domingo, 19 de mayo de 2019

El Gamer Más Fuerte Volumen 2 - Prólogo


El Gamer Más Fuerte
Volumen 2 - Prólogo

¿Por qué la gente pelea? ¿Qué los motiva? Es una pregunta trillada. Innumerables personas se han preguntado lo mismo, cada una de ellas con una respuesta diferente.
Mi razón es simple: ¡Es divertido! El apuro de luchar contra un oponente digno es lo que me pone en marcha. Puede que eso suene perturbador para la mayoría de la gente, pero es una visión común entre los gamers.
Al diablo con el modo fácil. No terminaré hasta que me enfrente a la inteligencia artificial en locura. Y cuando me canse de la IA, me conectaré a Internet, encontraré al jugador mejor clasificado y lo desafiaré. Soy un gamer de PvP, ante todo. Lucho por la emoción.

A veces pienso que mi punto de vista es un poco simplista, así que por eso me gusta preguntar a otras personas cada vez que tengo la oportunidad: “Dime, ¿por qué peleas?”
El sol comenzó a ponerse en un solitario pedazo de tierra sin luz artificial. Las rocas y los árboles del bosque estaban ocultos, excepto cuando la luz de la luna proyectaba sombras tenues sobre el paisaje salvaje. Un angosto barranco yacía en un rincón de una vasta sabana, un vibrante paisaje florecía en su interior. Corrientes de agua pura se filtraban de las paredes, goteando hacia abajo y uniéndose a riachuelos más grandes antes de alimentarse en estanques esparcidos a través del fondo del barranco. Musgos y hierbas crecían a lo largo de las orillas. El musgo emitía un tenue resplandor en lugares donde la luna no brillaba, bañando todo el barranco en una luz verde azulada de otro mundo.
Y en un rincón de esa maravillosa escena había una humilde cabaña, llena de calidez y vida.
“Aoi, tres tipos a la derecha. ¡Tienen ballestas!”
“Ann, ocúpate de los de adelante. ¡Déjame el lado derecho a mí!”
Sólo una puerta de cabaña separaba esa fantástica vista del sonido de un par de gamers, jugando con la luz de una lámpara fluorescente. Estábamos escondidos frente a un par de pantallas LCD que descansaban sobre una mesa en una esquina de la cabaña. Cada vez que Ann gritaba, la escuchaba dos veces, una desde justo a mi lado y otra con un ligero retraso a través de los altavoces de mis auriculares, pero yo estaba demasiado ocupado con mi ratón y teclado para preocuparme por el eco.
Sí, era yo, el gerente de Laberinto #228, que abarcaba todo el barranco. Como su nombre lo indica, yo me encargaba de desarrollar y gestionar el laberinto. Una compañía inusual de administración de instalaciones en Japón me había contratado, un tipo común y corriente y gamer de toda la vida, para administrar esta propiedad en otro mundo. La chica sentada a mi lado era Ann. Ella fue la primera persona que conocí cuando llegué a este mundo, y era mitad kobold. Ann era mi única empleada en el Laberinto #228, y era considerada parte de mi familia. Vivíamos juntos en la cabaña.
“¡¿Crees que puedes con nosotros, pequeñajo?!”
“¡Maldita sea, no puedo derribarlo!”
Las voces de los jugadores enemigos crujieron a través de mis auriculares. Aparentemente nos enfrentamos a un grupo de mis compatriotas otra vez. Era un poco inusual que siguiéramos encontrándonos con grupos japoneses, ya que se trataba de un encuentro internacional. Ann y yo estábamos machacando nuestros teclados con todo lo que teníamos, y nuestros avatares bailaban y esquivaban por la pantalla en respuesta, como si vivieran y respiraran. Bueno, no exactamente. Ningún ser vivo podía esquivar balas y cuchillos como nuestros personajes. Equipé la daga de mi inventario y empecé a trabajar entre la multitud de enemigos.
“¡¿Qué carajo, cómo se mueve así?! ¡¿Este tipo es humano?!”
“El tipo se mueve como una puta serpiente. ¡Qué monstruo!”
“Grosero. ¿No se da cuenta de que nos estamos esforzando todos aquí?”
El juego en cuestión era en primera persona, así que moverse por el área rápidamente hizo que la pantalla se inclinara y girara y destellara como loca. El mareo por movimiento era un problema muy real; ser bueno en el juego y no vomitar mientras se juega eran dos cosas diferentes.
“¡¿Otro japonés?! ¡Al carajo con este tipo! Whoa, hey, no lo hagas— ¡Aaaaaah!”
Le hice suficiente daño como para aturdir a mi objetivo, dejándolo indefenso, antes de acabar con él apuñalándole en la garganta. Recientemente, los juegos extranjeros te hacían terminar la partida con un final llamativo, aunque técnicamente ya habías derribado a tu enemigo. Algunas personas estaban metidas en ese ángulo despiadado de la teatralidad, y tenía que admitir que eso hacía que el juego fuera más intenso. Era agradable poder jugar con gamers japoneses de vez en cuando. No sentía nostalgia ni nada de eso, pero había una sensación diferente al interactuar en japonés en lugar de en inglés.
“Ann, ¿cómo estás...?”
Llamé a Ann, que estaba mirando fijamente la pantalla, y luego miré su monitor para ver cómo le iba. Finalmente se había acostumbrado al ratón, pero todavía tenía problemas con el teclado de vez en cuando. La había estado escuchando como una loca, así que pensé que le iba bien, pero no estaba preparado para la escena que me esperaba en su pantalla.
“¡LA PUTA MADRE!”
El avatar de Ann, de tamaño pequeño, iba por el campo de batalla, con la enorme piqueta girando en sus manos. Los soldados enemigos gritaban aterrorizados mientras intentaban esquivar su tornado de muerte.
“¡Toma esto!”
Cada lindo grito de Ann acompañaba la visión de su arma imposiblemente enorme cortando a través de la armadura de alguien, cortando al enemigo por dentro en tiritas. Fue muy entretenido ver las animaciones de muerte del rastro de jugadores oneshoteados que dejó atrás.
“¡Oh, ya casi termino aquí, Aoi! Estaré contigo en un minuto.”
Ann cambió su arma a una mano e hizo la animación de saludar con la otra. Fue muy lindo, pero apuesto a que no fui el único que encontró aquello una exhibición bastante brutal.
“¡La voz linda sólo la hace más aterradora!”
Sí, sonaba como si la gente en el chat de voz estuviera de acuerdo conmigo.
“¡Oye! ¡Es de mala educación llamar a una dama aterradora!”
“¡Oh, mierda, aquí viene!”
Oh. Eliminó a los dos últimos con un solo golpe de la piqueta. Hablando de una masacre. Podía oír el grito a lo lejos a través de mis auriculares.
“Vamos, Ann, looteémoslos. Nos tomamos todo ese trabajo, así que debemos cosechar las recompensas.”
“Claro que sí. Deja las cosas pesadas y concéntrate en los objetos de valor, ¿verdad? ¡Estoy en ello!”
Nuestro grupo era una máquina bien engrasada. Me mantuve alerta mientras Ann bajaba su arma y rebuscaba entre las mochilas de los cadáveres.
Los dos estábamos jugando un popular FPS/MMORPG llamado Gun Gust desde nuestra cabaña en el Laberinto #228. El juego estaba ambientado en una colección de países vagamente británicos, y contaba con miles de jugadores incondicionales. Podías elegir entre una variedad de armas, desde armas de largo alcance como cuchillos, arcos y ballestas, que básicamente funcionaban como pistolas, hasta armas principales de corto alcance como espadas, lanzas y hachas. El juego tenía tanto PvE como PvP, así que podías jugar a lo que quisieras.
Hoy formamos parte de un grupo mercenario que apoyaba un asalto a una fortaleza construida por jugadores situada en los bosques del centro del continente. Lamentablemente, no habíamos podido tomarla, así que se había convertido en un refugio. Los mercenarios, entre ellos Ann y yo, protegíamos a las tropas que huían cubriendo la retaguardia, pero la moral de los jugadores de nuestra unidad estaba extrañamente alta.
“Gracias, amigo mío. Eres lo máximo. ¡Estamos listos para patear algún trasero!”
“¿Cómo se ve allá, Mister Blue? Yo casi he terminado de limpiar esta zona.”
“Todo despejado por aquí. Consígueme órdenes frescas de inmediato.”
Vencedores en el contraataque, a pesar de la abrumadora cantidad de enemigos, nuestro bando se las arregló para defenderse y volver a la base.
“Ya veo la próxima baliza. Nuestro próximo objetivo está a unos veinte minutos. Día ocupado.”
“¡Copiado!”
Sentí un poco de orgullo por haber sido elegido para dirigir nuestro grupo de mercenarios, pero sabía que las sonrisas en sus caras eran gracias a Ann.
“Ann, ya sabes qué hacer.”
“¡Sí!”
Ella estaba a mi lado, tanto en el juego como en la vida real, así que le susurré. Con una sonrisa y una inclinación de cabeza, empezó a gritar en su auricular.
“Hola a todos, ¿están disfrutando de la pelea?”
“¡Mierda, sí!”
“¡Estoy tan contenta de oír eso! Ahora vamos, salgamos y peleemos otro asalto. ¡Estaré justo detrás de ustedes, animándolos!”
“¡Sí, sí! ¡Puedes contar con nosotros!”
“¡Eh, perros! Ann es la comandante de la brigada antivicio. ¡Muestren un poco de respeto! ¡Háganlo de nuevo, y bien esta vez!”
“¡Señora, sí, señora! ¡Uno, dos! ¡Uno, dos!”
¡De acuerdo! Ann era una cura para todo cuando se trataba de enviar a nuestros compañeros de equipo. La había estado entrenando sobre cómo reunir a las tropas. Gracias a su charla motivacional, la moral era tan alta que parecía que se habían olvidado de la fatiga de la última pelea. Mientras contemplaba el poder del canto de su sirena, un pensamiento cruzó mi mente.
Con el aliento de Ann fresco en la parte de atrás de sus cabezas, esos jugadores estaban listos para lanzarse a la batalla, incluso si eso significaba arriesgarse a morir, por la simple razón de que este era sólo un mundo de juego. Pero, ¿qué sería suficiente para empujar a alguien a tomar las armas y arriesgar su vida en el campo de batalla en el mundo de fantasía que nosotros, los del Laberinto #228, llamamos hogar? Puse mi vida en peligro una vez, en parte para proteger a alguien querido para mí, pero también en parte porque, como gamer hardcore, pensé que sonaba divertido. Era consciente de que no es lo normal. Para ser completamente franco, probablemente tenía unos cuantos tornillos sueltos. Pero eso hizo que la pregunta fuera aún más interesante para mí: ¿Qué se necesita para que alguien arriesgue su vida en la batalla, en el mundo real?
Probablemente debo una explicación aquí sobre cómo conseguí una computadora gamer de gama alta y acceso a Internet dentro del Laberinto #228. Esa historia comienza un mes antes, alrededor del final del verano. Karumi me había llamado a la oficina de gestión en la sede de la empresa en mi mundo. Estábamos en el mismo edificio cerca de la estación de tren.
“En serio, ¿otra bonificación? Pensé que ya me habías pagado lo que dijiste que me había ganado.”
La oficina sin decorar no se veía muy diferente de la última vez que la vi. Karumi y yo estábamos en el salón, sentados uno frente al otro en una mesa, y ella tenía una taza de café instantáneo en la mano. Karumi era muy linda. Entre sus largos mechones de pelo rubio natural y sus ojos azules zafiro, a primera vista parecía extranjera, pero los delicados rasgos de su rostro eran inequívocamente japoneses. Era una combinación exquisita.
“Sí, ya pagamos tu bono por el trabajo contratado.”
Su entrega fue un soplo bajo y paciente. Era una belleza fría, de pies a cabeza.
Habían pasado unos días desde que terminamos de resolver todo eso. Milt, una aldea cerca del Laberinto #228, había sido asaltada, y aunque no era parte de mis deberes, me había esforzado por salvar a los aldeanos. El Gran Señor Oscuro, que era el patrocinador de la compañía de administración de Karumi y también el gobernante de este mundo, me había enviado una carta de agradecimiento así como una hermosa bonificación además de mi salario normal. La cadena de gestión en mi trabajo todavía era un poco confusa para mí, pero me di cuenta de que lo que había hecho era algo así como rescatar involuntariamente a otra división de la compañía.
Karumi me había informado cuando el bono había sido transferido a mi cuenta y me pidió que lo confirmara, así que lo hice. El número de ceros que me miraban fijamente desde el saldo de mi cuenta bancaria me tomó por sorpresa, por no decir más. Ya tenía suficiente para comprar una casa decente en el centro de Tokio, si quería. Todo el dinero que había ahorrado en mi vida, y todos mis gastos de subsistencia desde que salí por mi cuenta, eran sólo una fracción de esa enorme suma. No sabía si reír o llorar, pero me conformé con una risita seca. En comparación con otros pasatiempos, especialmente jugar, los gastos de un gamer no eran tan grandes. Además, había estado pasando todo el tiempo en el laberinto de todos modos, así que no se me ocurría nada útil que hacer con el dinero. Dicho esto, necesitaba tener en cuenta la temporada de impuestos....
“Toma. Este es un catálogo de recompensas especiales para los gerentes de laberintos. ¿Puedes elegir diez artículos?”
Ella me dio una carpeta con algunos documentos dentro, así que la tomé y la revisé. El catálogo de aspecto profesional incluso tenía una lista con viñetas de características para cada artículo. Volteé una página al azar y miré más de cerca.
▫ Conjunto de herramientas de gestión de mazmorras que restauran la resistencia automáticamente.
▫ Pintura especial que se expande diez centímetros después de secarse y tiene la resistencia del acero. (Cinco tarros. Las brochas se venden por separado.)
▫ Pomo de puerta de aspecto descascarable. Viene con la llave mágica correspondiente. (Puerta no incluida.)
▫ Kit de creación de trampas de laberinto para principiantes. (Instrucciones y herramientas incluidas.)
▫ Tres vales para compromisos oficiales de la fuerza mercenaria del Señor Oscuro, gratis. (Tres mercenarios por vale.)
▫ Kit de creación de torres de vigilancia cortaviento. ¡Ideal para regiones de meseta! (Incluidos los trabajadores de la construcción.)
“Ya veo a qué te refieres con que son recompensas para los gerentes de laberinto.”
Quiero decir, ¿para qué iba a usar una torre de vigilancia en el centro de Tokio? El formulario de pedido era una pequeña ficha en la que se marcaban las casillas junto a los artículos que se deseaban, pero el catálogo estaba repleto de vibrantes fotografías. Parecía que debería ser publicidad de chucherías navideñas de lujo. Era una decisión difícil. Claro, intelectualmente, podía imaginarme cómo este material sería útil para alguien en mi línea de trabajo, pero era difícil ponerme en la mentalidad correcta cuando estaba hojeando un catálogo. Y no había nada que necesitáramos urgentemente para el Laberinto #228 aquí, ni había nada que pareciera que fuera realmente útil en el futuro. Algunos de los artículos eran extrañamente específicos, y algunos sonaban como si fueran útiles, pero ¿realmente necesitaba alguno de ellos? Cada vez que me detenía y consideraba esa pregunta, terminaba pensando: “No, no realmente.”
“Karumi-san, hay algo que quiero, pero no está en el catálogo. ¿Qué dices?”
“Eso depende. ¿Qué es lo que quieres?”
Karumi pareció sorprendida, pero me imaginé que no lo estaría una vez que escuchara mi petición, asumiendo que los empleados que buscaba eran todos gamers como yo.
“Una fuente de energía eléctrica estándar y una conexión a Internet. También, permiso para traer algunos efectos personales al laberinto conmigo. Específicamente, mi computadora.”
Sería inapropiado para el escenario de fantasía y todo eso, pero extrañaba mi PC. No teníamos videojuegos en el laberinto. Habíamos creado nuestros propios juegos de cartas y de mesa, pero todo lo que requería electricidad estaba más allá de nuestras capacidades. Y eso estaba bien, pensé. Todo lo que un gamer necesitaba era alguien con quien jugar, ¿verdad? Pero en el momento en que pude volver a Japón cuando quisiera, los nuevos títulos y las ventas flash me llamaron la atención.
Después de pensarlo bien, Karumi habló.
“¿Recuerdas la cláusula de tu contrato sobre traer la tecnología moderna al lugar de trabajo?”
“Sí.”
Sólo se me permitía traer mi maletín y todo lo que pudiera meter en él. Todas las cosas mágicas estaban más allá de cualquier cosa en nuestro mundo, pero el lugar estaba bastante subdesarrollado, desde el punto de vista tecnológico. Algunas cosas que podíamos producir en masa con facilidad requerían mucho trabajo y mano de obra. Eso era bastante común en escenarios de fantasía, supongo. En realidad, se podría obtener un beneficio bastante considerable con el comercio del mineral de hierro en bruto desde allí por productos de acero de aquí, aunque me imaginé que su economía se iría al diablo si intentaba hacer algo así. Los herreros perderían sus puestos de trabajo de la noche a la mañana, y cualquier progreso hacia la industrialización se detendría. Tenían todos esos reglamentos en vigor por una buena razón.
“Y más allá de eso, están las restricciones más amplias sobre la difusión intencional de la ciencia y las tecnologías de este mundo, que estoy segura de que también lo recuerdas.”
“Sí, lo sé.”
También había un defecto al tratar de importar directamente la ciencia y la tecnología. Dada la existencia de la magia, las leyes de la física en un mundo de fantasía obviamente no podrían ser las mismas que las de nuestro mundo. Por lo tanto, era probable que muchas tecnologías simplemente no funcionaran. Entre los activos del Laberinto #228 estaba un cierto robot gigante que tenía un parecido sorprendente con el accesorio de una escena arcade local, un mecha de nombre Cometa. Sin embargo, el del laberinto no era un producto de la ciencia, sino más bien un golem impulsado por la tecnología mágica de ese mundo. Dicho esto, a pesar de que era impulsado por la magia, el gerente del laberinto lo construyó para que se viera y funcionara como si fuera algo de nuestro mundo. Así es como él quería que fuera.
“Te compadezco, Kousaka, pero no podemos difundir la tecnología y los avances industriales a voluntad en ese mundo. Si estás tan ansioso por tener el nivel actual de tecnología de este mundo, sería más rápido si construyeras una fábrica allí y contrataras trabajadores japoneses para ello, en lugar de importar los productos terminados.”
“Tiene sentido.”
Aunque si el Gran Señor Oscuro fuera a ser molestado por el hecho de que yo empezara una empresa de exportación, probablemente estaría igual de molesto conmigo por haber llevado trabajadores japoneses. O trabajadores de cualquier parte, para el caso.
“La tecnología es un asunto difícil. Este es un ejemplo extremo, pero digamos que doy herramientas de hierro a una civilización que todavía está en la Edad de Piedra. La mayoría de las veces, una vez que se les entrega la nueva tecnología, dejan de avanzar por completo. Es cierto que no es infrecuente que las civilizaciones de la Edad de Piedra sean arrojadas repentinamente a la Edad de Hierro para que duren mucho tiempo, pero si dejan de desarrollar tecnologías básicas sólo porque el hierro les conviene, su progreso tecnológico se estanca, al igual que toda su civilización.”
“Soy consciente.”
Había jugado una buena parte de juegos de simulación de desarrollo de civilizaciones.
Se me ocurrió un incidente específico. Había una serie que había llegado a Japón hace medio año. El objetivo era establecer una nueva civilización y, finalmente, convertir tu ciudad en una ciudad-estado o en un país en pleno desarrollo. Algo así como Age of Imperials 2. Había muchos juegos para un solo jugador en ese género, pero éste era diferente debido a su gran escala. El juego incorporaba muchos elementos MMO y tenía una mecánica bastante profunda. Me metí de lleno en esto el día que la edición internacional llegó a los estantes. Solía jugar en el servidor US-West 3 en su día, que había avanzado hasta la civilización medieval. Hasta ahora, todo bien. Hasta el incidente de la sobretecnología.
Un país, dado el memorable apodo de Pica Pica debido a su pasión por la arqueología, estaba explorando algunas ruinas antiguas cuando se encontraron con un buque de guerra volador que funcionaba a pleno rendimiento y que estaba repleto de cañones. No pasó mucho tiempo antes de que construyeran sus propios cañones primitivos. Recordé bien el caos que siguió. Llevar cañones a un campo de batalla previamente dominado por espadas, lanzas y caballería con ballesta demolió el equilibrio de poder. Los jugadores que habían hecho el descubrimiento se expandieron rápidamente, pero sólo pasaron unos pocos días antes de que el espionaje viera cómo los secretos de la fabricación de aeronaves y cañones se filtraban a todo el mundo. Las cosas fueron cuesta abajo muy rápido desde allí.
La sobretecnología se extendió por todo el mundo como gotas de tinta que corrompen un pozo puro. Todo el mundo cambió su enfoque para fabricar aeronaves y montar invasiones, dejando sólo a los países con más recursos en pie. La locura continuó hasta que un grupo de jugadores empezó a quejarse de cómo el servidor se estaba quedando atrás de los demás en términos de progreso. La causa era evidente. En lugar de avanzar uniformemente a través del árbol de tecnología, todo el mundo había crecido obsesionado con la producción masiva de dirigibles y cañones, atando todos sus recursos a la producción y el mantenimiento. Para entonces, los otros servidores habían avanzado lo suficiente como para producir tanques y aviones, aproximadamente a la par de la tecnología de la era de la Primera Guerra Mundial, pero nuestro servidor aún estaba plagado de naves cargadas de cañones tripuladas por caballeros que manejaban espadas.
“Estoy dolorosamente consciente. Yo también lo he visto.”
Realmente había sido doloroso. Todo lo que quería era desarrollar mi país, pero tenía las manos ocupadas protegiéndome de los invasores. Todo mi presupuesto y mi talento fueron a la defensa. Antes de que saliéramos de la depresión, se había desperdiciado una enorme cantidad de activos. Habíamos quemado una cantidad insensata de recursos y personas en nuestra guerra mundial.
“Oh, ¿de verdad? Entonces deberías ser consciente del poco valor que obtendrías si llevaras una computadora moderna al laberinto.”
Así que ahí es a donde quería llegar con esto, ¿eh? Tal vez sería más fácil si tuviera mi teléfono e Internet al alcance de la mano, pero eso sería sólo un apoyo. Agradezco la advertencia, de verdad... pero ella no entendía el punto aquí.
“Por supuesto, lo entiendo. Pero mira, todo lo que quiero es jugar.”
“...”
Era inusual ver a Karumi tan confundida. Abrió y cerró la boca un par de veces. La miré fija, fría y seriamente. Tenía que mantenerme firme. Quería hacerle creer que la única manera de mantenerme feliz era satisfacer mi petición.
Durante mi periodo de formación, había vivido durante tres meses seguidos en ese mundo de fantasía. Había sido un trabajo duro sólo sobrevivir, pero también había sido divertido. Todavía podía recordar todos los momentos intensos que había pasado, todos los peligros e incertidumbres que había superado. Todos los días se habían sentido realizados, como debería ser un buen juego de aventuras. Dicho esto, la vida no era tan agitada en el otro mundo, en comparación con Japón. Mis días transcurrían a un ritmo más relajado. Si la mayor emoción que iba a tener la mayoría de los días eran los juegos sencillos que hacía para mí mismo, significaría la muerte segura para un gamer como yo.
No era que no estuviera satisfecho con tener a Ann como mi compañera de juego. ¡Era muy divertido estar con ella! Nunca lo habría logrado sin ella, y le debía mi agradecimiento. Pero yo había estado allí durante tres meses. ¿Te imaginas cuántas novedades me he perdido? La alineación en la sala de juegos debe haber sido completamente diferente de la última vez que puse un pie en una, y apuesto a que estaba muy atrasado en los populares juegos en línea.
No tenía problemas con las horas de trabajo. En realidad, las expectativas del cuartel general parecían bastante justas. Por lo que me había dicho Karumi, había un buen número de gerentes de laberinto que viajaban diariamente entre Japón y el laberinto para trabajar. Al parecer, habían entrenado a personas de todo el mundo para que se ocuparan del laberinto durante su ausencia.
Pero no había nadie más que yo y Ann en el Laberinto #228. No podía volver a casa y dejarla sola todas las noches. No importaba cuántas veces ella me dijera que estaría bien. No me atrevía a dejar sola a una chica por la noche. Así que aunque hiciera un viaje de un día de regreso a Japón, definitivamente estaría regresando al laberinto esa noche. Por eso me moría de hambre por los juegos.
“¿Realmente piensas usar la computadora sólo para jugar? ¿Y de verdad, de verdad la necesitas?”
Ella hizo la pregunta una vez más, pero esta vez sonó un poco agitada. Parecía que estaba buscando desesperadamente una salida a un terrible aprieto. ¿Realmente era todo tan malo?
“Sí. Es vital para mí.”
Asentí con firmeza. Al igual que los conejitos morían por soledad, se sabía que los gamers perecían si les quitabas sus juegos.
“Muy bien. Ya se me ocurrirá algo.”
“Muchas gracias.”
Le sonreí positivamente.
“Muy bien, ahora que está arreglado, me voy.”
Me levanté, agarré mi bolso y me dirigí a la brillante puerta de metal con el resplandor iridiscente de la parte de atrás de la oficina. Puse la llave en el cerrojo de la cerradura grabada con el logo de la compañía, la giré y ante mis ojos, la puerta se abrió crujiendo con el aroma de la marga y la vista familiar del Laberinto #228. Era tan agradable que el viaje de mi oficina a mi lugar de trabajo sólo tomara un par de segundos. Parecía que todos los gerentes del laberinto partían de aquí, cada uno con su puerta y su llave, pero yo no había venido en horas normales de apertura o cierre de la oficina todavía, así que no había conocido a ninguno de los otros gerentes.
Más tarde, ese mismo día, llegó una entrega al laberinto. El representante de Tundra me trajo un paquete oblongo, con forma de sandía. Lo desenvolví para encontrar un objeto negro azabache, la superficie lisa como una piedra pulida. Cuando deslicé la cubierta hacia un lado, encontré un par de viejos amigos: una toma de corriente de las de siempre y un conector LAN. Ahora, el esferoide negro no estaba conectado a nada más, lo que me preocupaba un poco, pero cuando conecté mi ordenador al toma corriente y puerto LAN, todo funcionó perfectamente, así que decidí no preocuparme por los detalles y simplemente apreciar la maravilla. Si empezara a analizar toda la magia de este mundo, probablemente perdería la cabeza.
Y así fue como el Laberinto #228 terminó con una máquina de juego conectada a Internet. También traje una lámpara fluorescente una vez que conseguí la computadora, ya que mirar un monitor en un cuarto oscuro podría arruinar tus ojos. Un verdadero profesional estaba en ello a largo plazo: tenía que cuidarse a sí mismo, o su juego se vería afectado.
Tal vez un mes después de que llegó al laberinto, Ann comenzó a usar la computadora para jugar también. Todavía no estaba muy familiarizada con el teclado, y usaba el ratón en lugar de las teclas de acceso rápido, pero aún así se estaba adaptando bastante bien.
“Así que usaron una poción de vitalidad y otra de resistencia. Reemplazaré las botellas vacías. Ahora, veamos cómo les va a las otras pociones. Ejecutar evaluación. Hmm. ¡Siguen siendo de muy buena calidad! Funcionarán bien por un tiempo, pero asegúrense de usar las más viejas la próxima vez que necesiten una poción.”
“Muy bien. Eres un salvavidas, Aoi.”
Había venido a Milt, el pueblo pionero cerca del Laberinto #228, para ver las pociones mágicas que había almacenado en la casa del alcalde. Habíamos llegado a un acuerdo muy similar a como trabajaban los médicos provinciales, donde yo mantenía la aldea abastecida con medicinas de calidad, y a cambio los aldeanos me traían verduras frescas, granos, y a veces incluso carne.
“Por favor, toma un poco de té. Acabo de prepararlo.”
“Muchas gracias.”
Mientras el enorme minotauro alcalde iba a guardar la caja de medicinas, su esposa, July, me ofreció té. El alcalde Hopper y su esposa eran un estudio de contrastes. Donde él era voluminoso y musculoso, ella era delgada y elegante, con rasgos delicados y juveniles. Sus orejas puntiagudas estaban en posición horizontal, como se esperaba de los elfos de este mundo. La sonrisa en su rostro era suave. Ella daba una impresión notablemente distinta de Deneb y su gracia seductora, aunque no pude precisar exactamente qué era lo que las hacía tan diferentes.
“Perdón por el retraso.”
El alcalde Hopper regresó y se sentó frente a mí en la mesa. La silla emitió un lamentable crujido mientras se sentaba en ella. Su taza de té, que a primera vista casi confundí con una jarra de cerveza, parecía pequeña y delicada en su enorme mano.
“La verdad es que quería pedirte un consejo. Oh, pero espera, hay algo más que necesito atender primero.”
El alcalde colocó una bolsa de cuero de aspecto robusto sobre la mesa. Mirando dentro, encontré un número de monedas DL, la moneda del Gran Señor Oscuro era aceptada en todas partes en este mundo. Principalmente cobre y plata, pero incluso algunas monedas de oro fueron mezcladas. Era una cantidad considerable de dinero.
“¿Para qué es esto?”
Ciertamente no esperaba un soborno.
“El señor de esta tierra me confió esto. Es tu parte del rescate por esos humanos y las grandes cosas que trajeron con ellos. ¿Cómo se llamaban? Lo he olvidado.”
“¿Las Armaduras de Caballero Extendidas?”
“Claro, sí. Esta es la tarifa del rescate por la Arma.... lo que sea.”
Me había enterado de lo que le había pasado a la gigantesca armadura de relojería que los humanos invasores habían traído. Aparentemente, los trajes blindados eran bastante caros, lo suficiente como para justificar el envío de tropas para recogerlas. A mí no me habrían servido de nada, aunque las hubiera llevado al laberinto, así que le pedimos al señor feudal que se ocupara de ellas.
“¿Le importaría explicar lo que pasó con un poco más de detalle?”
“Mm, por supuesto. Necesitarás entender más sobre nuestro país primero.”
Después de su explicación, las cosas tuvieron más sentido.
Por orden del Señor Oscuro, no había esclavitud en este país. Cuando un ser humano es capturado, si es un ciudadano normal, como un campesino o un comerciante, será liberado en el acto, pero los soldados y los civiles alistados generalmente son liberados sólo después de haber sido rescatados por su país o su familia. Si ni el país ni la familia pagaban, el prisionero era obligado a trabajar por su rescate. La tarifa era bastante alta. Parecía que un simple soldado tendría que trabajar durante varios años para pagar su deuda.
La política hacia la esclavitud parecía sorprendentemente correcta para un lugar como éste, y me encontré admirando la eficiencia del sistema. Manejar a los esclavos era difícil. Un esclavo sin esperanza de ser liberado no estaría motivado para trabajar, así que tendrías que contratar a gente para que los vigile y también preparar algún tipo de recompensa para que se sientan como si estuvieran trabajando para algo. Buena comida u otros placeres, por ejemplo. Al final, el simple hecho de contratar a personas para hacer el trabajo generalmente terminaba siendo más barato que contratar supervisores, preparar incentivos y mantener a los esclavos. Los azotes, las palizas y los trabajos forzados eran el tipo de cosas que se te ocurrían con la esclavitud, pero te equivocarías si pensaras que un látigo es todo lo que necesitas para conseguir que alguien trabaje. Un esclavo no podría trabajar si estuviera herido, y si una herida se infectara y el esclavo muriera, tendrías suerte si la peor consecuencia fuera una caída en la moral y en la producción. Por otro lado, si mimaras demasiado a un esclavo, el trabajo podría progresar hasta cierto punto, pero probablemente terminarías obteniendo menos de tu fuerza laboral que si los hubieras empleado normalmente.
¿Por qué sabía tanto de esto? Bueno, había jugado una vez a un juego extranjero que abordaba el tema. No se vendía a nivel nacional a través de los canales normales, por razones obvias. El juego te ponía en el lugar de un granjero prometedor en la antigua Roma, manejando esclavos y construyendo una plantación exitosa. El juego se llamaba Green Hortus: Paradisus Perditus. Era un juego de simulación de gestión bastante hardcore. Si eras muy blando con los esclavos, se rebelaban. Siendo muy duro, la eficiencia se desplomaría y los costos de mantenimiento aumentarían. Si elegías malos supervisores, había una posibilidad de que estos abusaran de los esclavos a tus espaldas. Olvídate del crecimiento y de los beneficios, mantenerte a flote ya era bastante difícil. Coincidentemente, el mismo día que Green Hortus salió a la venta, una compañía japonesa de juegos independientes lanzó un juego llamado Unpaid Overtime 3: Wage Slave's Revenge que te ponía en la piel del presidente de una compañía. Se suponía que tenías que explotar a tus trabajadores en un entorno laboral sombrío y opresivo. Curiosamente, era mucho más fácil que aquel en el que eras un esclavista romano. No sabía si reír o llorar.
“Y así, todos los humanos capturados fueron rescatados, y esta es tu parte. Es costumbre que el 70% del dinero del rescate vaya a la persona que capturó a los criminales.”
¿Y el 30% restante se repartía entre las arcas del país y los bolsillos del señor? Considerando todas las cosas, el hecho de que ellos se encargaran de todo con un 30% parecía un poco barato.
“Lo entiendo, eso tiene sentido. Ahora, ¿qué era lo que quería preguntarme?”
“Bueno.... July, ¿podrías ir a buscar a Mary?”
“Por supuesto. Espera un momento.”
July regresó a la casa y volvió con una chica junto a ella. Llevaba ropa modesta, igual que los aldeanos, pero a diferencia de ellos, tenía una espada envainada en la cintura. Ella era, en una palabra, regia. Su corto pelo rubio se balanceaba ligeramente al entrar en la habitación, y sus ojos azules brillaban con determinación. Su noble porte era obvio de un vistazo. Como tenía las orejas redondeadas, mi instinto me decía que era humana, pero con todas las diferencias que hay aquí, no podía estar seguro de su edad. Si tuviera que adivinar, diría que tiene unos 18 años. Su postura era impecable, y su aplomo le daba un aire de refinamiento. Para dar un ejemplo más fácil de relacionar, ella era como esa chica genial y atlética que capitaneaba todos los equipos deportivos y a la que todas las demás chicas admiraban.
“Mary, este es el hombre que mencioné antes, Aoi.”
“Ya veo. Así que este es él.”
Mary me miró de pies a cabeza. No era exactamente hostil al respecto, pero su mirada no permitía discutir; estaba tomando una decisión de algún tipo sobre mí, e iba a mirarme hasta que estuviera bien y terminara.
“Quería presentarlos a los dos. Mary es una caballero humana que lleva viviendo en el pueblo desde hace tiempo.”
¿Caballero? ¿Tenía algo que ver con esa gigantesca armadura de relojería?
“Encantado de conocerte. Me llamo Aoi. Srta. Mary, no conozco a ningún otro ser humano por aquí, ¿te importaría si te pregunto qué significa exactamente ser un caballero?”
“Un caballero es aquel que tiene el poder de blandir la armadura.”
Así que básicamente, los caballeros eran personas que piloteaban esas armaduras. Parecía que el término “armadura de caballero” era más literal de lo que pensaba.
“¿Así que fuiste una de los pilotos durante el asalto anterior?”
“Ciertamente. Yo fui quien te sorprendió cuando pilotabas esa armadura roja de imitador. Por cierto, puedes llamarme Mary.”
Entonces, ¿esta linda chica era el aterrador soldado que se resistió hasta el amargo final? ¿Fue realmente una buena idea dejarla libre así, y con una espada, nada menos?
“Lo tengo, Mary. Tú puedes llamarme Aoi también.”
“Muy bien. Debo admitir, Aoi, que no eres lo que esperaba cuando escuché que me encontraría con el violento guerrero que pilotaba esa armadura roja. No creí que fueras a ser tan cortés.”
¿Estaba siendo particularmente cortés? Sólo estaba usando la típica cortesía que se le muestra a un nuevo conocido. Bueno, supongo que la gente esperaba que los soldados fueran un poco groseros.
“Lo mismo va para mí. Cuando imaginé qué clase de persona piloteaba la armadura que me apuñaló, pensé que serías un veterano canoso.”
No podía creer que fuera esta dulce chica dentro de ese enorme traje de metal todo el tiempo.
“Oh, ¿en serio? Bueno, si esa es la impresión que tienes, entonces parece que mi entrenamiento diario no ha sido en vano.”
Mary parecía contenta, lo que era reconfortante. Había estado debatiendo entre “halagarla por lo malvada que es” y “halagarla por lo linda que es,” y parecía que había tomado la decisión correcta.
“Alcalde, ¿Mary tiene algo que ver con lo que quería preguntarme?”
“De hecho, así es. Verás, mientras que el rescate fue pagado por los caballeros y soldados restantes, y todos están a salvo en casa, parece que Mary no tiene a nadie que pague el suyo.”
Así que pagaron el rescate y luego se fueron alegres a su casa. Esto estaba muy lejos de la guerra en nuestro mundo, al menos hasta donde yo lo entendía. Sin embargo, si no tenían a nadie en casa para pagar el rescate, entonces años de servidumbre eran su único recurso. No sabía exactamente cuánto les exigían a los caballeros, pero seguramente era más de lo que pedían a los soldados de base.
“Mary está buscando trabajo, pero está resultando difícil encontrar una ocupación para ella.”
A juzgar por la forma elegante en que se comportaba, estaba dispuesto a apostar a que Mary era noble. Debe haber sido difícil para una mujer como ella hacer una profesión física tan extenuante. Debe haber tenido grandes ambiciones profesionales. Yo sabía cómo era eso. Yo mismo había estado en el mismo barco, no hace mucho tiempo.
“Mary tiene poco más que la ropa que lleva puesta. No cree que pueda permitirse una vivienda por mucho más tiempo.”
Hombre, eso casi parece personal.
“La ayudamos a buscar formas de ganarse la vida en el pueblo, pero lamentablemente nadie está en condiciones de contratarla.”
El pueblo pionero no estaba exactamente nadando en dinero, así que eso tenía sentido. Yo estaba un poco preocupado por los aldeanos, ya que el ataque no había sido hace tanto tiempo, pero deben haber estado tan bien como siempre. No hubo bajas de su lado, y afortunadamente para Mary, no eran del tipo que guardaran rencor por lo que yo había visto. Mary me miró, con los ojos brillantes de esperanza. Bueno, pude ver a dónde quería llegar. Las únicas personas por aquí capaces de pagar a un empleado serían un gerente de uno de los laberintos del Señor Oscuro o un vendedor ambulante como Fez. Seguro, algunos de los granjeros de por aquí podrían haber necesitado una mano o dos como ayudantes si hubieras preguntado por ahí, pero el tipo de paga que podrían haberte dado habría significado un largo, largo tiempo trabajando en los campos.
“Aoi, ¿considerarías contratarme para trabajar en el laberinto? Puedo ser una mujer, pero también soy un caballero. Soy fuerte y diligente. Las únicas habilidades que conozco son el pilotaje de armaduras y la esgrima, pero haré lo que sea si consigo trabajo. Haré las tareas. Te serviré de cualquier manera que me pidas.”
Mary llamó la atención, se puso la mano derecha en el corazón e inclinó la cabeza. ¿Era una especie de saludo? No sabía exactamente lo que intentaba decir con el gesto, pero al menos podía decir que era totalmente sincera. ¡Maldita sea! Yo estuve sin trabajo hace un año. Hablando de cosas que calan profundo.
“Lo siento, no te preocupes por mí. Sólo necesito comprobar algo. Ejecutar evaluación.”
Utilicé el comando de voz de habilidad que había adquirido cuando me convertí en gerente de laberinto, y comprobé las habilidades de Mary.
Mariet Di Savillant
<Caballero>
Vitalidad: 180/180     Resistencia: 123/143     Poder de Voluntad: 35/35
Habilidades: <Caballero: Avanzado>   <Armadura de Caballero: Avanzado>
Los resultados fueron mostrados en una ventana de la interfaz de usuario flotando en el aire, pero desafortunadamente eran vagos como siempre. No me dio mucha información. Sus estadísticas eran bastante altas, sin embargo. La mayoría de los aldeanos tenían estadísticas en dígitos dobles debido a todo el trabajo duro que hacían, pero ella incluso tenía dos estadísticas en dígitos triples. Parecía que tenía dos árboles de habilidades separados. Me preguntaba cuál era la distinción. ¿Quizás uno para las habilidades de cuerpo a cuerpo, y otro para las habilidades de pilotaje? Tenía talento, de eso no hay duda. Honestamente, el mayor problema habría sido si la hubiera contratado y entonces lo único que pudiera hacer en torno al Laberinto #228 eran las tareas domésticas.
“¿Estás segura de que quieres trabajar para mí? No era personal, pero sigo siendo el que te hizo prisionera.”
Claro, los humanos habían sido los que habían invadido, pero ella no era una bandida aterrorizando el campo por su propio interés. Ella era un soldado bajo órdenes, y yo había sido quien no sólo le impidió completar su misión, sino que también terminó siendo retenida para pedir un rescate. Tenía muchas razones para estar resentida conmigo.
“Puedo responder a eso fácilmente.”
Mary ni siquiera pestañeó ante mi pregunta, lo que fue un alivio.
“Sí, perdí contra ti, pero la derrota es una posibilidad que acepto cada vez que voy a la batalla. Uno debe estar preparado tanto para ganar como para perder, y en caso de que uno pierda, se debe estar preparado para seguir las órdenes del ganador. Los humanos estábamos invadiendo el territorio Daemon en primer lugar. ¿Por qué me molestaría que protegieras a tus compatriotas y sus hogares?”
Habló sin dudarlo, con sus ojos claros y seguros. Mi evaluación de Mary subió un peldaño. Hizo esa declaración como si fuera simple sentido común, pero me hubiera costado mucho encontrar gente que pudiera ver su situación tan objetivamente si les pasara lo mismo. Es demasiado natural culpar a los demás por las dificultades de cada uno. Ella podría haberme señalado fácilmente y exigido que me enmendara como la fuente de su sufrimiento.
Qué agradable sorpresa. La gente como Mary eran preciosos y raros en los juegos con elementos de PvP. Ni siquiera podía contar cuántas veces le había pateado el trasero a un jugador tonto en un duelo que él exigía, sólo para que dijera: “Ahí me agarraste, pero me vengaré,” y luego empezara a acosarme constantemente. Eran prácticamente un elemento básico en los MMORPGs. Y si la gente estaba tan inclinada a guardar rencores tontos en los juegos, ¿cuánto peor deben ser en la vida real, cuando se enfrentaban a consecuencias reales?
“Me entristece que nos hayamos encontrado en un campo de batalla, pero más que eso, me alegra que nos hayamos conocido.”
Una sonrisa se extendió por mi cara. Este era el tipo de persona que me gustaría tener como rival.
“Francamente, es un alivio conocerte por fin. El alcalde me habló de ti, pero solo podía imaginarme al loco guerrero que venció a nuestra Armadura de Caballero Extendida en combate. Me preocupaba que fueras agresivo, pero parece que me equivoqué. Estoy encantada de que la persona con la que he cruzado espadas haya resultado ser digna de respeto.”
No podía apartar la vista de la orgullosa sonrisa de Mary. Ella todavía tenía la mano sobre su corazón mientras hablaba, como si prestara un juramento.
“Sólo quiero dejar una cosa clara. Ahora mismo, soy una prisionera, y trabajaré para ganarme la vida. Acepto eso. Pero soy una caballero, y cuando mi deuda esté pagada, volveré a proteger a mi pueblo. Cuando lo haga, puede que vuelva a enfrentarme a ti en el campo de batalla.”
Su seria mirada era demasiado brillante, demasiado pura. En un rincón de mi mente, me preguntaba si esto era una táctica elaborada para manipularme, pero sabía por la sinceridad de su voz que ella no era ese tipo de mujer.
“Así que, sí. ¿Puedes encargarte de ella hasta que se vaya a casa?”
“¿Esto todavía es aceptable para ti, Aoi?”
“Sí. Entiendo lo importante que pueder ser el hogar y la gente.”
Así que, nos encontraríamos de nuevo como enemigos algún día. Bueno, no es que haya mucho que pueda hacer al respecto. Y por supuesto, era una situación en la que había estado innumerables veces antes. Ya sea en juegos de lucha, o juegos de estrategia, o cualquier cosa con un elemento competitivo, era muy común que los enemigos de hoy se convirtieran en amigos de mañana, y viceversa.
Una vez jugué en un MOBA de aviación llamado League of Aces, donde cada jugador tomaba el control de un avión de combate. Cada equipo tenía cuatro jugadores, y cuatro equipos eran emparejados al azar para cada juego. Se ponía bastante agitado con 16 personas ahí fuera. El emparejamiento aleatorio significaba que podías encontrarte fácilmente con tus compañeros de gremio, los mismos que te habían enseñado todo lo que sabías sobre estrategia y micro, en el equipo contrario, y tu única opción era pensar en cuál era la mejor manera de vencer el estilo de cada persona. Aunque es cierto que la mayoría de las veces, cuando eso me pasaba, me pateaban el trasero.
No era nada personal ni nada. Pero cuando veías a un equipo y sabías que uno de los jugadores no era tan fuerte, tenías que pisotear ese eslabón débil de la cadena como si no hubiera un mañana. ...Ahora que lo pienso, me preguntaba por qué siempre me hacían focus cuando terminaba enfrente de mis amigos. En cualquier caso, tenía la esperanza de que, si Mary cambiaba de opinión durante nuestro tiempo juntos, podría conseguir una unidad leal y de alta calidad.
“Eres un tipo raro, eso seguro. Te desentendiste de mi amenaza como si no fuera nada.”
“Tal vez esto sea raro, pero para ser honesto, no me molesta tanto por tu culpa. Estoy un poco cohibido de admitirlo, sin embargo, ja, ja, ja.”
“Oh, ¿lo estás? Bueno, no podemos tener eso, ¿verdad, jefe? ¡Ja, ja, ja, ja!”
Me sonrió y levantó los brazos. Aparentemente, a ella también le gustaba bromear.
“¿Les importaría darme un poco de tiempo antes de tomar una decisión final? Si contrato a Mary para trabajar en el laberinto, tendrá que mudarse al lugar, así que necesito consultar con mi familia primero.”
“Claro que sí.”
Esta era una buena oportunidad para mí, y quería aprovecharla, pero significaría una persona más en la casa. No pensaba que Ann se fuera a oponer aunque decidiera sin ella, pero aún así quería consultarla primero. También era cierto que no había mucho trabajo que hacer. Probablemente terminaría haciendo trabajos extraños.
“Oh sí, tenemos que considerar los sentimientos de Ann también.”
El alcalde asintió con comprensión.
“Ya veo, necesitas algo de tiempo. Aun así, agradecería una respuesta lo antes posible, Aoi.”
Mary se veía incómoda. Su billetera debe haber estado gritando.
“Lamentablemente, debo admitir que sólo estoy comiendo por la buena gracia del Sr. Hopper y el crédito que me da, y verás, la fría mirada de su esposa cuando sirve la cena no es exactamente fácil de soportar.”
Wow. Un caballero moroso. Eso era un poco triste.
“Su mirada crítica es la que más me duele cada vez que pido repetir. Su sonrisa es siempre tan dulce y amable, pero esos ojos fríos como el hielo, esos ojos que me miran como si fuera basura humana.... ¡Simplemente son demasiado!”
Ella tembló y agitó la cabeza.
“Intentaré darte una respuesta tan pronto como pueda.”
Tuve que mirar hacia otro lado, viendo a esta maravillosa rival recién encontrada reducida a un estado tan lamentable. Particularmente doloroso fue el hecho de que, no hace mucho tiempo, yo había estado en una situación muy similar. Cuando la vi, sólo pude ver lo poco que había esquivado esa bala en particular. Me incliné ante ambos y salí de la casa del alcalde a toda prisa.
Ann estaba visitando a una amiga en el pueblo, así que me reuní con ella y nos dirigimos de nuevo al laberinto juntos. Eso significó que tuve la oportunidad de hablar con ella sobre Mary de inmediato.
“Hay alguien que me gustaría contratar para trabajar en el laberinto. ¿Cómo te sentirías al respecto?”
“¿Es un hombre o una mujer?”
“Una mujer. Parece un poco más joven que Deneb.”
Deneb también parecía bastante joven, pero era difícil de decir con los elfos.
“Bueno, me gustaría conocerla y hablar con ella primero.”
Eso tiene sentido. ¿Quién aceptaría inmediatamente vivir con un extraño?
“¡Eres demasiado ingenuo y demasiado amable cuando se trata de tu bienestar! Tengo que asegurarme de que no te están engañando.”
Ann apretó mi mano y asintió para sí. ¿Así que estaba preocupada por mí? Tenía que admitir que yo era bastante ignorante sobre el mundo fuera del laberinto, así que no podía discutir.
“Ya veo. Gracias por cuidar tan bien de mí, Ann.”
“¡Ja, ja, déjamelo a mí!”
Como estábamos fuera del laberinto, ella estaba en su esponjosa y adorable forma de kobold. Le acaricié el pelo y ella movió la cola. Tendría que presentarlas. Mary era una persona tan sincera que estaba seguro de que se llevarían muy bien.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario