, seis hombres más aparecieron del otro lado de la puerta. ¿Eran sextillizos? No.
(Entendí esa referencia.)

“¡Es una manada de lobos del bosque! ¡Un viajero está siendo atacado!”

“¡Oye, tú! ¡Por aquí! ¡Ven adentro!”

¡No tienen que pedirlo dos veces! Temblé y asentí, y luego corrí tan rápido como pude. Parecía que los sonidos de los lobos se estaban distanciando. Mantuve mi impulso y me apresuré a pasar al grupo de viejos y atravesé las puertas.

¡A— Agua....! Mi garganta estaba tan seca que me obligué a respirar y luego me di la vuelta. Los viejos con lanzas estaban frente a los lobos... los lobos del bosque en dos líneas de tres y cuatro. Los lobos del bosque no mostraron signos de miedo, y corrieron hacia los hombres. Me quedé boquiabierto de sorpresa. Las lanzas chocaron contra los colmillos, y la pelea comenzó. Pero, aunque estos hombres tenían lanzas, eran varios contra muchos. Ahora que había recuperado el aliento, tomé mi corquete astillado y me fui a la pelea. Pero, en ese momento, algo me agarró del hombro y me tiró al suelo. Oye, ¿quién demonios? Estoy ocupado ahora mismo.

“Ahora, siéntate aquí, hígado de pollo.”

Levanté la vista y vi a un anciano de aspecto demacrado con una sonrisa en la cara. Llevaba armadura de cuero y dos espadas desenvainadas en las manos. ¿Quién diablos era él?

“¡Jaja, ha sido una buena carrera! Parecías un conejo corriendo por su vida.”

Ahora apareció un hombre de aspecto desgarbado con una cara algo ofensiva, sosteniendo una espada corta. Bueno, esta no fue la mejor primera impresión....

“¿Qué pasa con ustedes? Esto es importante. Suéltame.”

“Yyyyy, como decía, ¿de qué le serviría a un cobarde como tú ir? ¿Qué harás con ese viejo corquete oxidado? ¿Eh?”

“Voy a ir a ayudar a esos hombres a combatir a los lobos, por supuesto. ¡¿Ves cuántos hay?!”

El hombre demacrado y el hombre desgarbado se miraron el uno al otro. Luego estallaron en una risa bulliciosa.

“¡Buwajajaja!! ¡Tú, tú! ¡No crees que estás entrando en pánico demasiado solo por unos lobos del bosque!”

“¡Quién eres al menos! ¿Eres un juglar viajero? ¡Nos haces reír ja!”

No entendía... ¿Entonces esos números no eran nada serio para ellos? O, ¿era esto de alguna manera normal?

“Entonces, ¿para qué vinieron ustedes dos aquí...? ¿Por qué las armas?”

“¿Por qué? Las trajimos por ti, por supuesto.”

Dicho esto, la punta de la espada apuntaba a mi garganta. En un segundo los dos hombres se pusieron muy serios.

“No intentes nada raro. Si resulta que eres peligroso y sólo finges que te escondes como un conejo, puede que tengamos que matarte.”

“Así es. Ahora, ¿podrías entregarme tu sucio corquete?”

Ah, ya veo. Esos viejos guardias tuvieron que ir a luchar contra los lobos del bosque, así que estos dos fueron enviados a vigilarme a mí.

“Lo siento entonces. Aquí, toma el corquete. No dejaré este lugar. Por favor, no me apuntes con eso.”

“Mientras lo entiendas. Te callarás y te sentarás aquí tranquilamente.”

El hombre desgarbado recibió el corquete sin decir palabra e inspeccionó su hoja astillada.

“Oye, tú. ¿Viniste a través del bosque sólo con esto?”

“Ah, sí. Se lo robé a un goblin.”

“¿Eh? ¿Un goblin?”

“Bueno, no tenía nada más.”

El hombre desgarbado me miró dudoso.

“Bueno, entonces. ¿Cómo se lo robaste al goblin?”

“Lo apuñalé con una lanza que hice con una rama de árbol tallada. Apuñalé al goblin en el estómago y lo maté cuando cayó. Luego tomé su arma.”

“¿Eres de una tribu nativa o...?”

El hombre demacrado que había estado escuchando en silencio me miró con expresión exasperada. Bueno, ¿qué otra cosa se suponía que tenía que hacer? ¡Estaba completamente desarmado!

“En serio, ¿qué clase de conejo negro...”

“¿Conejo negro?”

“Tu pelo. Es negro, ¿no? Y tú eres un conejo cobarde. ¡Encaja perfectamente! ¡Conejo Negro!”

Oye, esas eran criaturas muy tiernas, pero él claramente quería insultarme. ¿¡Estás bromeando!?

Mientras hablábamos así durante un rato, la manada de lobos del bosque fue aniquilada. Aparentemente, no tenían nada de qué preocuparse. Los estándares deben ser muy altos en este mundo. ¿O era sólo yo el que era muy débil?

“Ah, ha pasado un tiempo desde que peleamos con toda una manada. Eso fue muy, muy cansado.”

“Gracias, y lamento las molestias.”

Me incliné ante el viejo guardia de la puerta que había regresado. Realmente me habían salvado. Habría muerto si esta gente no hubiera venido. Me habrían arrancado la garganta y habrían arrastrado mi cuerpo de vuelta al bosque....

“Bah, no es nada. No todos los días te ataca una manada entera. Debe haber sido una gran conmoción para ti. Ah, Gardo y los otros también fueron una buena ayuda.”

“¿Gardo?”

“No, sólo estábamos aburridos. No nos importa.”

El hombre de aspecto demacrado respondió. Así que ese tipo era Gardo.

“Vamos, Ness.”

“Bien. Nos vemos, Conejo Negro.”

El hombre desgarbado llamado Ness, me sonrió mientras se alejaba. Los dos eran una pareja bastante extraña... Estoy seguro de que los volvería a ver. Esperaba que al menos dejaran de llamarme Conejo Negro.

“Veo que estás cubierto de tierra. ¿Estás herido?”

“Umm, esto fue sólo para disfrazar mi olor. No estoy herido.”

Con eso, recibí varias miradas de ‘¿este tipo lo dice en serio?’

“Ah, bueno, está bien entonces. Hay un cuartel de guardia allí con un pozo en la parte de atrás. ¿Por qué no vas a lavarte? Parece que no llevas ninguna pertenencia contigo, mucho menos ropa. Tendré algunas piezas de repuesto preparadas para ti.”

Qué hombre tan amable.... Acepté la oferta y me dirigí al pozo, me limpié el cuerpo con una toalla prestada y me puse una camisa de lino. Hmm, era muy cómoda. La ropa venía en un bolso que también había pedido prestada. Estaba pidiendo prestado mucho... Con suerte, no les importaba demasiado.

“Ahora, debes haberte calmado un poco. Mi nombre es Russell. ¿Y tú eres?”

El portero se llamaba Russell. Parecía haber un montón de nombres extranjeros sonando aquí. Pensé mientras memorizaba el nombre de mi salvador, antes de presentarme también.

“Soy Kamishiro Asagi.... Quiero decir, Asagi Kamishiro. Gracias por ayudarme.”

Cambié la forma de decir mi nombre para que sonara más extranjero.

“Asagi, eh. No te preocupes por eso. Empecemos de nuevo. ¡Bienvenido a Fhiraldo!”

Bueno, dejando eso de lado, habían pasado 6 días desde que empecé a vagar por este nuevo mundo. Y por fin había llegado a mi primer pueblo, ‘Fhiraldo.’

3 comentarios: