martes, 17 de septiembre de 2019

El Maestro del Valiente Capítulo 60 - Esquemas enredados


El Maestro del Valiente


Capítulo 60 - Esquemas enredados


Nota del autor: El prota y la heroína no aparecerán en este capítulo. Las explicaciones pueden ser redundantes, así que está bien hojearlas.
________________________________________

El mago estaba en medio de una habitación oscura. Abrió un grueso y desgastado tomo, hojeando rápidamente cada página antes de pasar a la siguiente.
La puerta se abrió de golpe, y un hombre adusto entró en la habitación. El mago continuó leyendo su libro, sin prestar atención al intruso. La luz del exterior iluminaba el polvo de la habitación.
“Entonces, ¿qué te parece? ¿Cómo está el laboratorio de investigación que preparé?” El hombre gritó mientras agitaba el polvo en el aire.

“Es una gran instalación. Aquí se almacenan muchos reactivos, instrumentos y herramientas mágicas. Hay incluso libros raros y grimorios que no había podido obtener por mucho que lo intentara; es mejor de lo que jamás podría haber imaginado. Tengo que darte las gracias, Jade.”
“Me alegra que te guste.”
Mientras hablaba, los ojos del mago nunca dejaron el libro frente a él. Jade frunció el ceño. Él era el descendiente de los Cliffdorf. Seguramente, eso merecía más respeto del que estaba recibiendo ahora.
Jade miró por la habitación. Además de los libros esparcidos por el suelo, también había diferentes tipos de cristalería preciosa importada de un país del lejano sur, cosas que parecían varillas de metal, joyas hechas de cristales pulidos y piedras preciosas, y todo tipo de objetos extraños y misteriosos que se encontraban por ahí. Jade no conocía el uso de ninguna de las cosas que estaban dispersas al azar por la habitación.
“Oye, ¿podrías cerrar la puerta ya? Este reactivo reacciona a la luz del sol.”
¿Este mago se atrevía a usar ese tono en el heredero de los Cliffdorfs? Sin embargo, Jade accedió y cerró la puerta.
Puede que Jade no supiese lo que hacía ninguno de los objetos, pero al menos sabía que todo lo que había en la habitación era lo suficientemente valioso como para ser considerado un tesoro de valor incalculable. Miró hacia una pequeña botella que estaba a sus pies. Incluso sin saber lo que hacía la pequeña cantidad de líquido en la botella, sabía que probablemente costaba lo suficiente como para permitir que un plebeyo viviera una vida de ocio durante meses y meses.
Con la puerta cerrada, la habitación volvió a oscurecer, dejando sólo un candelabro parpadeando junto al mago. Excepto que ese no fue el caso, como Jade notó y se corrigió a sí mismo. Mirando más de cerca, vio tenues destellos de luz que provenían de las joyas y lo que debía ser un bastón de madera. Los objetos eran herramientas mágicas imbuidas de hechizos.
“¿Cómo va tu progreso?”
“Con todos estos materiales y documentos de referencia, espero que terminemos antes de lo previsto.”
El mago finalmente levantó la vista del tomo y estiró su cuerpo, pero Jade no pudo ver su cara. Estaba cubierta por una capucha, dejando sólo sus labios visibles. Dejó caer el libro que había estado leyendo en el suelo.
“Pero no tengo suficientes sujetos de prueba. ¡No he recibido uno nuevo en días!”
“Me temo que mis manos están atadas. Los señores de la frontera han reforzado sus defensas. La disputa con Petersia llamó la atención sobre esas áreas, y aunque nuestras acciones no han salido a la luz, tenemos que proceder con cuidado.”
“¿Y qué hay de los Petersianos? Seguramente, deben estar de mal humor.”
“Seguimos discutiendo en secreto. Me gustaría progresar lo más posible mientras todos: el emperador, los nobles y los caballeros, todos tienen los ojos puestos en Petersia.”
“Dejaré que te encargues de toda la politiquería. Todo lo que me importa a mí es completar la investigación que mi mentor dejó atrás.”
“Por cierto, ¿por qué pediste usar las salas de investigación del castillo? ¿No sería más difícil pasar de contrabando materiales ilegales?”
El mago resopló ante la pregunta.
“Escucha Jade, incluso yo tengo un poco de sangre noble en mí. Puede que no tenga ningún interés en ganar poder como noble, pero sé cómo usar mi título. Los guardias del palacio no podrán encontrar nada a menos que yo se los permita.”
El mago se abrió paso entre la pila de libros hacia la estantería. Mientras se movía, más polvo volaba por el aire, haciendo que Jade se protegiese la cara.
“No es difícil lidiar con materiales ilegales: siempre y cuando entren, puedo hacer lo que quiera. Hablando de eso, esa princesa parece un gran sujeto de prueba. El palacio es notable. Incluso una de las criadas de aquí sería más que suficiente.”
“Si son sólo una o dos criadas, podría hacer que ocurriera, pero no debes hacer nada demasiado llamativo.”
La expresión de Jade se volvió aún más agria al ver la lengua serpenteante del mago parpadear en sus labios. Esos labios estaban enroscados en una sonrisa descarada.
“Por eso debes conseguirme más sujetos de prueba pronto. De lo contrario, no sé si podré contenerme.”
“Por eso te he convocado a la capital. Ya he limpiado mi territorio de temas que se ajustan a tus criterios, y cada vez es más difícil buscarlos en territorios vecinos. Aquí en la capital, todavía hay muchos materiales. Pero más vale que actúes discretamente al reunir a tus súbditos; no quiero que te atrapen.”
“A pesar de tus constantes bravuconadas, eres una persona preocupada.”
“¿Qué has dicho?”
El mago nunca había tratado a Jade con el mínimo de respeto, pero llegar tan lejos hizo que este reaccionase indignado. Jade apretó el puño, respiró hondo y recobró la calma.
“Como dije antes, hay mucho material fresco en la capital. Nadie los echaría de menos si unos pocos desaparecieran. Por favor, espera a que haga los arreglos.”
“No esperaré mucho tiempo, ¿de acuerdo?”
El mago perdió todo interés en Jade. Sus ojos estaban otra vez escondidos, enterrados en otro libro que había sacado de la estantería. La cara de Jade se oscureció. Con una mirada, se dio la vuelta para salir de la habitación.
Después de escuchar el portazo detrás de Jade, el mago levantó la vista.
La investigación de mi mentor era correcta, pero se equivocó en una cosa: No necesitábamos confiar en El Valiente. Los frutos de su investigación podrían haber salvado el mundo sin ella. Les mostraré, y no dejaré que nadie se interponga en mi camino....
Solo una vez más en la habitación oscura, el sonido de páginas volteándose continuó.
◇◆◇◆◇
Después de dejar la torre del mago, Jade regresó a la Mansión Cliffdorf en la capital.
¿Cómo es posible que se quede en un lugar tan sucio?
Había ordenado a los sirvientes que preparasen un baño caliente tan pronto como regresase, pero aún así sentía que podía oler un leve olor a moho en él. Jade frunció el ceño. En ese momento, oyó un golpe en la puerta.
“Puedes entrar.”
Sin palabras, entró un caballero de mediana edad. Era Klaus, el confidente de Jade en la casa de los Cliffdorf.
“¿Cómo resultó?”
“Exigió más súbditos,” escupió con desdén Jade mientras se quitaba el tiracuello y el abrigo y los tiraba al suelo.
Se sentó en su silla, amasando sus sienes mientras miraba al techo. Klaus tomó la ropa de su amo, la dobló cuidadosamente y la colocó en un asiento cercano.
“¿Cuándo va a terminar? Consígueme más dinero. Consígueme más sujetos. Mejor equipo. Joyas. Hierbas. Herramientas. ¿Cree que soy su fuente personal de dinero? Incluso si le consigo sus súbditos, ¿cuánto tiempo más necesita? ¿Habrá terminado para cuando mis arcas se vacíen y mis vasallos me abandonen?”
“Los magos son simplemente ese tipo de gente. Para llevar a cabo sus proyectos, harán todo lo que puedan hacer y usarán todo lo que puedan conseguir.”
“¡Pero aún así! ¡Está tardando demasiado, mientras malgasta mi dinero!”
“La investigación es un proceso de ensayo y error, no algo a lo que apresurar.”
A diferencia de su amo Jade, Klaus respondió con frialdad. Eventualmente, el comportamiento de Klaus bajó el temperamento de Jade.
“¿Ha enviado Petersia algún mensaje?”
“Dijeron que estaban listos para intervenir en cualquier momento...”
“¿Y a qué precio? ¿Dinero? ¿Territorio? ¿Exigirán que cumplamos sus órdenes como marionetas?”
Burlándose, Jade tomó una copa de vino de plata. Se lo bebió todo de un trago, antes de golpearla.
“Haz que ese bastardo trabaje más rápido. Dejaré que Petersia me use, pero no tengo intención de estar a su disposición para siempre. Aún así, necesito el poder para oponerme a ellos. Así que, consíguele súbditos, no importa lo que tengas que hacer. ¡Ahora!”
Klaus se inclinó, y luego salió de la habitación. Jade se recostó en su silla y miró al techo.
Debería poner a mi padre a trabajar también....
Voy a abrir una brecha entre el emperador y los nobles. Los Petersianos han estado afilando sus garras y esperando su momento. No perderían la oportunidad de hundir sus dientes en un imperio debilitado y distraído.
El Imperio puede tener al Valiente, pero una persona no significa nada frente a un número abrumador de personas. El Valiente podría ser capaz de derrotar al ejército de Petersia, pero el ejército llegaría primero al centro del imperio.
Según su acuerdo, con el apoyo de Petersia, Jade se casaría con una mujer de sangre real y se convertiría en emperador. Había decidido que Cornelia o Leticia le vendrían bien.
Los fines justificarían los medios, siempre y cuando obtuviera sangre real. Estaba dispuesto a tomar prestada la fuerza de otro país.
Estrictamente hablando, no tenían que ser ellas dos, siempre y cuando su esposa tuviera sangre real. Pero el hecho de que Cornelia fuera descendiente directa del emperador anterior le daría legitimidad, y si fuera Leticia, eso significaría que podría ejercer el poder del Valiente. Petersia esperaba hacer de Jade su títere, así que estaba investigando otras formas de oponerse a ellos, pero mientras pudiera usar el poder del Valiente, sería suficiente.
Jade sirvió otro vaso de vino en la copa. Saboreó el rico sabor a medida que se adentraba en su garganta. Se levantó y caminó hacia un gran retrato en la pared. Representaba a una hermosa joven con una sonrisa amable.
Jade se llevó la mano al pecho y se inclinó ante la mujer del cuadro.
Madre. Pronto me haré cargo del país que te sacrificó. Así, una vez más, los elegidos gobernarán sobre los sucios plebeyos que te traicionaron. ¡Por favor, cuida de mí!
◇◆◇◆◇
Locke Marin dio un largo suspiro. Estaba en el cuartel general de la Orden de Caballeros, en la habitación del pelotón de Royce. Era una de las muchas habitaciones asignadas a cada pelotón.
El pelotón de Royce estaba formado por Locke, Wedge y Lina, con Kelvin como segundo al mando. La vacante dejada por Wynn aún no había sido cubierta. Un pelotón completo normalmente estaría formado por diez personas, pero la escasez de personal era escasez de personal. Los caballeros habían soportado una larga guerra de desgaste contra los monstruos, y para empeorar las cosas, hubo un golpe de estado el año pasado. Puesto que la Orden tenía que dar prioridad al frente, un pelotón estacionado en el centro del imperio no recibiría nuevos miembros.
Locke se quitó el cinturón y el abrigo y se sentó en su asiento.
Haah.... Estoy tan cansado...
Ya tenía sus ejercicios como estudiante en la academia, pero además de eso, de repente había sido ascendido a caballero con responsabilidades que se volvían cada vez más exigentes. Eso dejó muchos agujeros en sus estudios que necesitaba poner al día, lo que significaba que necesitaba aprender en el trabajo.
Cayó sobre el escritorio que tenía delante de él, y luego se volvió hacia un lado. El escritorio de Wynn estaba vacío.
El Caballero Guardián de Cornelia... No estoy seguro de si estar celoso de él.
Locke estaba seguro de que, como Caballero Guardián de la princesa, Wynn no tendría que lidiar con tanto papeleo. En vez de eso, tendría que tratar con la realeza y los nobles del castillo, una tarea que era mental y emocionalmente agotadora.
Wynn regresaba regularmente después de sus deberes, así que Locke intentó preguntar qué eran sin ser demasiado entrometido. Se le dijo que Wynn básicamente sólo tenía que acompañar a Cornelia durante las funciones oficiales, y eso era todo. Incluso entonces, Cornelia no asumiría oficialmente sus funciones reales hasta que cumpliera dieciocho años. Como la Guardia Imperial de la princesa aún no se había establecido oficialmente, no tenía mucho que hacer.
“En estos tiempos, deberías estar entrenando, y gastando tiempo libre en estudiar.” Wynn se lo había dicho a Locke una vez.
Esas palabras le devolvieron la mordida a Wynn cuando Locke lo recordaba mirando el grueso libro de normas que le entregó Mary, la criada.
“Oye, ¿estás ahí sentado holgazaneando?”
De repente, un hombre calvo, corpulento y regordete irrumpió por la puerta, interrumpiendo los recuerdos nostálgicos de Locke.
“¡Ca-Capitán!”
Locke se levantó sorprendido.
El capitán tenía un vientre que parecía estar a punto de reventar, y una barbilla flácida. Locke estaba seguro de que la primera impresión de cualquiera les haría creer que el capitán estaba tramando algo malo. Pero a pesar de su apariencia, el hombre era el superior de Locke, el teniente Royce. Locke ahora sabía que no debía juzgar al hombre sólo por su apariencia. Como el conde Elstead, Royce estaba expandiendo rápidamente su influencia en el imperio. Incluso Zaunas, el hombre que había iniciado el golpe, lo consideraba un confidente de confianza. También fue un ex general antes de ser degradado.
Que la apariencia de Royce era sólo una estratagema para parecer un hombre esclavizado a sus vicios — era una teoría que Kelvin refutó.
“La esposa de Royce tiene parte de la culpa de esto. Necesita una buena charla en algún momento...”
Todo se debía a sus hábitos alimenticios. Locke se levantó para preparar el té de su comandante.
“¿Cuál es el problema? ¿Pasa algo malo?” preguntó Royce.
“N-no, no realmente,” tartamudeó Locke, antes de preguntar: “¿Por qué los altos mandos no anunciaron la nominación de Wynn como Caballero Guardián Real?”
Royce aceptó la taza de té, tomó la fragancia, y luego tomó unos cuantos sorbos de ella antes de responder.
“Este té es muy bueno, considerando que usaste las raciones militares estándar.”
“Fue algo que me interesó ya que mis padres eran comerciantes,” explicó Locke.
“Un logro admirable.”
Royce puso la taza sobre la mesa.
“Bueno, la nominación de Wynn como Caballero Guardián Real también está relacionada con Lady Leticia.”
“¿Con la Srta. Leticia?”
“Sabes que el imperio no reconocería un matrimonio entre un plebeyo y un noble, ¿verdad?”
“Eso es verdad...” contestó Locke.
“Sin embargo, un matrimonio entre una dama noble y un caballero está permitido. Hay muchos ejemplos de caballeros de origen humilde que se casan con la nobleza.”
Era sólo recientemente que la academia comenzó a aceptar plebeyos, permitiéndoles convertirse en caballeros. Antes, había muy pocas oportunidades para que un plebeyo ascendiera de estatus. Tenían que comprar su camino o realizar grandes hazañas de valor.
Muchos de los plebeyos que mataban monstruos recibían el título de caballeros. Sin embargo, por lo general terminaban estacionados cerca de la frontera, lejos de la capital. En el frente de batalla, los que sobrevivían y regresaban triunfantes eran pocos.
“Pero ni siquiera un caballero sería rival para un duque. Por eso tuvo que convertirse en un Caballero Guardián Real.”
“Así que Wynn tuvo que llegar más allá de los Caballeros Imperiales, hasta la Guardia Real, para poder igualar el estatus de Leticia.”
“Hay otros que trataron de usar el estatus de Wynn para atarlo al imperio y evitar que desertara a otro país. A donde va Wynn, Lady Leticia seguramente lo seguirá. Además, si un miembro de la familia real llevaba las riendas sobre él, reprimiría cualquier intento de rebelión.”
Royce tomó la taza de nuevo para tomar otro sorbo.
“Pero si es capaz de casarse con la hija de un duque, eso también significa que se convertirá en un compañero adecuado para la princesa. Lo que también le permite restringir a posibles candidatos de otros países que buscan casarse con la princesa.”
“Esto es mucho más complicado de lo que esperaba...”
“De cualquier manera, la realeza gana influencia. Eso hará a una facción de nobles infelices por el cambio en el equilibrio de poder. ¿Qué crees que podrían hacer esos infelices nobles?”
“Podrían.... ¿matar o intentar convencer a Wynn?”
Leticia tenía una gran influencia no sólo sobre el imperio, sino sobre todos los demás países. Como su maestro, las acciones de Wynn afectarían en gran medida el equilibrio global de poder. El príncipe Alfred usó ese hecho para llevar rápidamente a Wynn al redil de la familia real, ganando una pieza para usarla contra los nobles y las potencias extranjeras.
◇◆◇◆◇
El cargo del príncipe Alfred Lemmroussel, a pesar de su condición de propietario, no era de ninguna manera grande. Su escritorio era simple y pragmático, y había pocas decoraciones en su silla. El único otro mueble de la habitación era una estantería.
Alfred se recostó en su silla, dando golpecitos con impaciencia en su reposabrazos. La fuente de su irritación era el hombre grotescamente obeso que estaba frente a él: el Marqués Cliffdorf. El hombre redondo había estado en su oficina desde el principio del día dando un largo sermón.
“Alteza, debo plantear humildemente esta cuestión. Usted ignora a sus leales servidores y trata a un simple plebeyo con tanto respeto. Esto va a ensanchar la brecha entre los nobles y la realeza, ¡y Petersia va a aprovecharla! ¡Todos en la corte se oponen a que usted elija a la persona que se convertirá en el Caballero Guardián de la princesa!”
“Ni siquiera he anunciado oficialmente el nombramiento y, sin embargo, parece que se enteran rápidamente de esto, Marqués Cliffdorf. ¿Podría decirme exactamente qué están diciendo estos disidentes?”
“El Caballero Guardián no viene de los Caballeros Imperiales y también es un hombre de edad cercana a Su Alteza. Es un don nadie de orígenes desconocidos; si en la improbable casualidad de que algo malo le ocurriera a la princesa, ¿no mancharía eso la dignidad del Imperio?”
“¿Un don nadie? Él es el Maestro del Valiente. Eso debería ser mérito suficiente.”
“Sin embargo, aún es un joven plebeyo. Me temo que rumores desagradables serán inevitables. Creo que sería mejor nombrar a varios miembros leales de los Caballeros Imperiales para que sean sus Caballeros Guardianes.”
“Caballeros Imperiales.... así que lo que quieres decir es, ¿tener a alguien de sangre noble como Caballero Guardián?”
“Bueno, en resumen, así es. No tiene que ser de los Caballeros Imperiales. Hay muchos caballeros leales con el pedigrí apropiado en la Orden.”
“¿Y supongo que su hijo podría ser considerado uno de esos hombres leales?”
“Por supuesto, no me quejaría si mi hijo tuviera el honor de ser seleccionado. Pero lo importante es esto: cualquier cosa que parezca desairarnos a los nobles puede generar desconfianza innecesaria. Petersia se ocupará de eso. Por favor, téngalo en cuenta.”
“La princesa y yo acordamos su nombramiento como Caballero Guardián juntos. Además, la orden en su conjunto no ha sido establecida oficialmente. Una vez que se haga el anuncio oficial, habrá nobles en ella. Elegidos de acuerdo con sus capacidades, por supuesto.”
Alfred miró los documentos en su escritorio. El significado de su acción era suficientemente claro sin ponerlo en palabras. La cara de Welt se contorsionó hasta convertirse en una expresión de irritación mientras reprimía el impulso de chasquear su lengua. Con una reverencia, salió de la habitación. Una vez que la puerta se cerró y ya no pudo ver al hombre redondo, Alfred dejó caer los documentos sobre su escritorio. La taza de té en su escritorio se había enfriado. Suspiró.
“Eso sí que fue agotador.”
Un oficial había estado en la sala desde antes de que Welt empezara a discutir, esperando en un rincón de la sala. Se había estado reportando con Alfred cuando Welt irrumpió en la habitación. Como marqués y comandante de uno de los cuatro ejércitos del imperio, se le permitía el libre acceso. Pero lo único que tenía que decir por tomarse tanto tiempo, era una queja sobre la idea de conceder una posición alta a un plebeyo. Fue un uso del tiempo bastante inútil.
“Normalmente debería preguntarle a ese tipo, ¿pero qué hay de los movimientos de Petersia?”
“Encontramos informes de una movilización a gran escala cerca de la frontera. Afirman que uno de nuestros ejércitos había violado las fronteras de Petersia durante un simulacro y lo están utilizando como pretexto para avanzar. La Orden de Caballeros del Sur y los ejércitos privados de los señores cerca de la frontera los mantienen a raya, pero no pueden detener a los Petersianos para siempre.”
El marqués Cliffdorf contaba como uno de esos señores cerca de la frontera.
“Mientras la guerra contra el ejército del Rey Demonio se estaba extinguiendo, Petersia había anexado otros dos países en la confusión. Todavía tenemos la ventaja en el territorio, sin embargo, los territorios Petersianos nunca se enfrentaron directamente a la invasión demoníaca, por lo que pueden permitirse el lujo de adquirir suministros de sus territorios. Por otro lado, nuestro imperio está agotado por la invasión demoníaca. Es un fuerte contraste. No podemos ganar una guerra de desgaste.”
“¿Incluso Su Alteza cree que la guerra está sobre nosotros?”
“No hay forma de que los Petersianos dejen pasar esta oportunidad. Son un país sin salida al mar, por lo que han estado observando nuestra costa oriental y sus abundantes pesquerías durante años. Pero dudo que quieran una guerra de desgaste tampoco. No somos su única amenaza. No se arriesgarían a que otros países se aprovecharan de ellos.”
Eso tenía sentido para el oficial.
“Sobre la queja del Marqués Cliffdorf...”
“¿Sobre el Caballero Guardián?”
“Los susurros de descontento sobre el nombramiento están por toda la corte imperial e incluso han llegado a los nobles territoriales. Los rumores se han extendido anormalmente rápido.”
“Es posible que alguien los haya propagado intencionadamente.”
“La probabilidad es alta. Especialmente si se tiene en cuenta que los bandidos que capturamos murieron bajo nuestra custodia.”
“¿Un trabajo interno?”
“Creo que sí.”
“Bueno, eso es más o menos sólo especulación, pero sigue siendo un asunto serio. Debemos investigar discretamente este asunto. ¿Podrías llamar a Royce, por favor?”
“Entendido.”
El funcionario se inclinó, y luego abandonó la sala. Alfred se levantó y miró por la ventana. Miró en silencio la vasta extensión de las calles que formaban Simurgh.
De un vistazo, vio la luz del sol brillando sobre un pueblo próspero, uno lleno de gente que vivía sus vidas en paz. Pero Alfred sabía que había algo más bajo la superficie.
Ninguno de los nobles que servían como sus oficiales le contaban estas cosas. En la periferia de la próspera ciudad, estaban los menos afortunados. Había gente que trabajaba más duro, sólo para ganar lo suficiente para comer día tras día, y huérfanos que habían perdido a sus padres. Era severo hasta el punto de que algunos tenían que vender sus cuerpos o involucrarse en el crimen.
El tutor de Alfred le había enseñado sobre las sombras que los nobles ocultaban. La ignorancia deliberada era lo mismo que ser cómplice de los crímenes, una lección completamente grabada en su mente.
Consciente de la oscuridad oculta, decidió que era importante ver las realidades fuera del castillo por sí mismo. Como tal, Alfred hacía muchas visitas a la ciudad de incógnito. Y si, Dios no lo quiera, algo le pasara, se aseguró de que Cornelia también aprendiera sobre el mundo exterior haciendo los arreglos para su entrada a la academia. Alfred la había ayudado muchas veces para que así fuera.
Sin embargo, a pesar de las intenciones de Alfred, los que controlaban la situación eran los mismos nobles egoístas. Por el momento, él no podía permitir que todos vivieran en la luz. Incluso como príncipe, era difícil reprimir a los nobles.
Y en el tiempo en que Alfred no había suprimido a los nobles, sino que estaba al margen, su maestro, un héroe del imperio, había tomado el asunto en sus propias manos y dio su vida tratando de destruir el sistema actual.
Ese era el mayor arrepentimiento de Alfred. Una débil sonrisa se deslizó por su cara.
Esto podría terminar en una guerra civil....
Podría terminar involucrando a civiles inocentes. Sin embargo, al suprimir su ansiedad por el futuro, endureció su corazón. Las bajas serían inevitables; era una tontería ignorarlas como un mero riesgo. Este plan fue elegido con ese futuro en mente.
Pero una cosa era cierta: No se podía permitir que Petersia se aprovechara del cisma. No había forma de que su pueblo encontrara la felicidad bajo la subyugación de otro país. Había visto lo que había sucedido con los otros países que Petersia había destruido.
Tenía que detener la invasión extranjera mientras controlaba la discordia interna.
“Supongo que debería tender una trampa.” Murmuró Alfred, regresando a su escritorio y recogiendo su pluma.

2 comentarios: